¡Consigue un crédito para fiestas, no te quedes sin dinero!

Se acerca el fin de año, las celebraciones caen una tras otra como fichas de dominó con la amenaza de dejarnos sin dinero para comenzar el año nuevo. Los últimos tres meses del año representan una fuerte erogación para las familias porque hay que solventar los gastos que implican la celebración de muertos, la navidad, el año nuevo y el día de reyes, por no mencionar ya el aniversario de la revolución o el día de la virgen. Si en estas fechas se cruza algún cumpleaños o día importante para la familia, las cosas se pueden complicar mucho.

No tener un plan de nuestro consumo y un respaldo financiero para hacer estos desembolsos es lo que nos lleva hacia el tortuoso camino de la cuesta de enero. Por esta razón, es fundamental que conozcamos las oportunidades de financiamiento que existen en el mercado; solicitar un crédito para cubrir el costo de alguna festividad puede ser una solución perfecta para no quedarnos sin efectivo cuando llegue el 2018.

Lo primero que tenemos que saber es que los créditos son un servicio y que, como cualquier otro servicio, tienen un precio. Es por eso que cuando pedimos un préstamo pagamos más de lo que recibimos. Los intereses son el costo que cubrimos por un financiamiento. Para entenderlo mejor podemos compararlo con otro servicio, pongamos por ejemplo una comida en un restaurante. Un desayuno en una fonda, por muy barato, nos cuesta 35 pesos, y de ahí para arriba. Si analizamos el costo de los ingredientes, nos podemos dar cuenta de que pagamos mucho más de lo que cuestan.

Esto es así porque lo que pagamos es el servicio: la preparación, la presentación del platillo y hasta la limpieza de platos y cubiertos. Un financiamiento es similar, para contar con la suma de dinero que queremos, debemos pagar el servicio. Aunque parezca que estamos pagando más de lo que recibimos, en realidad lo que obtenemos es la posibilidad de no quedarnos sin dinero y cubrir un gasto fuerte en mensualidades manejables. Además, hay otros elementos que debemos considerar para vivir una vida tranquila económicamente hablando.

Hay que estar consientes de que un préstamo es un producto financiero muy útil para enfrentar nuestros compromisos económicos. ¿Por qué? Porque nos permite diferir nuestros gastos. Supongamos que los gastos de las festividades decembrinas representa un total aproximado de 40,000 pesos. Cubrir este gasto de golpe puede cortar nuestra liquidez y hacernos vulnerables frente a cualquier emergencia. Por este descuido financiero, muchas familias empeñan sus bienes en enero y febrero porque no tienen dinero para pagar colegiaturas, los servicios del hogar, el transporte del día a día y otros gastos similares. No obstante, debemos saber que esto no tiene por qué ser así.

Una educación financiera básica, es decir, saber aprovechar los servicios financieros que se nos ofrecen, nos puede dar tranquilidad para pagar nuestras deudas y gastos sin complicaciones, además de hacer posible que consigamos las metas que nos proponemos. Si esos 40,000 pesos no los gastamos de golpe, sino que los pagamos en 9 meses, pagaríamos alrededor de 5,000 pesos mensuales si contratamos un crédito a nueve meses. Conservamos nuestra capacidad de pago, tenemos liquidez y podemos realizar la fiesta que soñamos.

Es importante que tengamos en cuenta cuáles son nuestras posibilidades de pago y cuál es el monto que podemos pedir prestado. Para poder saber esto es necesario elaborar un presupuesto, una cuenta de cuáles son nuestros ingresos y gastos fijos en el año. De esta forma estaremos en condiciones de saber cuál es el crédito que más nos conviene. Aventurarse con un préstamos sin saber si podremos pagar puede hacer que perdamos el control de la situación y terminemos pagando muchos intereses.

Debemos entender que este no es un problema del banco que nos ha prestado, es nuestra responsabilidad tener la certeza de que podremos pagar los meses que hemos contratado, el pago excesivo de intereses lo podemos evitar si cumplimos con el compromiso que firmamos. En este sentido, es vital que sepamos cuánto podemos pagar, con base en esta información podremos pedir el crédito que necesitamos. 

Para analizar nuestra capacidad de pago debemos tener en mente cuánto dinero generamos y cuánto requerimos para cubrir nuestros gastos fijos mensuales y anuales. De esta forma podemos saber cuánto dinero tenemos disponible al mes para pagar las mensualidades de un crédito.

Contar con esta información es fundamental para tomar una decisión adecuada y solicitar un préstamo para pagar los gastos de cualquier festividad. Aventurarnos a pedir prestado sin saber si podemos pagar es una idea fatal que nos puede dejar una deuda impagable, muchísima angustia y la imposibilidad de solicitar créditos en el futuro, por eso debemos ser conscientes y responsables con las acciones que tomamos. Un préstamo puede ser una herramienta financiera muy útil, pero tenemos que saber cómo usarla.

Imagina que se acerca una fiesta importante, el cumpleaños de tu hija, la cena de navidad o el día de reyes. ¿Qué puedes hacer? Puedes sacar todos tus ahorros del banco o de donde los tengas, empeñar tus joyas y pagar de golpe el costo total de la fiesta. Podrías pensar que así no gastarás más de la cuenta y que no estarás en deuda con nadie. Sí, tienes razón, pero también te quedarías sin dinero.

Ahora piensa, ¿qué harás cuando tengas que pagar la reinscripción a la escuela de tus hijos, el servicio del auto o algún otro gasto fuerte? Con seguridad, te encontrarías en una situación difícil y tendrías que tomar decisiones complicadas, por no mencionar el estrés al que estarás expuesto. En esto radica la importancia de realizar a tiempo una planificación financiera, para evitar dolores de cabeza y medidas desesperadas.

Ahora piensa en el siguiente escenario. Solicitaste un préstamo para la fiesta de cumpleaños de tu hija, pagarás menos de 4,000 pesos al mes por los próximos seis meses y no tendrás que preocuparte por los gastos regulares que tienes que enfrentar porque ya los habías contemplado. Le diste a tu hija a fiesta que siempre soñaste, has cumplido con tus compromisos económicos, estás tranquilo porque sabes que eres una persona solvente y has sabido aprovechar las herramientas financieras que tienes a tu disposición. Un crédito puede ayudarnos a pagar los gastos de una celebración sin tener que desembolsar de golpe una cantidad fuerte de dinero, y esto nos permite llevar una vida más tranquila. Conoce las ventajas de solicitar un crédito por montos pequeños.

Nuevo llamado a la acción

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario