Conoce los mitos y realidades de las tarjetas de crédito

Tags: crédito, tarjetas de credito

Decidirse a sacar una tarjeta de crédito implica enfrentarse a toda clase de interrogantes y mitos que giran alrededor de ellas.

En ocasiones, muchos de ellos, se convierten en un freno para la decisión final de quien piensa tramitarla.

En el siguiente artículo despejaremos muchas de las especulaciones que giran en torno a las tarjetas de crédito y te diremos qué es cierto y lo que no lo es.

Mitos

La tarjeta de crédito es regalada

Muchas personas piensan que los bancos te regalan las tarjetas de crédito, pues es un trámite que les conviene para adquirir mayores ganancias.

Sin embargo, la realidad es otra, pues para que puedas adquirir este plástico el banco tiene que corroborar que cuentas con un trabajo estable que te permitirá cubrir los gastos que adquieras con la tarjeta de crédito.

Tienes que tener en cuenta que cuando tu empieces a efectuar pagos con la tarjeta, también adquieres la responsabilidad de los pagos mensuales, que si no llevas a cabo el banco se encargará de cobrarte con altos intereses que saldrán más caros que tu deuda inicial.

Son sinónimo de dinero gratis e ilimitado

Hay que entender la diferencia de un crédito y un regalo y las tarjetas no son obsequios, sino préstamos.

La intención de una tarjeta de crédito no es regalarte el dinero que necesitas y no tienes en ese momento, sino que las instituciones financieras te hacen un préstamo a través de ese plástico, mismo que tienes que saldar en un periodo determinado.

También hay que considerar que cuando tramitamos un crédito es por un monto determinado, por lo que la cantidad de la que podemos disponer no es ilimitada.

Hay que tener saldo en la tarjeta para establecer un historial de crédito

Las tarjetas de crédito son una herramienta muy útil para generar historial crediticio; sin embargo, no es necesario tener un saldo pendiente para establecer uno.

La estrategia ideal para las tarjetas es usarlas y pagar las deudas adquiridas mes con mes sin fallar, pues de esta manera mantienes al día la proporcionalidad de tu deuda.

Tener muchas tarjetas de crédito es bueno

Tener muchas tarjetas de crédito no es necesariamente sinónimo de algo bueno, pues mientras más manejes, más deudas con el banco adquieres.

Si tus pagos en cada una de ellas son puntuales, el hecho de que tengas más de una tarjeta no influye en nada; sin embargo, si decides tener múltiples plásticos pero no eres disciplinado con ninguno de ellos, tus finanzas podrían verse severamente afectadas.

El diez por ciento del puntaje de crédito es determinado por el tipo de crédito que tienes, ya sean tarjetas, préstamos hipotecario o algún otro, es decir, que si solo tienes plásticos probablemente no te ayude tanto en el puntaje como tener una buena combinación de crédito.

El límite de tarjeta de crédito alto es malo

Muchos creen que tener un límite alto en las tarjetas de crédito es malo, pero la realidad es que bien utilizado puede ser una ventaja.

La clave de los plásticos es usarlos con sensatez, el 30% del puntaje de la tarjeta de crédito se basa en la proporción deuda-crédito, es decir, la cantidad que debes en proporción al límite total de tu crédito.

Si tu límite de crédito es alto y tus saldos bajos, esto beneficia a tu puntaje crediticio

Las tasas de intereses y los totaleros

En México las tasas de interés de las tarjetas de crédito suelen ser elevados, pues son de aproximadamente 35%, mientras en países como Estados Unidos se encuentran entre 10 y 15%.

Uno de los mitos de las tarjetas de crédito son los pagos de intereses bajos, pero la realidad es que cada institución crediticia maneja diferentes tasas de interés; sin embargo, la recomendación general es convertirse en totalero.

Los totaleros son los usuarios que pagan el total de sus deudas para no generar intereses mes con mes o aplicar las mágicas compras de meses sin intereses.

Sacar una tarjeta de crédito es muy tardado

Cada institución financiera lleva procesos diferentes, por lo que los trámites de adquisición de una tarjeta de crédito varía dependiendo de cada una.

Por lo general el tiempo promedio de entrega es de 15 minutos a 8 días, las empresas que tardan ocho días realizan una detallada investigación para poder determinar si te aprueban o niegan la solicitud.

Sin embargo, en otras instituciones el trámite es demasiado ágil, pues con llevar los requisitos solicitados por la empresa podrás tener tu plástico en 15 minutos o menos.

Ahora que conoces los mitos y realidades en torno a las tarjetas de crédito podrás encaminar tu decisión a lo que más te conviene.

La guía infalible para aprovechar tu aguinaldo 

Los mejores tips en tu mail