Cómo ayudar a tus padres económicamente

Muchas personas desean dejar el nido muy jóvenes, pero con el tiempo, se dan cuenta de que la vida fuera de casa puede ser complicada, aunque no imposible y más, se dan cuenta de cuánto se puede extrañar a los papás cuando se está lejos de ellos.

Los papás son de alguna manera confidentes, amigos y consejeros de los caminos que podemos tomar a lo largo de nuestra vida, y en una etapa de madurez, pueden convertirse en grandes aliados. 

Sabemos que muchas veces, los tiempos del desarrollo profesional y personal nos obligan a alejarnos, pero siempre, por muy lejos que se esté, podemos ser un apoyo para esas personas que se dedicaron con años de esfuerzos a criarnos y a darnos una posición de la que hoy nos podemos sentir orgullosos.

¿Qué hacer cuando se deja la casa de los padres? ¿Cómo no extrañar a papá con sus locuras y a mamá con toda la ternura que la caracteriza? Es momento de ver cómo podemos ayudarlos de ahora en adelante.

Quienes nos han dado todo casi sin esperar nada a cambio, ahora necesitan saber que estamos presentes para darles cariño y apoyo. En este artículo discutiremos sobre distintas formas de ayudar a los padres, pues, aunque de repente puedan ponerse testarudos, ellos también necesitan de nosotros en muchos aspectos como los emocionales, de salud y los financieros.

Lo primero que debemos destacar es que el mejor apoyo está en poner parte de nuestro interés en nuestros progenitores y en su bienestar, con esto, tenemos incontables maneras de ayudarlos. Cuando decides ayudar a tus padres debes ser realista.

¿Tienes la posibilidad de hacerlo? ¿Ayudarlos no afectará los planes de la familia que te dedicas a formar ahora? Seguramente, no tendrás mayor problema con ayudar a tus padres económicamente. Cuando algo se desea con mucho anhelo, la capacidad de lograrlo parece inagotable.

Ese es el deseo que deberías experimentar para ayudarlos. No se trata de si ellos te lo piden o no. Ayudarlos forma parte de un agradecimiento que quieres hacer, aunque siempre hazlo en la medida de tus posibilidades. 

Es importante que en tu decisión de ayudarlos no te desfalques, planifica con cuánto dinero puedes ayudarlos y procura que este no sea de tu fondo especial para emergencias.

Con ello, también determina si se trata de una necesidad real o de un mero agradecimiento. En ocasiones, la situación económica hace difícil dar tanto como quisiéramos, si eso pasa, no pienses que ellos podrían molestarse contigo porque como ha sido siempre, ellos sabrán entenderte y demostrar su cariño incondicional.

Por otra parte, es importante mantener una relación de límites con la cual, tus padres no abusen de la ayuda que puedes darles. Tristemente, por presión social o por una mala relación, puedes pensar o ellos pueden hacerlo, que sólo dando dinero se puede hablar de ayuda.

No es así, pero si tus padres te presionan para que les des dinero, no lo hagas, así como así. Explícales que, como cualquier adulto, tus necesidades aumentan con el paso del tiempo pero hazles saber, que estás haciendo todos los intentos posibles por ayudarlos.

Recuerda que cuando ayudas a tus padres se trata de dinero con el que en un futuro posiblemente no contarás. Esa es una de las ideas principales de ayudar a nuestros padres: ¿alguna vez ellos nos pidieron algo a cambio o el dinero de regreso de nuestra escuela o de nuestras necesidades?

No, por eso cuando te decidas ayudarlos debes estar consciente de que ese dinero, no volverá. Para poder compartir ayuda económica con tus padres de una manera exitosa, lo ideal es planificar. Debemos saber cuánto pretendemos darles, y si su aportación será mensual o semanal.

Con eso podrás reorganizar tus gastos sin perderte. Algo que también puede funcionar muy bien es establecer un porcentaje determinado para brindar el apoyo. Si ganas más o menos dinero, este gasto representará siempre lo mismo y no generará ningún tambaleo en tus cuentas. 

Es probable que la solicitud de ayuda de sus padres surja de manera inesperada y en un momento en el que ni siquiera te pasó por la cabeza que tendrías que hacer una inversión de ese tamaño.

En ese caso, siempre se puede considerar la realización de una solicitud de crédito. Con eso, puedes ayudar a tus padres en los momentos más inesperados.

Otro de los grandes aspectos a considerar en esta nueva etapa de relación con tus padres es el apoyo económico que no necesariamente se define por entregar dinero en efectivo o hacer depósitos en sus cuentas de banco.

Como sabes, el retiro de tus padres puede ser complicado en tanto que ellos pueden sentirse desprotegidos o con la sensación de ya no ser productivos y, por lo tanto, sentir que se han convertido en dependientes económicos. Para hacerles saber que no es así, ayúdalos con otras cosas como los gastos de su casa. Puedes pagar la factura de la luz, agua, el teléfono o el gas.

También puedes ayudarlos con la despensa o con otros medicamentos que necesiten. En este último punto no te olvides de que si tus padres necesitan atención médica tu puedes ser el responsable de absorber este gasto que para ellos podría representar un agobio.

En otros artículos hemos hablado de elementos con los cuáles puedes ayudar sin necesidad de que el dinero se ponga de por medio, por ejemplo, enseñándoles sobre el ahorro.

Quizá tu papá o mamá necesitan ir al hospital o a realizar algún trámite o simplemente, quieren reunirse con sus viejos amigos: participa en estas acciones. Acompáñalos tal y como ellos te acompañaron en distintas etapas de tu desarrollo.

Estamos seguros de que estuvieron presentes en cada graduación o en cada festival de primavera de la escuela. Si tus padres participan en actividades como talleres de arte o de danza, acompáñalos también en esas actividades.

Siempre intenta pasar tiempo de calidad con ellos pues es momento de que lo hagas. Y disfrútalos siempre teniendo en cuenta todas las cosas que pueden hacer juntos.

Guía para ganar dinero extra desde tu hogar

Los mejores tips en tu mail

Guía para emprender el negocio de tu vida
Guía gratuita
El mundo necesita más personas como tú, con gran potencial y además con espíritu emprendedor que ayuden a mover positivamente la economía y abran oportunidades de prosperidad.
Descargar guía

Deja un comentario