Las mejores recomendaciones para educar tu cartera y aumentar tu prosperidad

Tags: tips de finanzas, ahorro

La forma más efectiva de adquirir un equilibrio económico es aprendiendo a tomar las mejores decisiones financieras. Mientras más consciente seas del uso y destino de tu dinero tendrás mayores oportunidades de incrementar tu prosperidad.

Si aprendes a educar tu cartera podrás cuidar y hacer rendir tu capital, el cual solo usarás de forma responsable y esto, a la larga, te permitirá contar con los recursos necesarios para una estabilidad económica efectiva.

La pregunta es, cuál es la mejor forma de poder educar tu cartera y para llegar a ella hay que tomar en cuenta que esta formación financiera depende de factores como tu presupuesto de ingresos.

¿Como educar tu cartera?

Para aprender a educar tu cartera lo primero que hay que hacer es, entrar en contexto sobre la cultura del ahorro y las ventajas que esta trae para cualquiera que quiera tener una prosperidad económica.

1- Analiza tus ingresos

El primer paso para una educación financiera es tener conciencia de cuál es nuestro presupuesto quincenal o mensual y qué es lo que hago con él.

Por lo general la mayoría de las personas cuando reciben su sueldo tienden a gastar más del 50% durante la primera semana, pero ¿en qué lo gastan?

Esta es una de las principales interrogantes que debes hacerte para evitar que el dinero se te vaya como el agua, y de esta manera ser consciente de las cosas superficiales en las que inviertes tu dinero y al mismo tiempo identificar las realmente necesarias. 

2- Clasifica tus gastos

Una vez resuelta las interrogantes sobre el flujo de tu dinero, lo siguiente es hacer una clasificación de tus gastos que te permitirá identificar a cuáles les darás mayor importancia.

Si no sabes como hacer esta clasificación aquí te damos algunos tips iniciales que puedes ir modificando de acuerdo a tu vida cotidiana:

  • Gastos fijos: Son aquellos que se consideran necesarios como alimentación, renta, luz, agua, gas. Aunque la mayoría de estos gastos no se pueden eliminar, si existe una manera de econominazarlos.

Por ejemplo: la comparación de precios al momento de hacer la despensa es una muy buena forma de reducir gastos.

  • Gastos variables: Son aquellos que cambian de acuerdo a cada persona y que realmente se traducen el inversiones superficiales como idas al cine, restaurantes, calzado y ropa.

El chiste de estos gastos es no excederse en ellos para no fragmentar tu economía mensual.

3- Aprende a ahorrar

Cuando has identificado el monto real de tus ingresos dejando a un lado los gastos innecesarios entonces podrás emprender el segundo paso: el ahorro.

En México cerca del 40% de la población no tiene el hábito de ahorrar, la mayoría de los ciudadanos viven al día con la economía y no cuentan con un colchón que pueda sacarlos de un apuro.

Aunado a esto los mecanismos de ahorro, en su mayoría, son informales como el caso de las tandas o los juegos que prometen abundancia, pero que en realidad solo benefician a una persona que no eres tú.

Cuando te haces consciente de tus gastos y del mal flujo de tu dinero en banalidades se convierte en un buen momento para encaminarte de la cultura del ahorro, para la que existen muchas y muy variadas técnicas que te permiten fomentar este hábito sin morir en el intento.

Resultados

En el momento en el que identificas a dónde se va la mayor parte de tus ingresos y destinas una parte de tu sueldo mensual a tu ahorro personal o familiar es cuando comienzas a educar tu cartera.

Cuando esto suceda te darás cuenta de que tu dinero se vuelve más abundante, pues está destinado a las cosas realmente importantes y, claro, a uno que otro gustito; lujos que te puedes permitir cuando eres consciente de tu economía.

El paso a paso para educar tu cartera

 

Los mejores tips en tu mail