Aprende cómo pedir un crédito y obtenerlo sin falta

Un crédito es una excelente herramienta diseñada para ayudarte a cumplir tus metas o apoyarte en caso de una emergencia.

Al momento de pedir un crédito es importante tomar en cuenta algunas circunstancias para tomar la mejor decisión.

Esto hará que el camino para obtenerlo sea rápido y sencillo, evitando tropiezos en el camino causado por no tener claro las siguientes preguntas.

¿Para qué?

Es lo primero que debes tener bien claro.

Quizás necesitas un crédito debido una emergencia o tal vez se trate de ayudar a un familiar o amigo en alguna situación.

También es válido comprar o remodelar una casa o comprar un auto, así como planificar un viaje con la familia.

Sea cual sea el motivo para solicitar un crédito, es importante tener el objetivo final definido.

En especial cuando el tipo de crédito permite ser usado de cualquier forma que deseemos.

Esto se debe a que si no se tiene cuidado, quizás te gastes el dinero en otras cosas y no te alcance para alcanzar la meta buscada.

Para algunas cosas es posible hallar un crédito que sea específico para lo que queremos y suelen ser buenas opciones para ello.

Entre estos se encuentran los financiamientos de autos y viviendas, así como los que permiten remodelar el hogar.

¿Cuánto pedir?

Si ya sabemos para qué usaremos el crédito, lo siguiente es determinar la cantidad que necesitamos.

Debes crear un presupuesto que incluya dos cosas:

  • El dinero necesario para cubrir en su totalidad el costo de aquello que deseamos pagar, comprar o en lo que queremos invertir.
  • El impacto que tendrá en las finanzas personales, al considerar el pago total de la deuda junto con los intereses incluidos, en el tiempo determinado para ello.

Así será más fácil saber cuánto dinero es el apropiado para no afectar las finanzas personales o familiares, al tiempo que tampoco afecta el objetivo que nos planteamos.

¿Quién otorgará el crédito?

Esto va de la mano de la cantidad y el propósito.

No todas las instituciones financieras manejan los mismos tipos de crédito, ni las mismas condiciones ni cantidades.

Es bueno consultar las opciones existentes y hablar con personal de cada institución que consideremos como prestamista.

Así podremos saber cuánto dinero nos pueden dar y para qué, sin olvidar la cantidad total que pagaremos, el periodo para liquidar la deuda y todos los demás pormenores involucrados al solicitar un crédito.

La información clara y oportuna es la mejor forma de mantener estabilidad económica y aprovechar un préstamo al máximo.

¿Cuáles son las condiciones?

Esto es algo que cualquier ejecutivo de una institución financiera te debe responder. Haz todas las preguntas que quieras y expresa tus dudas.

Si algo no queda claro, pide que te expliquen de nuevo y solicita información sobre elementos como:

  • Plazo para el pago
  • Intereses
  • Garantía que piden para el pago
  • Si es o no necesario contar con un aval
  • Formato de pago

Todo esto te ayudará a tener un propósito claro y exprimir al máximo el potencial de tu crédito para que te beneficie a ti y a tu familia y para que no haya sorpresas desagradables en el camino.

Guía completa para adquirir el mejor y más rápido crédito.

 

Los mejores tips en tu mail