Pedir un crédito: los 10 indispensables que debes saber

Tags: consejos solicitar crédito

Pedir un crédito es muy útil, siempre y cuando te informes bien para saber manejarlo y sacarle el mayor provecho. Aunque parezca complicado, es mucho más sencillo de lo que parece.

Si ya estás decidido, toma en cuenta estos 9 consejos y al final sabrás cómo pedir un crédito y en qué usarlo para sacarle el mejor provecho.

1.- Establece qué uso le darás al dinero del préstamo

Lo primero que debes pensar antes de solicitar un crédito es para qué lo vas a ocupar y para ello debes:

  • Definir el fin

Antes de sacar un crédito, es importante que tengas definido para qué lo quieres.: si lo vas a ocupar para una emergencia o para ayudar a un familiar, o bien, porque necesitas invertir en ese pequeño negocio que acabas de empezar.

  • Plantear objetivos

Traza cuáles son lo objetivos que quieres cumplir, tomando en cuenta qué quieres conseguir con el crédito para que estés mejor orientado al elegir el destino del dinero.

¡Ojo! Sea cual sea la razón por la que piensas solicitar un crédito, es muy importante tener el objetivo claro, sobre todo cuando este tipo de préstamos se otorgan para usarlos en lo que tú desees y, si no somos cuidadosos, puedes darle un mal uso a ese dinero.

Un crédito puede servirte para lograr algunas metas o para resolver eventualidades que no tenías planeadas.

Saber para qué vas pedir un crédito y cómo lo vas a usar te ayudará a sacarle la mejor ventaja.

2.-Busca un crédito que se adapte a lo que buscas

Es posible encontrar un crédito que sea específico y se adapte a lo que necesitas en el momento que lo necesitas.

Hay créditos para cada proyecto: comprar casas, autos, negocios y de nómina.

Si estás pensando en remodelar tu casa, invertir en un negocio o necesitas cubrir algún gasto inesperado, pero no te alcanza, solicitar un crédito personal inmediato puede ser una muy buena opción.

La ventajas de pedir un crédito es que podrá resolver tu situación de manera efectiva. Solo necesitas tener una buena planeación, es decir definir objetivos y sobre todo el destino que le darás a ese dinero.

3-Conoce los tipos de crédito que hay

Las personas tenemos diferentes, sueños, metas y objetivos, es por eso que las instituciones financieras atienden a cada uno para ayudarnos a lograrlos.

Hemos hablado del momento en el que es oportuno pedir un crédito. Sin embargo, también hay que conocer los tipos de crédito que hay. Al identificarlos, te darás cuenta de cuál es el adecuado para ti de acuerdo a la situación en la que te encuentras.

  • Casa

Este crédito te sirve para que puedas cumplir el sueño de comprar tu casa o departamento. También si necesitas hacerte de algún terreno.

Los objetivos y metas para adquirir este tipo de créditos tienen que estar muy bien pensadas, pues los plazos de pago se pueden ir hasta 20 años.

  • Autofinanciamiento

Como lo dice el nombre, este tipo de préstamos se solicitan cuando necesitas adquirir un coche. Al igual que con el crédito hipotecario hay que tener una buena planeación de gastos, pues los pagos también son un poco largos y tu auto quedará como una garantía.

  • Negocio

Existen también crédito para iniciar un negocio o invertir en uno que ya está establecido, se les conoce como créditos empresariales. Para que una institución financiera te otorgue uno debes comprobar en qué se va a destinar ese dinero.

Es decir, si tu negocio tiene que ver con la repostería, debes especificar lo que vas a comprar con el crédito que te den.

No es tan necesario pedir uno si tu negocio es pequeño en esos casos te conviene otro tipo de préstamos, como puede ser el de nómina.

  • Nómina

Los créditos de nómina son préstamos que da una institución financiera y los pagos son descontados de tu salario.

La ventajas de estos créditos es que los puedes pedir de acuerdo a tu capacidad de pago y en el momento que lo necesitas. Solo recuerda tener en mente en qué los vas a usar.

Si laboras en el gobierno, fíjate si tu institución tiene alguna alianza con Credifiel y solicita un crédito de nómina para comenzar a cumplir tus metas.

Pedir un crédito cuando estás bien informado hará que tomes mejores decisiones para emplear el dinero en el momento en que lo necesites, sin tener que recurrir a soluciones informales o a hacer pactos con el diablo.

4.- Pide un crédito personal cuando tengas objetivos claros

Como lo explicamos en el primer punto, hay que definir para qué deseas solicitar un crédito. Sin embargo, también hay que entender en qué momentos resulta muy útil hacer uso de este tipo de préstamos.

Puedes hacer castillos en el aire cuando tienes dinero, pero cuando se trata de solicitar un crédito y sacarle provecho es importante que sepas cuándo resulta adecuado pedir uno. Un momento correcto para pedir un crédito es:

  • Emprender un negocio.

No hay mejor momento para acercarte a un préstamo que para iniciar un negocio. ¿La razón? Se trata de una inversión que terminará beneficiándote en un determinado plazo y dejarás de depender únicamente de tu salario.

Además, piensa que le estás agregando valor a ese dinero, pues al invertirlo lo estás haciendo crecer.

Si ya tienes un negocio, pero estás pensando en que ahora es momento de hacerlo crecer, pedir un crédito es una muy buena alternativa.

Identifica aquello en lo que es necesario meter presupuesto, como herramientas o materia prima y destina el dinero a eso.

No lo desvíes en lo que no es indispensable para tus metas de crecimiento. Cuando estés listo para que el changarrito crezca más, puedes repetir el proceso.

Un buen momento para acercarte a una entidad financiera para solicitar un crédito es para darle vida a tu hogar. Pues estar en un espacio agradable es importante.

Usar el dinero de un crédito para enchular tu casa tiene sus ventajas y es una buena forma de sacarle provecho, pues se trata del patrimonio familiar y aunque la inversión no regresa en billetes, si es retribuible en mejor calidad de vivienda.

  • Viajar

También se vale usar el dinero para salir de tu convencionalidad o para descansar. Emprender un viaje te desconecta de tu rutina diaria y seguramente cuando regreses a tu rutina laboral tendrás un mejor rendimiento. Viajar también es tener calidad de vida.

Seguramente a veces se te atraviesan situaciones de emergencia para las que no estabas económicamente preparado, como enfermedades o accidentes, que implican gastos muy grandes y que no puedes cubrir de un solo jalón.

Simplemente porque el sueldo no alcanza o no tienes el dinero en el momento que se necesita, te ves en la necesidad de buscar el dinero de otra manera y a veces es muy difícil.

Un crédito inmediato es una muy buena forma de salir de ese tipo de apuros que te raspan la cartera. Pues una de las ventajas es la facilidad y la rapidez de la respuesta de las instituciones financieras que las ofrecen.

Nereida es maestra en una primaria pública y hace dos meses su hija Alejandra, que estudia turismo, tuvo que realizar un viaje a Mérida para realizar algunas prácticas.

Para poder ayudar a su hija, Nereida se acercó a una institución financiera y solicitó un crédito. Después de 24 horas le entregaron la cantidad que le faltaba para que Alejandra pudiera hacer su viaje escolar.

“Pedí un préstamo vía nómina y me lo entregaron muy rápido. Los pagos se descuentan de mi sueldo automáticamente, fue muy sencillo y de verdad que me ayudó”, explica Nereida.

5.- No gastes en cualquier cosa

Como hemos visto, los créditos se aprovechan en momentos específicos, por lo que es importante que seas consciente de que usarlos en momentos que no son de utilidad puede ser un grave error. ¡No gastes tus balas!

Debes tomar en cuenta que ese crédito es dinero que te prestan y no puedes emocionarte como si fuera un bono navideño y usarlo para despilfarrar.

Tomando eso en cuenta, te decimos situaciones en las que no es bueno ocupar un crédito:

  • Comprar de todo

No se trata de un crédito departamental, así que evita pedir uno para comprar los tenis morado con naranja que acabas de ver en la tienda o para hacer más grande la colección de angelitos de porcelana de tu mamá.

No desperdicies una oportunidad de crédito en cosas que realmente no son necesarias. Si las quieres, mejor ahorra dinero para comprarlas.

Piensa en las oportunidades que dejas ir cuando no empleas el dinero de manera correcta, sobre todo un préstamo.

  • Salidas de fin de semana
  • Para tus gastos de rutina

No uses los créditos para pagar el cine los fines de semana o para sacar a tu familia a desayunar todos los domingos.

Es un error usar los créditos para solventar este tipo gustos, que bien se pueden evitar. Hay cosas que sí hay que pagar con nuestro ingresos. El chiste es ocupar los créditos para cumplir metas y objetivos más grandes.

Esto incluye usar el dinero de un crédito para pagar la despensa cada semana y cubrir los pasajes y comidas de todos los días.

Hay que tener muy claro que los créditos deben solicitarse en momentos determinados y no como un método para ahorrar toda la quincena. Recuerda que los créditos se pagan y con intereses.

6.- No pidas de más

Este punto es muy importante, pues estás a punto de decir cuánto dinero es prudente pedir en un crédito. ¡Tranquilo! Solo apégate al plan.

Una vez que sabes para qué o en qué vas a emplear el crédito, lo siguiente es definir la cantidad que necesitas. Para esto, es recomendable determinar un presupuesto que tenga dos cosas:

  • El dinero que se necesita para cubrir en su totalidad el costo de lo que vas a pagar, comprar o, en su caso, en lo que vas a invertir.
  • El impacto que tendrá en las finanzas personales. Hay que tomar en cuenta el pago total de la deuda junto con los intereses incluidos y el tiempo determinado para pagar.

De esta manera, será mucho más sencillo saber cuánto dinero es razonable pedir para no abollar tus finanzas personales y familiares, sin que también afecte a la meta planteada y para la cual estás pidiendo el préstamo.

7.- Evalúa tu mejor opción

Esto va de la mano de la cantidad y el propósito. Toma en cuenta que no todas las instituciones financieras manejan los mismos tipos de crédito, así como tampoco las mismas condiciones.

Debido a esto, es importante consultar las opciones que hay. Acercarte a los expertos y al personal que trabaja en donde piensas solicitar el crédito.

Ellos te podrán orientar y despejar tus dudas sobre la cantidad de dinero que te pueden prestar. Asimismo, te informarán acerca de la suma total que pagarás, los plazos de liquidación y demás pormenores.

Contar con información clara y oportuna es la mejor manera de mantener una economía sana y exprimir al máximo las oportunidades que te puede brindar un crédito.

8.- Reune todos los requisitos

Si en ocasiones frenas tus oportunidades porque piensas que para pedir un crédito te piden demasiadas cosas, o bien, que debes dejar algo en garantía. Dependerá de la institución en donde lo solicites y del tipo de crédito.

Para solicitar un crédito, generalmente te pedirán los siguientes requisitos:

  • Tener de 18 años en adelante
  • Antigüedad laboral de por lo menos un año, esto varía dependiendo la institución financiera y el tipo de crédito
  • Alguna identificación oficial (Puede ser tu INE o pasaporte)
  • Solicitud de crédito
  • Comprobante de domicilio
  • Comprobante de ingresos
  • Estado de cuenta

9.- Fíjate en las condiciones

¡Ponte trucha! Las condiciones son una de las cosas en las que debes poner muchísima atención, pues se trata de la forma en que se hará el contrato de un crédito.

Las condiciones son algo que cualquier ejecutivo de una institución financiera seria te debe de responder, así que cuando estemos frente a él hay que preguntar todas las dudas sobre el crédito.

Haz todos los cuestionamiento que quieras y expresa tus dudas. Si algo no quedó del todo claro ¡Quítate! la pena! Pide a quien atiende tu solicitud de crédito que te explique nuevamente.

De igual manera, pide que te informen sobre lo siguiente:

  • Plazo para el pago
  • Intereses
  • Garantía que piden para el pago
  • Si es o no necesario contar con un aval
  • Formato de pago

Saber este tipo de cosas te ayudará a definir de manera más realista tu meta y a que le saques todo el jugo a tu crédito. También evitarás alguna sorpresita poco agradable que afecte tu experiencia, tus objetivos y tu economía.

10- Investiga si es confiable

Ya sabes que hay que planear, definir objetivos, preguntar sobre las condiciones y en qué no utilizar un crédito, pero…. ¿Cómo saber si es confiable?

Saber a qué institución le vas a pedir un crédito no tiene por qué ser todo un lío. Para no caer con charlatanes simplemente hay que ser conscientes de lo siguiente:

  • No te presta más de lo que puedes pagar.

Lo primero que debes entender es que ninguna institución financiera seria te va a prestar más de lo que puedes pagar con base en la cantidad que percibes de salario.

Hay una razón para que te pidan tus comprobantes de ingresos antes de otorgar un crédito: tu capacidad de pago.

Con esa información, las instituciones financieras valoran el monto que te pueden prestar.

  • Te pide permiso para revisar información privada.

Una financiera formal no va a revisar tu información privada sin que tú se los autorices, por lo que deben pedirte permiso por escrito para verificar tu buró de crédito.

  • Te da claridad

La financiera a la que te acerques debe ser muy clara en las formas de crédito que manejan, plazos, intereses y periodos de pago, para no confundirnos.

  • Está registrada

Si trata se trata de una empresa seria, también debe estar registrada en la Condusef.

  • Hay alianzas

Si trabajas en el gobierno hay instituciones financieras que tienen alianzas con las gubernamentales, son seguras y tienen muchos beneficios. Si tú trabajas en el gobierno, esta opción te conviene.

Tomar en cuenta estos puntos te tendrá mejor orientado al momento de acercarte a una institución para solicitar un crédito.

Lo más importante es que estés tranquilo y sepas que hay alternativas para salir de los problemas o cumplir con tus metas. Los crédito son un excelente apoyo si sabes manejarlos bien.

Estudio: las ventajas financieras de un crédito

Los mejores tips en tu mail