Crédito: su anatomía en 6 puntos

Tags: crédito, anatomía

En la escuela de la vida has aprendido muchas cosas,  pero seguramente algo que se te dificulta entender es cómo es que funcionan los créditos, cómo te pueden beneficiar y cuál es tu participación en la estructura de lo créditos.

Y es que hay muchas maneras de obtener dinero: trabajar, ahorrar para invertir y  tener una fuente de ingresos extra.

Sin embargo, parte de saber manejar las finanzas personales tiene que ver con aprender a usar lo créditos de manera inteligente. ¡Sí! Suena complicadísimo, pero en realidad no lo es.

Lo que pasa es que a veces las personas piensan que hablar de créditos, es únicamente para los grandes inversionistas y las empresas millonarias. Pero no es así, pues en la anatomía de los créditos también participas tú.

En este texto encontrarás información sobre la anatomía del crédito. Saberlo te enseñará a manejar créditos de tu tamaño de manera inteligente y bien pensada. Verás que no es nada del otro mundo y sabrás qué hacer al momento  obtener un crédito

1.-La cabeza en la estructura eres tú

Vamos por partes, para comenzar a entender la anatomía del crédito, debes comprender que un crédito no solo está compuesto por la institución financiera que se encarga de otorgar el préstamo. Tú también eres parte de esa estructura.

¿Por qué? Veras.. Tu funcionas como la cabeza, pues eres quien al final de cuentas toma la decisión que más le convenga a tus intereses y necesidades. ¡Claro! una vez que hiciste tu tarea de investigación y pudiste comparar.

Antes de decidir, debiste hacer un buen análisis sobre la inversión que vas a realizar.

Cuando lo hagas hazlo con cabeza fría y seguro de que esa decisión estuvo bien razonada.

2.-Los intereses son los ojos

Los intereses son un porcentaje del dinero que te prestan por unidades de tiempo en meses o días.

¿Cómo funciona? Es en este tema es en donde debes centrar toda tu atención  y revisar muy bien y a detalle, de lo contrario, cuando se venza el plazo, terminarás pagando mucho más de lo planeado y esa no es la idea.

En muchas ocasiones, encontrarás que los intereses pueden ser bajos  pero las comisiones altas. De ahí la importancia de poner atención al detalle.

Encontrarás que algunas de las instituciones financieras te van a ofrecer intereses más bajos ya que la forma de descuento es distinta y existe mayor seguridad en el pago.

Esta es la mejor opción, así que inclínate por este tipo de créditos.

3.-Descuento es la boca

Cuando contrates un crédito, muchas de las otorgadoras de crédito probablemente  te van a ofrecer algún tipo de seguro a parte del préstamo que estás solicitando.

Al hacerlo compensan algunas de las ofertas de intereses bajos, de hecho actualmente esto se puede lograr mediante  el descuento vía nómina.

De esta manera no tienes que contratar pólizas de más y te aseguras de domiciliar los pagos.

4.-Los plazos son las manos

El plazo es el tiempo establecido en el que vas a pagar un crédito, encontrarás que hay cortos y medianos plazos.

Recuerda que los créditos no deben ser a largo plazo sino todo lo contrario. Es recomendable que contrates los que no manejan plazos mayores a 5 años, o bien, que  puedas ir descontando con una sola mano.

Plazos  que sean de más de 60 mensualidades podrían convertirse en un dolor de cabeza y tus finanzas pueden salir muy golpeadas. Mejor elige otra opción.

5.-La institución tiene los oídos

La institución financiera que te va a prestar el dinero tiene los oídos, esto se debe a que es ella quién te va a escuchar y responder en el contrato.

La entidad financiera a la que te acercaste a solicitar el crédito es quién debe tener esas funciones.

No nada más se trata de que te dé el dinero y una bendición. Tiene que ser mucho más que solo eso.

La empresa otorgadora debe generar una empatía contigo y ofrecerte lo que tú estás buscando y para lo que te acercaste a ella. Esa es una de las principales metas de esas empresas..

6.-El corazón es el objetivo

Es la parte vital y lo que hace que todo el sistema funcione. El objetivo es lo primero que debes poner a trabajar.

El objetivo es la razón por la que estás pidiendo un crédito, como alguna meta que necesites cumplir.

Debes aterrizar  lo que quieres lograr con ese préstamo  y una vez que lo tengas claro, investigues todo lo que necesites saber para obtener tu préstamo y así comenzar.

Como puedes ver tú también formas parte de la anatomía del crédito y participas más de lo que piensas. Sin ti no habría cabeza.

Aprender sobre los crédito te sirve para tomar mejores decisiones antes de adquirir uno.

Cuando participas en la actividad crediticia inicias un historial que puede ser consultado en el buró de crédito y si tu conducta es buena: pagas a tiempo, líquidas las deudas y no te retrasas, las instituciones financieras pueden seguir confiando en ti.

De ahí la importancia de tener un buen uso de los créditos, aprende a controlar tus gastos para que no sea necesario usar los créditos  en cosas que no te generan valor.

Una buena manera de utilizar los créditos es cuando vas a comprar una casa, adquirir un coche, invertir en algún negocio o para salir de una emergencia.

ANATOMIA-DEL-CREDITO-01 

¿Qué te parece? Verdad que tiene sus ventajas saber de créditos.

¡Ya lo sabes!, entender las finanzas y cómo funcionan los créditos puede ser sumamente fácil.

En Credifiel estamos dispuestos a resolver tus dudas y encontrar la mejor manera para que puedas lograr tus objetivos con nuestros préstamos. Contáctanos y asegúrate de aliarte con los mejores.

Aprende de finanzas mientras juegas

Los mejores tips en tu mail