Los pasos infalibles para vivir la tranquilidad económica

En algún momento de la vida se te ocurrió ponerte a pensar ¿Para qué estuve trabajando todo este tiempo? Una de las cosas más extrañas que suceden en la vida de las personas es cuando sólo trabajan para sobrevivir, es decir, nunca se preguntan exactamente qué es lo que desean lograr con todo el dinero que van ganando cada año.

El problema de nunca hacerse este cuestionamiento es que no voltean a mirar qué hay dentro de sí mismos, cuáles son los objetivos que desean lograr, de qué les puede servir el dinero y qué otras cosas podrían hacer con los recursos económicos.

Esto los hace sólo trabajar por 30 o 40 años y entonces, llegado el momento de la jubilación, no saben cómo van a vivir esta nueva etapa, que además, merece ser la mejor pues tus hijos son grandes, has trabajado lo suficiente y ahora puedes invertir tu tiempo y tu dinero en mayores cosas.

Debes dedicarte especialmente a ti. Algo que es muy cierto y que no cualquiera lo dice es que la tranquilidad financiera se debe vivir a cualquier edad, aunque la diferencia siempre será la forma en que la vivas.

Es obvio que a los 25 años tendrás mayores oportunidades para ganar dinero dentro de empresas privadas y por ese lado, puedes tener cierta tranquilidad.

Durante la jubilación esto quedará en el olvido para siempre, por ello es que una de las razones que se deben tener para trabajar durante toda una vida es eso, vivir plenamente y disfrutar de una tranquilidad financiera en la edad adulta. Es importante a cualquier edad, hacer consciencia de ello.

Para lograrlo, te dejamos una lista con los pasos infalibles que debes seguir para tener una vida financiera saludable y tranquila:

  • Determina tus objetivos: Ya sean mensuales, bimestrales, semestrales o anuales. Determinar un objetivo te ayuda a saber qué tienes que hacer para lograrlo, qué recursos necesitas, con cuáles de ellos cuentas y cuáles debes conseguir así como la cantidad económica que requieres para lograr dicha meta.

Esto te ayuda a no gastar más de la cuenta y administrar mejor tu dinero, así sabrás tus límites y también cuánto puedes destinar a otros medios.

  • Crea el hábito de ahorrar: Muchas personas dicen que los hábitos se crean en 13 días, otros en 45, en fin. De lo que se trata es de buscar la forma que sea más sencilla para cada persona y así poder ahorrar una cierta cantidad de manera constante. Habrá quienes puedan hacerlo diario, quincenal o mensual, el objetivo verdadero es que generes un hábito con una cantidad fija y en un tiempo definido.

Esto además de ser compromiso y fuerza de voluntad, te ayudará a afrontar los tiempos difíciles de la mejor manera. Esos momentos de emergencia ya no te sorprenderán.

  • Busca la forma de darle rendimiento a tu dinero: ¿Por cuántos años has tenido tu dinero en el banco sin recibir ningún tipo de rendimiento? Tener tu dinero en una cuenta bancaria, sinceramente, no creo que sea la mejor opción. Lo ideal es que busques otro tipo de servicios y productos que te ayuden a generar más dinero con tu dinero, es decir, si ahorras $10, en un futuro cercano puedas obtener $15 o incluso el doble de lo ahorrado.

Esta forma, además de ayudarte a trabajar tu dinero, lo mantendrá “Fresco y actualizado” que si sólo lo tienes guardado en un cajón o en una alcancía. Siempre busca e investiga los mejores métodos para lograrlo.

  • Invierte en negocios: Quizá una franquicia, en parte de las acciones de una empresa o bien, en algo propio. El objetivo de esto no es invertir en cualquier lugar sólo por obtener una ganancia, lo que debes observar y analizar es el tipo de negocio y la sustentabilidad que podría tener en el mercado, sólo así sabrás si invertir en ello será la mejor opción y tu capital estará a salvo.

Claro que ningún negocio tiene el éxito ganado y existen factores internos y externos que pueden influir en esto, sin embargo, es importante verificar que el modelo de negocio sea conveniente.

  • Realiza actividades que puedan darte ingresos extra: ¿Te gusta la Yoga? ¿Sabes hacer manualidades? A veces lo que menos te puedes imaginar, puede ayudarte a tener mayores ingresos. Piensa en las cosas que sabes hacer, quizá alguna vez tomaste un curso o taller y aprendiste alguna actividad que ahora puede darte dinero. No se trata de hacerte millonario dando clases de Yoga, o quizá sí, nunca se sabe.

Lo importante es divertirte y compartir lo que sabes y haces, eso siempre dará buenos resultados. Recuerda que siempre es un excelente momento para decidir que quieres hacer un cambio y comenzar a disfrutar de una vida más relajada, armoniosa y sobre todo, con tranquilidad financiera.

Nuevo llamado a la acción

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario