Cosas que debes evitar al hacer domiciliación de pagos

Supongamos que eres de esas personas que se olvidan de la fecha límite de pago de su tarjeta o que olvidan que tenían dos días más para realizar el pago de la luz.

Lo dejas pasar (por descuido, obviamente) y ahora debes pagar intereses o enfrentarte a un corte en el servicio. 

Seguramente no lo sabías, pero existe una maravilla llamada la domiciliación de pagos. 

No es tu culpa que se te olvide pagar, quizá sea solo una consecuencia de la vida tan ajetreada que tenemos en la actualidad. Por momentos, parece que es imposible que salgamos de casa o de la oficina para correr al banco y pagar.

¡No da tiempo! Y esa es una situación que nos pasa a todos.

Además, quién quiere tomar la hora de la comida para ir a pagar el agua o la luz, o quién se toma la molestia de anotar en un calendario la fecha en la que tiene que pagar su tarjeta.

Muy pocas personas lo hacen.

Claro que, cuando tiramos la piedra, ya no hay forma de esconder la mano y, si decidimos olvidarnos de pagar, ahí están los molestos recargos o cortes al servicio que olvidamos pagar.

Por eso, en la actualidad, la gran mayoría de los servicios financieros ofrecen la opción de domiciliar pagos recurrentes, lo que supone una gran ventaja al hecho de tener que ir a “perder el tiempo” para hacer un pago.

Como todo, la domiciliación también tiene sus desventajas y existe una serie de prácticas que debemos evitar cuando contratamos este servicio.

Por eso, en nuestro artículo te contamos qué debes evitar si optaste por hacer la domiciliación de pagos.

De qué va la domiciliación

La domiciliación es una herramienta que permite que como consumidores tengamos la oportunidad de usar nuestras tarjetas de crédito o débito, se nos cobren de forma automática ciertos gastos como luz, agua, gas, teléfono o incluso otras tarjetas de crédito.

La intención de la domiciliación es que no olvidemos que tenemos un día específico para realizar el pago de un servicio y de esta forma autorizar a la institución financiera para que realice los descuentos de forma automática por estos cobros.

La única condición para que esto suceda es que la cuenta asociada a la domiciliación cuente con fondos suficientes para realizar la transacción.

Como una primera ventaja, estos cargos pre aprobados son una gran opción para ahorrar tiempo y dinero.

Ahora bien, según datos del Banco de México, en el año 2016 la adopción de pagos electrónicos como transferencias bancarias, pagos con tarjeta y domiciliaciones aumentó con respecto a los cheques y retiros en efectivo.

Para ese año, las domiciliaciones tuvieron un crecimiento del 10% por lo que para inicios de 2017, ya existían 25 millones 390 mil 764 personas usuarias de servicios financieros con este servicio contratado.

¿Y cómo domiciliar?

Para domiciliar un pago tienes que ser el titular de la cuenta bancaria. Ya sea que tengas una cuenta de cheques o ahorros con una tarjeta de débito incluida puedes hacerlo, pero igualmente lo puedes pedir si tienes una tarjeta de crédito.

El servicio lo puedes solicitar en tu sucursal bancaria y sólo debes acreditar tu identidad.

Otros bancos, ofrecen hacer este trámite a través de internet o vía telefónica.

La domiciliación por otra parte, también se puede realizar desde el servicio que deseas que se cobre de esa forma.

Por ejemplo, si quieres que la factura de servicios de internet y teléfono en tu casa se cobre de forma automática puedes hacerlo al llamar a tu proveedor y solicitar el cobro por esa vía.

Lo único que debes hacer será proporcionar los datos necesarios de tu cuenta.

Algunos bancos cobran comisión por este servicio por lo que debes asegurarte de que el tuyo no te cobre por ello.

Lo más importante, no obstante es que cuando realices domiciliaciones debes fijar un tope de gastos.

En caso de que los pagos sobrepasen la cantidad que adeudas, el banco no puede realizar el cargo.

¿Arma de doble filo?

Revisemos de nuevo. La domiciliación puede tener ventajas y desventajas. Mira los siguientes listados:

Ventajas

  • Te olvidas de preocuparte a la hora de pagar tus gastos. De esta forma evitas retrasos en el pago.
  • Solo hace falta que tengas una cuenta para poder domiciliar cargos.
  • Al fijar un monto máximo estás protegido de “sorpresas” (montos excesivos).
  • Puedes cancelar los cargos recurrentes cuando así lo desees.
  • Algunos servicios te dan descuento por pagar de esta forma.
  • Tu dinero está más seguro pues no lo llevas “paseando” por la calle.

Desventajas

  • Si no calculas bien tus gastos puedes dejar tus cuentas sin fondos y en consecuencia incurrir en la falta de pago.
  • Si tus gastos exceden el límite la domiciliación no servirá de nada y deberás acudir en persona a pagar los servicios.
  • Si no verificas la realización de los cargos estos podrían no estar haciéndose.
  • De realizarse un cargo indebido hacer una reclamación puede tomar más tiempo de lo normal. Por eso la recomendación es hacer una reclamación 90 días antes.

¿Que debes evitar?

Perdí mi tarjeta, ¿qué hago?

Que se nos pierda la tarjeta es muy común pero, hay que ser cautelosos, generalmente muchos de los cargos domiciliados se asocian a nuestra tarjeta de débito o crédito y si después de hacer el reporte por robo o extravío no llamas para dar de alta los cargos a la tarjeta de reposición entonces no estarás pagando.

El banco sabe que tienes una tarjeta nueva, pero no así el servicio con el que has solicitado la domiciliación por lo que ellos seguirán cobrándose o intentando hacer el cargo a tu tarjeta. Si no avisas del cambio, no podrás pagar automáticamente.

Si sólo se trata de la renovación de tu tarjeta, basta que pidas la renovación antes de tu fecha límite de pago para que los servicios funcionen con normalidad.

No combines tus tarjetas de crédito

Uno de los grandes vicios que afectan a nuestras finanzas es el mal uso y administración de nuestras tarjetas de crédito porque decidimos combinar las compras grandes (esas que hacemos a meses sin intereses) con gastos diarios como la compra de despensa, servicios, gasolinas y demás.

Las consecuencias de esto son tener nuestras tarjetas de crédito a tope y por eso, nos olvidamos que también a esas tarjetas domiciliamos algunos de los cargos.

Lo más común es entonces que estés consciente de ello y decidas ir a pagar, pero en el peor de los casos te olvidas, lo dejas pasar y pueden cortarte servicios, cobrar intereses o hacer cargos adicionales.

Por mucho sólo debes tener dos tarjetas para que puedas financiar lo de alto valor en una y los cargos recurrentes en otra, y aún así esto es muchísimo.

Cuando se trate de servicios está muy bien que domicilies, pero no olvides que es incluso mejor que los pagos los hagas con tus flujos de efectivo.

Domicilia solamente de forma segura

La única forma de domiciliar pagos es através de tu banco y nunca con intermediarios.

Ahí fuera hay gente que se dedica a hacer fraudes ya sea de forma presencial o vía telefónica, para vender “servicios de domiciliación”.

A cambio te piden algunos datos, pero mucho ojo, se trata de un fraude.

Pon atención de tus transacciones porque de otra forma puedes ser víctima de un robo de identidad, de la clonación de una tarjeta o de cargos no reconocidos en tus cuentas.

No saber todo lo que puedes domiciliar

La domiciliación es una gran opción sin importar el servicio del que se trate. Si tienes un crédito puedes domiciliar los pagos a tu cuenta bancaria en lugar de descuentos directamente a tu nómina.

Esto te permite hacer una mejor gestión de tu efectivo para que no sientas como si el dinero que te pagan “no existe”.

Credifiel, una Sofome líder en el otorgamiento de créditos a empleados gubernamentales, ofrece esta modalidad para empleados de cualquier dependencia que reciban sus pagos en cuentas de nómina de Bancomer, Banamex y Banorte.

Recuerda que si no tienes cuenta con ninguno de estos bancos, en la actualidad tienes derecho a acercarte a tu patrón para solicitar la portabilidad de nómina, siendo que si quieres pedir un crédito pero no tienes cuenta en uno de esos bancos, puedes aperturar una y empezar a domiciliar el pago de un crédito que puede ayudarte a cumplir todas tus metas.

Consejos para asegurar una salud financiera y no dejarla a la suerte

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario