¿Quién cuida a las enfermeras?

Seguramente eres enfermera y tu desempeño en esta profesión es sumamente bueno, no tenemos duda de ello. Sabes qué hacer en caso de una emergencia, cómo tratar a un paciente que puede ser complicado, y conoces las maneras de prevenir riesgos al interior de tu trabajo.

Sin embargo, es probable que en muchas ocasiones te hayas preguntado quién cuida de ti cuando se trata de riesgos, de cualquier tipo, al interior de tu trabajo y fuera de él. 

Esta pregunta puede suponer lo mismo para muchas otras profesiones, ¿quién cuida de un médico, de un policía o de un bombero cuando son ellos quienes procuran el cuidado de la población?

De inicio, has de saber que la profesión de la enfermería en México ha evolucionado de manera constante. Hoy en día es una de las profesiones que más reconocimiento tiene por parte de la población.

La aprobación de esta carrera es de un 33.9% de la ciudadanía, sólo después de la de bombero, que tiene una del 49.5%, según datos de la encuesta sobre la percepción pública de la ciencia y la tecnología de 2013. 

A casi un siglo de su instauración como una profesión, en nuestro país por cada 100 personas con esta ocupación, 43 son profesionistas, 31 técnicas y 26 son auxiliares en enfermería o paramédicos.

El promedio de enfermeros y enfermeras por cada mil habitantes es de 3.9 enfermeros, aunque la OCDE recomienda que sean por lo menos seis. Además, debes saber que 85 de cada 100, son mujeres que se dedican a esta labor.

Entonces, ¿qué pasa cuando ocurre algún problema que se relaciona con tu profesión? No es extraño que existan pacientes que pueden tener algunos conflictos o que la falta de materiales se convierta en una de las grandes dificultades para realizar tu trabajo.

En México, cuando menos en el sector público, serán las nstituciones de Salud, las que se encarguen de promover tu cuidado laboral, profesional, y personal. 

No importa si eres enfermera afiliada al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en tu cuidado ambas instituciones constantemente enfocan sus esfuerzos para tu bienestar.

En ambos institutos se indica que, para procurar tu crecimiento, puedes aplicar para aumentar tus estudios o bien, realizar alguna especialidad. 

Asimismo, trabajar en el sector puede suponer un riesgo, pues al estar en contacto con pacientes que están pasando por alguna enfermedad contagiosa, tú debes prevenir.

Para ello, las instituciones en las que labores deberán proporcionarte las distintas guías para la prevención de riesgos. Muchas de éstas cuentan con materiales como recomendaciones ante brotes de enfermedades como la cólera, contención del virus de influenza AH1N1, prevención de lesiones por objetos punzocortantes, y recomendaciones sobre qué hacer ante el virus del dengue.

En este mismo sentido, tu instituto y lugar de trabajo debe proporcionarte las herramientas necesarias para que realices tu trabajo de manera exitosa.

Piensa en que en un buen trabajo siempre se aprende algo nuevo, y con ello, puedes acudir a los materiales que se proporcionan en el trabajo para que averigües cómo ayudar a un paciente y que esta ayuda sea benéfica y no perjudicial. 

Asimismo, es ideal que la institución médica para la que trabajes, te proporcione avisos de bolsa de trabajo en otros hospitales o instituciones con la finalidad de que tu proyecto de vida no permanezca estancado, como sabes es uno de tus derechos continuar con tu profesionalización y al saber que la institución para la que trabajas, te da la oportunidad de encontrar un nuevo espacio laboral, esa es también una forma de cuidado.

 Como sabemos, no es fácil concluir los estudios pues en ocasiones, los materiales de curación e instrumentos necesarios para aprender pueden tener un costo alto.

La institución para la que trabajes una vez certificado como enfermero, deberá proporcionarte todos los materiales de trabajo toda vez que tu obligación, será hacer un uso racional de los mismos. Como bien sabes, tu trabajo como enfermera es tan importante como el de médicos y personal administrativo de la institución para la que trabajes.

Y por eso mismo, tienes el derecho de recibir el cuidado médico que consideres necesario. Sabemos que el autocuidado es sumamente importante para ti, y más adelante hablaremos de ello.  No obstante, siempre puede presentarse una emergencia, con lo cual, tus colegas pueden ayudarte.

Recientemente, se dio a conocer la noticia de Aurelia, una enfermera que fue salvada por el ISSSTE, después de haber experimentado los síntomas de una enfermedad conocida como Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) asociada a Tromboembolismo Pulmonar Crónico (TPC), misma que está catalogada como enfermedad rara.

Aurelia ha recuperado su vida, lo cual demuestra que, en cualquier momento, los colegas médicos y otras enfermeras pueden ser tu apoyo ante cualquier situación o eventualidad en tu salud.

De esta misma manera, el cuidado de la salud está relacionado con el cuidado financiero. A buenas finanzas, una buena calidad de vida y una buena salud corporal y emocional.

Como enfermera es difícil mantener el ritmo de trabajo pues la atención de pacientes puede ser muy demandante, es un trabajo en el que pareciera ser, no hay descanso.

Ante cualquier eventualidad, acudir a una institución financiera o crediticia, puede ser una buena decisión, con esto también se está procurando el cuidado de las enfermeras ante cualquier eventualidad.

Y esto nos lleva a lo más importante. Quizá cuando se trata de una profesión como la enfermería, el autocuidado sea lo más importante. Es verdad que la calidad de vida se establece cuando hacemos deporte, llevamos una buena dieta y logramos conciliar nuestro trabajo con el pasar tiempo con la familia. 

Cuando te procuras el autocuidado, tienes la oportunidad de mejorar en tu trabajo y de avanzar con los proyectos que te has planteado.

¿Es una especialización? ¿Pasar más tiempo con la familia? ¿Adquirir un patrimonio? Nunca dejes de hacer uso de los derechos que tu profesión te brinda, mantente en el cumplimiento de tus obligaciones y disfruta siempre de tu trabajo.

Tus derechos y obligaciones como enfermero y enfermera

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario