Tips para comprar un auto usado

A todos nos llega el momento y ya sea por necesidad o por una especie de gusto, nos decidimos a comprar un auto con los ahorros que hemos tenido. Ahora bien, también por adecuarnos a nuestras necesidades decidimos comprar un auto usado y una idea nos da vueltas en la cabeza ¿cómo sé que estoy comprando el auto ideal?

Es normal que cuando compras un coche que tuvo un dueño antes, lo más probable es que te imagines desde una maldición de alguien que murió en ese auto, hasta fallas que podrían causar un accidente en carretera.

Lo primero es más una ficción que realidad, pero lo segundo es algo que definitivamente debes cuidar antes de comprar un auto usado.

Por eso, en el siguiente artículo te damos los mejores tips antes de comprar un auto usado, recuerda que no sólo se trata de una adquisición como la que vas y haces en la tienda de abarrotes sino de algo mucho más complejo. Cuando compras un auto, aunque usado, estás formando parte de tu patrimonio.

¿Quieres saber más?

Empieza por elegir un vehículo

Antes de tomar la gran decisión de comprar el vehículo usado identifica para qué lo quieres, si es para ti o para tus hijos, si lo quieres usar para transportar tales o cuales cosas, o si simplemente lo deseas para hacer trayectos cortos o paseos de fin de semana.

Hacerse de un auto usado puede que sea el equivalente a no tener el carro que quieres, pero sí el que necesitas y por eso es tan importante que te resulte de utilidad.

Ahora bien, debes estar consciente de que ese coche que compres puede ser muy costoso si es de clasificación alta, o de bajo costo si es de clasificación baja.

Siempre puedes ahorrar mucho dinero y no afectar tu mina de oro (tus ahorros) si estás dispuesto a aceptar uno o dos defectos poco visibles y que no afecten el buen funcionamiento del auto.

Antes de escoger, elige muy bien al fabricante, la marca y el modelo del vehículo. Quítate de la cabeza ideas que te preceden como que tal marca es mejor que la otra. Aunque la calidad de ciertos vehículos sobre otros puede ser cierta, la realidad es que si los fabricantes no se comprometieran a hacerlos bien, no los venderían.

Cuando compras un auto usado más bien tienes que preocuparte por el historial del mismo, cosa de la que hablaremos más adelante.

Cuando elijas la marca y modelo, asegúrate de cuáles fueron los equipamientos originales del mismo. Investiga cómo se veían los asientos en la versión original y qué funciones tenía el estéreo si es que lo tenía originalmente.

Esto te asegura que, si el auto mantiene sus componentes originales lo más probable es que esté bien cuidado y que no le hayan metido mucha mano antes. Identificados y elegidos los componentes puedes empezar la búsqueda para comprar:

Recuerda:

  • Seguir a tus necesidades y no a tus caprichos
  • Conocer las distintas versiones de la marca y modelo elegidos
  • Conocer las restricciones a la circulación por el modelo del auto
  • Elegir un color que te guste

Conoce la parte legal

Ya elegiste el vehículo ideal y lo encontraste a través de un anuncio en la red: ¿vas a comprarlo así como así? ¡No! Tienes que verificar muchas cosas antes de comprar y la recomendación es que inicies por la parte legal.

Platica con el propietario del auto para que te entregue en primera instancia los documentos del coche para verificar que esté en regla. Debes verificar que el auto no tenga multas, adeudos por tenencias, cuántos dueños ha tenido y si tiene algún reporte de robo.

En México es sencillo conocer esta información al ingresar a los portales de los órganos de finanzas de los estados de la República. Basta con que ingreses el número de placas para conocer multas o adeudos en el pago de tenencias.

Además, puedes revisar el Registro Público Vehicular para conocer la situación del automóvil. Basta con que ingreses número de placas, el Número de Identificación Vehicular o el Número de Constancia de Inscripción en el registro, información que puedes obtener del vendedor.

Evita a coyotes

Si decides comprar tu coche en un mercado de automóviles debes tener mucho cuidado con los coyotes, vendedores que te ofrecen un auto aparentemente en perfecto estado, pero que en realidad guardan desperfectos no visibles en distintas partes del motor.

Los coyotes no sólo están en los mercados de autos, son esas mismas personas que en oficinas de gobierno te ofrecen agilizar un trámite por una remuneración a cambio, pero su trabajo es ilegítimo y puede perjudicar tanto tus papeleos como la compraventa de un automóvil.

Generalmente estas personas te buscan apenas llegar al tianguis de autos, te preguntarán si compras o vendes y si muestras desinterés insistirán hasta que les hagas caso. La recomendación en este caso es que no te dejes engañar.

Los coyotes intentarán “maquillar” el auto para hacer que parezca impecable, y si tiene un desperfecto te dirán que quedará arreglado con un simple ajuste. La recomendación es que si acudes a un tianguis exijas cada detalle del auto en cuestión.

O bien puedes comprar tu auto con un particular o en una agencia de coches seminuevos que te ofrezcan una garantía por escrito del buen estado del vehículo.

De hecho, en nuestro país existe la Asociación Nacional de Comerciantes en Automóviles y Camiones Nuevos y Usados, A.C. (ANCA) a la que se encuentran afiliados distintos vendedores de autos seminuevos.

Una revisión detallada

Desde cosas como el estado de la pintura y las vestiduras, hasta detalles en frenos, neumáticos y en el motor, debes hacer una inspección detallada del estado general del vehículo. La recomendación es hacerla a la luz del día.

Además, empieza por verificar que el auto no esté descuadrado, cosa que se produce cuando un golpe fuerte desacomoda y hace distintos los espacios entre la fascia y las salpicaderas. Cuando notes algo así es una prueba inequívoca de que el coche tiene una reparación que enderezó el impacto del golpe.

Mira el interior del motor y verifica que esté libre de óxido, sin suciedad y con todos los cables en orden. Revisa el estado del aceite que el auto tiene actualmente y si las bandas de distribución tienen un buen aspecto.

Si el motor tiene un color amarillento, se dice que es posible que en algún momento se haya sobrecalentado y en consecuencia, se desvieló. Verifica que las mangueras estén firmes, que la batería se haya cambiado hace no mucho, o si chorrea, revisa que no haya fuga en los depósitos de agua y anticongelante.

Por último, checa que las bujías no se sobrecalienten y que no haya cables pelados o sellados con cinta de aislar. Algunas personas dicen que si el área del radiador se ve sulfatada, es señal de que el vehículo tuvo algún daño así que puedes negociar el precio.

Verifica funciones eléctricas

Cuando estés mirando el auto que vas a comprar verifica que los vidrios eléctricos funcionen, que tanto faros como calaveras y direccionales enciendan según su función. Que las velocidades no estén dañadas y que tanto el aire acondicionado como los limpiaparabrisas funcionan correctamente.

Además mira que todo en el tablero funcione correctamente desde el indicador de gasolina, hasta el velocímetro, el indicador de temperatura y el kilometraje.

Checa el kilometraje

Aunque la recomendación para comprar un vehículo usado es que su kilometraje no exceda los 50 mil kilómetros, pocas personas ponen un auto a la venta con ese kilometraje. Lo ideal es que encuentres un coche que sólo ha recorrido entre 60 mil a 90 mil kilómetros.

Recuerda que cuando el auto ha cumplido sus primeros cien mil kilómetros se tienen que hacer los servicios correspondientes para mantener en condiciones óptimas el motor. Algunos vendedores deshonestos pueden alterar el kilometraje así que mejor revisa el modelo del auto, que la factura sea la original, y checa bien el motor.

Cuenta con un presupuesto

Además de haber escogido el auto adecuado tienes que contar con un presupuesto en el que contemples, en el corto plazo, la compra del vehículo y el pago de trámites para renovar la tarjeta de circulación.

Además, deberás tener en cuenta en el largo plazo que tener un coche es el equivalente a pagar tenencia, realizar verificaciones vehiculares según sea el caso, hacerte responsable de multas y contemplar el pago de un seguro.

Si la inversión inicial de comprar el auto fue muy fuerte, pide un crédito para que te apoyes para seguir solventando tus otros compromisos financieros. Puedes hacerlo en una Sofome que entregue créditos especiales con domiciliación bancaria y pensados especialmente según tu sector laboral.

Acelera, frena y por favor, ¡evita usar el claxon!

La aventura de construir un patrimonio

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario