Las 5 mejores cosas para combatir el estrés

Todas las personas necesitamos nuestros cinco minutos Credifiel para combatir el estrés que podemos padecer a lo largo del día por diferentes situaciones que muchas veces no podemos controlar.

Aprender a manejar nuestras emociones forma parte importante de construir unas finanzas sanas.

Si cambias tus hábitos por acciones que contribuyan a aminorar los síntomas de estrés en tu vida diaria y detectas aquello que te hace enfurecer, tendrás idea de cuáles son tus mejores opciones para bajar tus niveles de tensión.

Cómo identificar las situaciones que pueden causarte estrés

¿Crees que eres una víctima constante de la tensión y el estrés?

Puedes detectar estas emociones con este sencillo cuadro que te ayudará a dar un primer paso hacia la tranquilidad

tablacredi-01

Cómo se manifiesta el estrés en tu cuerpo

Si respondes estas preguntas de forma sincera, puedes detectar qué situaciones de la vida diaria pueden detonar tu tensión y otros pensamientos negativos. Reconocer cuando tu cuerpo entra en estrés te formará y te fortalecerá para dar una solución rápida a tus emociones.

¿Qué cambios notas en tu cuerpo cuando el estrés llega a ti?

Notarás varios cambios con los que estarás muy incómodo y que pueden llegar a interferir en tu desempeño laboral. Algunas de estos síntomas son:

  • Sudor del cuerpo
  • Tensión en la garganta
  • Actuar de manera triste y sin energía
  • Frecuentes problemas con otras personas
  • Sentimiento de culpa
  • Respiración agitada
  • Palpitaciones en el corazón
  • Tensión en brazos, espalda, hombros
  • Dolores de cabeza o migraña
  • Problemas para dormir

Pérdida del apetito o comer demasiado

  • Sensación de nervios y mucha inquietud
  • Cansancio generalizado

Si identificas dos o más síntomas, es momento de preguntarte cual es la situación que te preocupa y qué pensamientos son los primeros que vienen a tu mente cuando entras en estrés.

A veces, los pensamientos llegan de manera espontánea. Es tan rápido que no nos damos cuenta de que hemos entrado en estrés. Identificarlos es el primer paso para diferenciarlos entre los pensamientos positivos.

Ahora que sabes cómo se manifiesta el estrés en tu vida, es momento de que conozcas las 5 cosas que pueden ayudarte a disminuir tus niveles de tensión.

  • Para evitar el estrés, puedes llevar una agenda para ordenar tus prioridades y sacar el máximo provecho del tiempo. De esta forma evitarás que se te olvide algo.
  • Una de las mejores formas de sacar todo tu estrés es haciendo ejercicio. No tienes que pagar el gimnasio, incluso si sales a correr media hora a un parque o vas a bailar, puedes mover tu cuerpo para disminuir los efectos por permanecer todo el día en la oficina. El punto aquí es que saques toda tu energía.
  • No seas tan exigente y celebra tu esfuerzo. Consentirte no tiene nada de malo: es una recompensa a todo lo que has trabajado para conseguir tus metas. Date una tarde de música y lectura en tu casa o ve por ese helado que tanto quieres probar. 
  • Sacrificar horas de sueño puede resultar contraproducente para tu salud física y mental. Desvelarte y dormir pocas horas son algunas de las principales causas del cansancio y el mal humor. Recupérate con 7 horas de sueño al día. Ve una película o lee un libro antes de dormir y evita usar el celular una hora antes de ir a la cama.
  • Mantener ordenados tus espacios personales puede aumentar tus niveles de felicidad y disminuir tus niveles de tensión. Tener sucio tu cuarto o tu casa puede provocar desmotivación y hacerte sentir con poca energía. ¡Lo mejor es limpiar!

Estos consejos tienen el potencial de mejorar tu calidad de vida si los sigues correctamente.

Hacerlos al mismo tiempo puede garantizarte mayores niveles de concentración y felicidad en tu vida diaria y se traducirán en acciones que cambiarán tu estilo de vida.

El efecto del estrés a largo plazo

Nuestro cuerpo reacciona de diferentes maneras al estrés que pueden tener consecuencias a largo plazo.

Cuando sientes que estás bajo altos niveles de presión, el sistema nervioso manda instrucciones al cuerpo para que libere hormonas del estrés, como adrenalina y cortisol.

Estas sustancias pueden ayudarnos a mantenernos alertas a ciertas amenazas y peligros que haya a nuestro alrededor. En realidad, esto no debería ser tan malo pero los seres humanos activamos esta respuesta cuando nos sentimos atacados.

Una vez que el estrés baja, tu cuerpo recupera el equilibrio y puedes volver de nuevo a la tranquilidad. Sin embargo, el estrés puede permanecer en nuestro cuerpo cada vez más tiempo al grado de interferir con nuestras actividades diarias.

Entrar en estado de estrés provoca distintos síntomas en nuestros sistemas más esenciales: por ejemplo, el sistema respiratorio sufre el efecto y esto se refleja cuando te suele costar más respirar y lo haces cada vez más rápido.

Para muchas personas puede parecer algo controlable, pero si está persona tiene asma, seguramente será toda una tortura tratar de controlar su ataque de estrés.

En el sistema inmunitario las consecuencias son una liberación de cortisol que el inhibe el sistema y las vías inflamatorias. Gracias a esto, el organismo se ve más vulnerable a ser víctima de infecciones e inflamaciones crónicas.

El sistema musculoesquelético hace que los músculos se tensen. Si esta tensión permanece por más tiempo del debido, puede provocar molestias y dolores en el cuerpo, en los hombros, el cuello y la cabeza, además de provocar dolores de cabeza y migrañas de larga duración o intensidad.

Y claro, las consecuencias el estrés también afecta a la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea. Se supone que cuando el cuerpo vuelve a la normalidad, la presión arterial tendría que volver a su estado natural.

Pero cuando el estrés es crónico y domina tu vida diaria, puede llegar a provocar daños mayores en las arterias y el corazón, incluso al grado de elevar los niveles de glucosa en la sangre. Sabemos que cuando esto ocurre de forma constante, se corre el riesgo de padecer diabetes.

En suma, a los efectos colaterales en otros sistemas del cuerpo, están los padecimientos gastrointestinales derivados del estrés está la gastritis y el reflujo estomacal, los cuales aumentan cuando se cambian los hábitos alimentarios por no comer a la hora o por cambiar la dieta saludable por alimentos grasos o dulces.

Esto se puede traducir en constantes dolores de estómago, diarreas, estreñimiento e hinchazón, que pueden resultar muy incómodas para quien las padece.

Tomarte tus cinco minutos Credifiel o darte un tiempo para planificar tus tareas y manejar tus emociones pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida y con ello, tus finanzas.

Si tienes una buena planeación económica de tus gastos por mes evitarás entrar en un estrés constante que puede salir más caro.

Descubre por qué debes planificar tu economía familiar

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario