El dinero y el impacto de la jubilación

Lunes, 9 de la mañana y Julieta va cruzando las puertas de la oficina que la ha visto crecer y con ella, su carrera profesional también lo hizo. Este es un día como cualquier otro, durante la mañana no hubo ninguna novedad ni nada fuera de lo normal. Todo sucedió como cualquier otro lunes, su esposo salió al trabajo y los hijos a sus respectivas actividades diarias, Julieta estaba feliz de la familia que logró consolidar y claro, de seguir estando activa dentro del área laboral en una empresa que además, ha compartido tanto con ella.

 

La felicidad de Julieta se traduce en agradecimiento hacia la empresa y además, en fidelidad por los siguientes años. Ella sabe que su retiro, aunque parece no tan cercano, se aproxima, sin embargo, no siente ningún inconveniente en continuar dentro de la empresa. Por el contrario, la relación que ha tenido con sus compañeros de trabajo y con sus jefes ha sido totalmente gratificante durante todos los años que ella ha sido parte del equipo.

 

Julieta es una mujer de 55 años, todos los días se siente llena de energía ya que considera que vive su vida de una manera muy feliz, además de que tiene una gran pasión por su trabajo y disfruta asistir todos los días para realizar las actividades que tenga pendientes. Todos en la empresa la conocen bien, ella procura llevar una buena relación con cada una de las personas que laboran en las distintas áreas de la empresa. Se nota que sus compañeros de trabajo sienten un gran aprecio hacia ella pues desde que llega, todo el mundo la saluda.

 

Durante ese lunes todo parecía normal, no había ningún suceso que la preocupara o que le hiciera pensar en un escenario “Distinto”, pero llegado el medio día, las cosas cambiaron. Eran las 12:30pm cuando su actual jefe la mandó llamar a su oficina. Esto no era raro pues la relación laboral que llevaban era bastante buena y cercana, Julieta le reportaba todo de manera directa, por lo que el llamado no le causó ningún tipo de intriga o de miedo.

 

Cuando Julieta se encontró al interior de la oficina de su jefe y cerró la puerta, él le pidió que por favor tomara asiento. Su semblante era diferente y ella lo notó, tenía muchos años de conocerlo como para pasar por alto ese detalle, en ese momento fue cuando Julieta comenzó a sentir una sensación extraña en su cuerpo. Lo primero en lo que pensó fue en algún error cometido, claro, a pesar de llevar tantos años en la empresa era probable que aún sucediera, el tiempo no nos hace exentos a ellos. También era una época en donde los cambios de administración eran comunes dentro de instituciones gubernamentales y cada trienio o sexenio era como jugar a la ruleta rusa. Julieta había superado tantos “cambios” que realmente era lo que menos ocupaba su mente, por lo que decidió sonreír esperando la noticia.

 

Luego de un incómodo silencio su jefe tomó la palabra y comenzó a explicarle  con un tono de voz distinto e incluso nervioso, la situación actual. Comenzó a darle pasivas explicaciones, “Julieta, como sabes hay cambios en el gobierno y pues, hay que darle paso a las nuevas generaciones” “Tu trabajo ha sido impecable durante estos años, sin embargo, la orden viene desde arriba, y lamentablemente tendremos que prescindir de tus servicios, espero lo entiendas, si gustas puedes pasar a Recursos Humanos por tu cheque, si tienes alguna duda, estoy para servirte.

 

Para Julieta fue un shock, era evidente que con esta noticia muchos de sus planes se vinieron abajo de un momento a otro. En su cabeza sólo giraba la idea de “¿Ahora qué voy a hacer?” “A mi edad las cosas ya no son tan fáciles”. Ella estaba plenamente consciente de que su edad le impedía encontrar oportunidades laborales tan fácilmente. Su jefe le dijo que era necesario iniciar a la brevedad con su trámite de jubilación, para Julieta esta noticia fue peor que un balde de agua fría ya que además, le faltaban varios años para jubilarse con un porcentaje mayor de pensión.

 

Esta a noticia era un gran golpe para su presente pero también para su futuro, sobre todo hablando de finanzas y de la economía familiar. Julieta no tenía opción y unos meses después, se encontraba jubilada a causa forzada y además, percibiendo ingresos muy por debajo de lo que ella había planeado.

 

La situación de Julieta aunque parezca sólo una historia, seguramente ha pasado más de una vez y ahora hay muchos casos parecidos. La jubilación puede ser una etapa de vida que llegue repentinamente a causa de un problema laboral o quizá, un problema de salud por lo cual, se vea recortado el tiempo para prepararse y planificar el nuevo proyecto. Cuando esto sucede, el impacto de la jubilación es aún mucho mayor.

 

No sólo haríamos referencia del impacto psicológico, que como ya sabemos y hemos hablado en ocasiones anteriores, retirarse de la vida laboral siempre es duro para las personas, sobre todo cuando pasaron largos años de su vida en una empresa que tanto les dio. Pero claro, dejar de trabajar también tiene un impacto drástico en la economía ya que aunque se cuente con una pensión o quizá, en el mejor de los casos, un ahorro considerable, también es verdad que los deseos de disfrute y los momentos para hacerlo aumentan, lo que requiere mayor inversión de dinero.

 

Es por esto que si no tuviste el tiempo suficiente para planificar tu jubilación y hacer un ahorro, quizá te encuentres triste y sientas una sensación de insatisfacción, la cual, siendo la jubilación una etapa considerada como “Una segunda vida” en la que sólo debes disfrutar, bajo ningún motivo deberías de sentirte así.

 

Para esos momentos existe la posibilidad de solicitar un préstamo financiero para seguir disfrutando de todos los momentos que la vida te ofrece. No importa la razón por la que ahora te encuentres jubilada, lo que debes hacer es comenzar a crear un plan con el que puedas ver a futuro las acciones a realizar. También podrás solicitar un crédito e invertirlo de mejor manera para que finalmente, obtengas un retorno de inversión, así será prácticamente seguro que esta nueva etapa de tu vida no tendrá ningún efecto negativo en tu economía.  

Guía para tener jubilación plena con finanzas sanas

 

 

 

 

 

 

 

 

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario