Estafas en Internet: consejos para identificarlas y evitarlas

La próxima vez que abras una página de internet y te encuentres con un mensaje que diga que ya eres un ganador y que solo tienes que proporcionar cierta información personal para reclamar tu premio, cierra de inmediato. Estás a punto de ser víctima de una estafa cibernética.

Esas ofertas que te prometen un millón de pesos a cambio de la información de tu cuenta bancaria para que puedan depositar tus ganancias también son una estafa.

No des tus datos bancarios, no sueltes la información de tu número de seguro social, ni tus datos fiscales, ni nada por el estilo. Este tipo de solicitudes son ejemplos que muestran los principios básicos de una estafa en línea típica.

Debes ser cuidadoso porque las versiones "reales" de estas estafas pueden ser mucho más sofisticadas y creíbles. Pueden llegar con los logotipos de tu banco o del gobierno para tratar de robar tu información.

Los estafadores han perfeccionado su oficio durante años y años de prueba y error. Han aprendido lo que funciona en las personas y lo que no.

La mayoría de las estafas tienen varias cosas en común. Si puedes aprender a reconocer estos elementos comunes, entonces podrás detectar una estafa en línea a kilómetros de distancia, antes de que te engañen.

Para que no caigas en las garras de un estafador, hemos preparado algunas nociones para identificar los movimientos fraudulentos que ocurren en la red.

1.- Nadie regala dinero si no puede obtener algo a cambio

Ni siquiera el Teletón está libre de pecado. Las donaciones de este tipo permiten a las empresas multimillonarias deducir cantidades tremendas de dinero que no pagarán al fisco, por eso aprovechan estas oportunidades.

Pero no nos referimos a estos fenómenos cuando decimos que nadie regala dinero, solo queremos mostrar que esta afirmación es correcta.

Las estafas en internet pueden presentarse como una lotería en la que no participaste o pueden ser un premio por el que nunca concursaste. El gancho que usan para atraparte es que te prometen dinero o algún regalo. 

También pueden decirte que dinero está en peligro, el elemento común de las estafas en internet es el dinero. Este es el mayor indicador de que corres peligro de ser estafado.

Nunca entregues el número de tu tarjeta de crédito, ni información personal a nadie como respuesta a un correo electrónico que recibiste o por un enlace que encontraste en una ventana emergente.

Si tienes dudas, comunícate con tu banco. Llama al número que aparece en tu última factura, nunca uses un número que encuentres en un correo electrónico o en un sitio web al que te haya dirigido un correo electrónico de un remitente desconocido. 

Cuando necesites dinero, acércate a las instituciones financieras legales y establecidas con todas las de la ley.

Hay mecanismos legítimos, como los financiamientos y los créditos, que pueden ayudarte a solucionar tus problemas de liquidez. Te recomendamos leer nuestro artículo ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de solicitar un crédito o un préstamo?”.

2.- Nada es demsiado bueno para ser verdad

Todos conocemos el viejo dicho "si suena demasiado bueno para ser cierto, entonces probablemente no lo sea". Este es definitivamente el caso cuando se trata de las estafas en línea. 

Los estafadores se basan en el hecho de que a muchas personas les encantaría enriquecerse rápidamente. Por eso, suelen soltar su anzuelo con mensajes que dicen “Aprende cómo ganar dinero con el mínimo esfuerzo”. O “Conoce el secreto para generar dinero”.

Los estafadores cuelgan la zanahoria del dinero fácil para distraerte de su objetivo: robar tu información personal y financiera.

Algunas veces los estafadores no te pedirán información personal, pero te pedirán que instales algún software en tu computadora. Este software generalmente se conoce como malware, que es un programa o aplicación que te piden instalar para robar tus datos.

Estos programas de cómputo los presentan como un complemento de seguridad o una aplicación para limpiar tu equipo, pero no lo son. 

Los estafadores ganan dinero a través de programas de mercadotecnia afiliados a software malicioso que les pagan para infectar computadoras para que tu información pueda ser vendida.

3.- Los anuncios de urgencia y de acción inmediata son una trampa

Los estafadores hacen una cosa que se conoce como phishing. El procedimiento que siguen consiste en crear un falso sentido de urgencia para tratar de inducir el pánico.

La finalidad es que las víctimas no lleven a cabo los procesos de pensamiento racional. 

Al igual que un mago de prestidigitación utiliza la distracción como una herramienta para inducir una ilusión, los estafadores utilizan la falsa urgencia para distraerte de su verdadera meta: robar tus datos bancarios.

Es importante que siempre investigues quién es el remitente del correo electrónico que has recibido con un mensaje de urgencia antes de actuar sobre su contenido.

Tómate tu tiempo y consulta en Internet las palabras clave utilizadas en el correo electrónico para ver si se trata de una estafa conocida. 

Si el correo electrónico dice ser de su banco o del gobierno, llama de inmediato al número de servicio al cliente en la última declaración que recibiste por correo y no al número que encontraste en el correo electrónico.

Un estafador estará esperándote en la línea si marcas al número que ellos mismo te dan; puedes caer en su trampa.

4.- El pánico puede ser poderoso, controla tus miedos

Por lo general, los estafadores usarán el miedo para manipularte y hacer algo que normalmente no harías. Te dirán que algo está mal con tu cuenta o tu computadora para asustarte.

No caigas en pánico, conserva la calma. Lo más probable es que ese error fatal que aparece mientras navegas en internet se solucione si cierras la ventana emergente que apareció. 

Algunos estafadores incluso pueden intentar convencerte de que son agentes del orden y de que has cometido un delito, como descargar software pirata.

Usarán tu miedo para engañarte para que pagues una "multa" para que todo esté bien, pero no es más que un chantaje vil y oportunista.

Si alguna vez alguien en línea amenaza con hacerte daño físico a ti o a la seguridad personal de su familia, debes ponerte en contacto con la policía lo antes posible.

No cedas frente el miedo que quieren sembrarte. En muchas ocasiones ni siquiera saben quién eres en realidad, solo quieren espantarte para que sueltes información.

5.- Desconfía de las solicitudes extrañas de información personal 

¿Qué quiere cada estafador además de tu dinero? Quieren tu información personal para que puedan robar tu identidad. Pueden hacer uso de estos datos con fines diversos.

Por ejemplo, puedenvenderla a otros ladrones o usarla ellos mismos para obtener préstamos y tarjetas de crédito a tu nombre. 

Evita dar tu número de seguro social en línea. También debes evitar proporcionar información personal en respuesta a un correo electrónico no solicitado o un mensaje emergente.

En general, no sueltes información que te soliciten en línea, a menos que seas tú quien quiere contratar un servicio.

Aun cuando este sea el caso, asegúrate de que estás en la página oficial de la compañía que quieres contratar o del servicio de gobierno que quieres pagar.

Conclusión

Las estafas en internet son muy comunes y pueden ponerte en riesgo si no sabes identificarlas. La información que te hemos compartido te permitirá saber si estás frente a un fraude cibernético.

No le des poder a los delincuentes, no caigas en pánico e indaga y sé precavido. El internet puede ser un lugar seguro si sabemos cómo cuidarnos de los estafadores.

Hay formas sencillas de identificar los fraudes. Recuerda que nadie regala dinero, ¿Tú lo harías? No, todos lo sabemos. Lo que es demasiado bueno para ser verdad, resulta ser bastante dañino. La urgencia es un signo de alerta; detente a pensar.

No caigas en pánico y desconfía de las solicitudes de extraños que demandan tu información personal. Las estafas tienen todas algo en común, el dinero.

Los delincuentes quieren tu dinero y para obtenerlo pueden tratar de robar información de tus cuentas de banco o tus datos personales.

 En ocasiones, este tipo de prácticas criminales aparecen en internet cuando estamos en busca de alternativas para conseguir un poco de dinero extra, por medio de trabajos extras o a través de préstamos y créditos.

Si lo que necesitas es contratar un préstamo, acércate con organismos legalmente establecidos que te pueden ayudar a solucionar tus problemas. No le des poder a los delincuentes.

Te puede interesar: Cómo detectar trampas al obtener un crédito

En caso de que estés considerando la opción de contratar un préstamo o un financiamiento, te invitamos a descargar nuestro eBook gratuito “Las ventajas financieras de un crédito”.

Tips para no tomar malas decisiones financieras de las que te arrepentirás en un año

 

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario