Cómo hacer un presupuesto y para qué sirve

Para saber cómo hacer un presupuesto, de la índole que sea, debemos considerar dos elementos principales: los ingresos y los gastos. Lo primero que debemos calcular es cuánto dinero se genera y cuánto se consume.

Con base en estos números podemos saber si los ingresos son suficientes, si necesitamos ampliar los recursos que invertimos, si podemos recortar gastos y si podremos cumplir con nuestros objetivos.

Ahora bien, antes de hablar de los cálculos que debemos realizar es necesario que nos preguntemos ¿para qué necesitamos el presupuesto?

No es lo mismo hablar de un presupuesto para administrar los recursos de nuestra familia que de uno que nos permita financiar algún proyecto en particular, ya sea recreativo –como la realización de un viaje o una fiesta–, o empresarial –para empezar un negocio, una inversión o cualquier otro proyecto–.

En este sentido, lo primero que calculamos depende del tipo de presupuesto que realizamos. 

Conoce ingresos y gastos: Cuando realizamos un presupuesto para organizar de una forma óptima los gastos fijos de una casa debemos calcular primero los ingresos de hogar. Saber cuánto dinero genera nuestro hogar nos permite saber el límite de gastos, no podemos utilizar más dinero de lo que tenemos.

Con base en esta información podemos pasar a evaluar los gastos que realizamos, contabilizamos los gastos fijos, los que varían pero son regulares y los que eventualmente necesitamos cubrir en el año.

Evaluar y empezar a hacer ajustes: Al resultado de los gastos debemos restar nuestros ingresos. Si nos da un número positivo, es decir, si nos sobra dinero, significa que lo que ganamos es suficiente para cubrir nuestras necesidades económicas, aunque no está por demás revisar si tenemos fugas de efectivo que podamos reducir.

Si, por el contrario, el resultado es negativo, debemos revisar en qué estamos gastando de más, si lo que ganamos no nos alcanza, es probable que vivamos con el estrés de tener que pedir prestado con regularidad a conocidos o que estemos abusando de nuestra tarjeta de crédito. 

En cambio, cuando realizamos un presupuesto con la finalidad de alcanzar un objetivo recreativo concreto o para adquirir algún bien que haga más sencilla nuestra vida, lo que debemos calcular primero son los gastos que tendremos que hacer para alcanzar nuestra meta.

El ahorro es un "gasto fijo": Si queremos realizar un viaje con nuestra familia, hay que tener en cuenta cuánto nos costará el transporte hasta nuestro destino, el hospedaje durante nuestra estancia, las actividades que realizaremos y las comidas que haremos.

A continuación, con la cantidad de dinero que necesitamos en mente estaremos en condiciones de trazar un plan de ahorro que nos conduzca hasta la puerta de la realización. Imaginemos que requerimos 18 mil pesos en total.

Entonces, el siguiente paso es la consideración de la cantidad de dinero que podemos destinar cada mes para cumplir nuestras vacaciones soñadas. Si podemos guardar 2 mil 500 al mes, en poco más de siete meses estaremos listos para la escapada que hemos planeado. 

Para otros fines: Por otra parte, la realización de un presupuesto con fines empresariales tiene dos vertientes: cuando generamos una proyección para iniciar un negocio y cuando realizamos una evaluación de las finanzas de una compañía.

En el primer caso, lo primero que debemos calcular es la cantidad de recursos que necesitamos para echar a andar nuestro proyecto empresarial y cuánto capital necesitaremos para cubrir las necesidades financieras que se generarán en el corto, mediano y largo plazo.

Posteriormente, lo que debemos hacer es verificar los recursos con los que contamos y analizar las opciones que existen para que podamos financiar el negocio.

En el segundo caso, es importante contar con informes detallados del desempeño de la empresa, mientras más puntual sea esta información más atinado será nuestro cálculo.

Este tipo de presupuesto es lo que se conoce como una hoja balance, es importante considerar los ingresos, las ganancias, los créditos contratados y los activos de un lado y los pagos de nómina, los gastos de capital y el pago de deudas del otro lado. 

Emprender un negocio puede ser una gran opción para empezar a conseguir tus objetivos, para poder llegar a fin de mes, para cubrir los gastos básicos de una casa y para sanear tus finanzas.

Aplícalo y ve sus resultados: Como puedes ver, cada presupuesto requiere de un enfoque distinto. Sin embargo, hay factores que intervienen en todo presupuesto y que son fundamentales para que podamos cumplir con nuestros compromisos económicos, alcanzar nuestras metas de ahorro y lograr nuestros objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Es importante saber que, al realizar un presupuesto para evaluar si nos alcanza el dinero para emprender un proyecto, no debemos desanimarnos si caemos en cuenta de que los gastos son más altos que los ingresos.

Si se trata de un plan ambicioso es probable que esto ocurra, no debemos darnos por vencidos. Hay alternativas que existen para resolver estos cuellos de botella.

Siempre hay más opciones: En general, hay dos opciones a las que podemos recurrir para solucionar un problema de este tipo: buscar fuentes de ingreso adicionales y solicitar un crédito.

En muchas ocasiones la primera es mucho más complicada, por lo que es muy recomendable acercarse con alguna institución financiera que ofrezca los recursos que necesitamos. 

Finalmente, es importante recordar la importancia de planificar nuestros gastos en general. Una buena cultura financiera es sin lugar a dudas un factor determinante para poder llevar una vida tranquila.

No se trata solo de echar números para pasar el rato, se trata de una evaluación pertinente y racional de los recursos con los que contamos, por un lado, y de la optimización de nuestros gastos para evitar fugas de dinero, por el otro.

Sin importar el tipo de presupuesto que tengamos en mente, los dos elementos que debemos considerar en general son nuestros gastos y nuestros ingresos. A los gastos le restamos los ingresos y podremos saber qué tan sanas son nuestras finanzas.

Debemos recordar que sí es posible conseguir nuestros objetivos, lo único que necesitamos es una planificación adecuada y realista, la voluntad y la determinación para realizar nuestros proyectos, y la disciplina para cumplir con nuestras metas.

¿Cómo realizar un presupuesto familiar?

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario