Si eres maestro tienes un lugar consentido en Credifiel

¿Uno de tus sueños es poder tener un negocio propio? Tú al igual que yo, seguramente también soñabas con esto. En mi caso, mi padre fue taxista durante muchos años y aunque no era un negocio de esos que cuentan con un establecimiento, claro que se convirtió en el negocio familiar, del cual nos pudimos mantener por muchos años.

Yo tenía 13 años cuando mi padre compró el auto. Fui testigo del esfuerzo que hizo para tener todo el dinero y también lo acompañé a la agencia cuando lo compró. La alegría y la satisfacción podía verlas en sus ojos. A partir de ese momento, supe que también yo quería experimentar, por lo menos una vez en la vida, el hecho de estar en la misma situación, cumpliendo uno de mis mayores sueños.

Conforme fui creciendo, esa idea persistía en mi cabeza. Claro, los tiempos cambian y la situación se fue haciendo más complicada. Cada vez los sueldos alcanzaban para menos y después, tuve a mis hijos. Desde siempre supe que mi vocación estaba en la enseñanza así que desde hace ya varios años me he dedicado a dar clases a niños de primaria en una institución pública.

Siempre es muy motivante ver cómo año con año, entran y salen nuevas generaciones y nosotras tenemos la oportunidad de verlos crecer. Además, también es grato recibir los comentarios de las madres de familia que están al pendiente del crecimiento y aprendizaje de sus hijos. Sin duda, siempre he tenido muy claro que estar en esta industria es una de las cosas que más me apasiona, sin embargo, todos tenemos algunas otras habilidades que son importantes de aplicar para la vida.

Ser maestro es algo que me ha dejado muchas satisfacciones y que también deseo seguirlas teniendo. En mis anhelos está poder retirarme de una institución de educación, quiero continuar dando clases pero también es verdad que el sueldo que percibimos los maestros de educación pública no es elevado. En realidad a muchos de nosotros apenas y nos alcanza para vivir.

Uno de los pensamientos más recurrentes que he tenido en los últimos días es que en unos cuantos años mi sueño de poner un negocio tal y como lo hizo mi padre, estaría por quedar trunco. A pesar de que no soy una persona mayor, tampoco creo poder ahorrar mucho para poner mi negocio. Esto considerando que mis hijos están creciendo y pronto vendrá la universidad, además, debo pagar todos los gastos de la casa y todo lo que una familia necesita.

Cuando era joven, alguna vez participé en un taller de electricidad y electrónica en donde aprendí a utilizar muchas herramientas y sobre todo, a realizar una de las actividades más necesarias dentro de la vida cotidiana. Por varios años, antes de que nacieran mis hijos, mis ratos libres los ocupaba en hacer trabajos dentro de las casas, era como un servicio a domicilia en el cual pude hacerme de mis clientes que a su vez, me ayudaban a conseguir más trabajo. Con el paso del tiempo esto se convirtió en algo más que un hobbie.

Aunque en algún momento de la vida esta fue una buena opción de negocio, hoy ya no podría retomarlo. Aunque es un trabajo muy recurrente y sobre todo, muy solicitado también hay que dedicarle mucho tiempo a cada una de las visitas que se deben hacer para revisar los lugares dañados. Hoy en día esto se complica bastante pues tengo hijos y además, debo preparar los materiales para mi escuela.

Entonces, ¿qué negocio sería el que podría comenzar? Por muchos días he estado pensando en esto. A veces me pongo un poco triste de no encontrar una respuesta que me haga sentir satisfecho. Durante los últimos meses he tenido ganas de aprender sobre autos y las herramientas necesarias para arreglarlos, sin embargo, las clases, los materiales y además el ver esta actividad como negocio, sale demasiado caro y no podría ahorrar para poner un taller en poco tiempo.

En este momento de mi vida, además de querer el negocio como un sueño propio, también lo deseo para poder tener ingresos extra. Necesito comenzar a pensar en el futuro de mis hijos y también en lo que haré cuando me retire de las clases. Una de las madres de familia de la escuela, también es mi amiga y un día mientras platicaba con ella me aconsejó solicitar un préstamo que me permitiera aprender mecánica y a la par, poner mi propio taller. 

Ella me decía que éste es un negocio sumamente lucrativo y que en poco tiempo podría obtener un gran retorno de inversión para que poco a poco el préstamo se pagara prácticamente solo. Después de mucho pensarlo me decidí a investigar acerca de los créditos aunque la verdad, me daba un poco de miedo pedirle préstamo al banco.

Mi amiga también me dijo que preguntara en la institución donde trabajo si ellos podían darme algún tipo de crédito porque generalmente el gobierno tiene convenios con algunas instituciones crediticias y se vuelve más sencillo todo el trámite. Tratando de huir del banco, sinceramente lo que me decía mi amiga fue lo que tomé como primera opción.

Efectivamente, Credifiel y mi institución de educación pública tienen convenios que les permiten otorgar créditos para los maestros de gobierno y con la ventaja de que son vía nómina, de esta forma, los intereses se reducen de manera considerable y no tendrás que pagar dos o hasta tres veces el monto que solicitaste.

Esta noticia fue maravillosa para mi ya que los trámites fueron muy sencillos y no necesité más que de unas horas para poder decidirme a obtener el préstamo. A partir de ese momento, sólo tuve que comenzar a invertir el dinero. Yo ya sabía que era lo que quería así que sólo hacía falta hacerlo.

Las clases de mecánica y el negocio comenzaron a tomar forma. En poco tiempo, mi taller se posicionó dentro de la colonia y también pude contratar a un par de trabajadores más que me ayudaran mientras yo seguía dando clases y enseñando a los niños del futuro de México.

Metadescripción: En Credifiel apoyamos a los maestros de educación pública a cumplir cada uno de sus sueños a través de créditos para trabajadores de gobierno. Es por ello que si eres maestro tienes un lugar consentido en Credifiel.

Pasos para transformar una deuda en dinero extra

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario