Buró de crédito: 10 cosas que debes conocer

Tags: buró de crédito historial crediticio

Cuando escuchamos la palabra buró de crédito nos congelamos, esto debido a que hemos oído y creído un concepto erróneo de lo que en verdad se trata.

Te dicen que es malo estar dentro y que por eso nadie te va a querer dar un crédito.

Esta idea equivocada del buró de crédito puede frenarte en la participación de actividades de crédito, que a veces son muy necesarias.

Para no caer en ideas negativas, en este blog te decimos de qué sí y de que no se trata el buró de crédito en 10 puntos y al final tendrás una mayor comprensión del tema.

1.- No es una lista de deudores

Cuando hablan del buró de crédito, en realidad no se refieren a una temible lista oscura en donde se encuentra todo el mundo, y a la que hay que tenerle miedo. Tampoco se trata de un rincón en donde mandan a todas las personas que deben dinero.

En realidad, se trata de una Sociedad de Información Crediticia y su función es la de reunir datos y mantener un registro de las personas que han adquirido un crédito; así como su conducta con esos créditos.

En otras palabras, crean un perfil de las personas que han pedido crédito y que puede ser consultado por entidades financieras, más no un listado de personas que no pagan sus deudas para ir a cobrarles.

2.- Es una empresa privada

El buró de crédito no es una institución gubernamental, sino una empresa privada, que como ya lo mencionamos, se denomina Sociedad de Información Crediticia.

Esta empresa obtiene información por parte de las instituciones financieras que otorgan algún tipo de crédito.

Usa esos datos para conformar un historial crediticio. Su propósito es el de gestionar los riesgos de las entidades financieras, tal como lo deja claro la Condusef.

Cuando acudes a una de estas empresas otorgadoras con la intención de solicitar un crédito, estas revisan tu historial crediticio en el buró.

Lo hacen para evaluar tu comportamiento con otros créditos y ello lo toman en cuenta para decidir si te autorizan el préstamo que pediste.

La información que está en el buró es confidencial y solamente pueden consultarla con tu autorización.

3.-Estás en el buró cuando adquieres una deuda

Entras en el buró de crédito cuando adquieres una deuda, no cuando dejas de pagar, por lo que estar dentro no es tan malo como te lo han pintado.

En el buró de crédito se encuentran todas aquellas personas que tienen o han tenido actividad crediticia, es decir que hacen uso de créditos: departamentales, hipotecarios, de autofinanciamiento, empresariales o nómina.

También se incluyen las contrataciones de telefonía o televisión de paga.

Por ejemplo, si pediste un crédito para comprar un coche, para invertir en un negocio o para salir de algún apuro, estás adquiriendo una deuda, que se va a registrar en el buró.

Ya sea que la pagues o no. Esto quiere decir que estás generando un historial. Dependerá de ti tener una buena reputación.

4.- El buró te califica

El buró de crédito recibe información cada mes sobre las personas que tienen actividad crediticia.

Dependiendo de la manera en que se comportan los deudores les dá una calificación, que puede ser consultada por las instituciones financieras.

En ese sentido, el buró te puede ayudar o te puede perjudicar. Si has tenido un buen manejo con tus crédito: pagas a tiempo, no te retrasas y liquidas tus deudas, tendrás una buena calificación y tu buena conducta se verá reflejada en el historial.

En ese caso, las entidades financieras podrán seguir confiando en ti, lo que quiere decir que podrás seguir aplicando para otros créditos.

Por el contrario, si no estás al corriente con tus pagos o no los liquidaste, eso aparecerá en el buró, lo que te podría afectar en futuras solicitudes de crédito.

Imagina que tienes un nuevo vecino y te pide que le prestes dinero de tus ahorros porque necesita salir de un apuro.

Lo más seguro es que dudes en ayudarlo porque lo acabas de conocer y no tienes idea si te va a pagar.

Por el contrario, si un amigo que conoces desde hace mucho te pide el mismo favor, probablemente lo ayudarías. ¡Claro! Si sabes que es responsable y te va a pagar, si lo hace, no dudarías en volverlo a ayudar.

Pasa lo mismo con las instituciones financieras, necesitan conocerte más para poder ayudarte, por eso revisan tu historial.

Como ves, estar dentro del buró de crédito no es malo, simplemente debes cumplir y ser responsable. Que sepan que si les vas a pagar.

5.-Es malo no estar en el buró

Seguramente te lo han dicho que es mejor que no estés en el buró de crédito. Pensarás que es mejor no meterse en problemas y nunca endeudarse.

Es muy respetable y es decisión de cada persona. Sin embargo, no estar en el buró es igual a no tener historial de crédito.

No tener un historial de crédito puede resultar perjudicial si en algún momento de tu vida planeas pedir un préstamo.

Piensa en algún gasto fuerte para el que no estás preparado, o si en algún momento piensas sacar un coche y quieres que una institución financiera te ayude a financiarlo o te preste un parte.

Si nunca en la vida has solicitado un crédito, no tendrás actividad en el buró y las instituciones financieras no sabrán cómo te comportas, por lo que será más difícil que tengas éxito.

6.-Es posible salir del buró

Ya sabemos qué es el buró de crédito y cómo funciona. Pero, para que no te cuenten historias chinas sobre el tema, debes saber que:

  • El buró de crédito se atiene a los estatutos de la Ley para Regular las Sociedades de Información Crediticia.
  • También obedece a las Reglas Generales a las que se sujetan las operaciones y actividades de la Sociedad de Información Crediticia y sus usuarios.

Estos estatutos son emitidos por el Banco de México y en ellos se estipula que las personas pueden ser eliminadas del buró de crédito en los siguientes casos:

  • Deudas menores o iguales a 25 UDIS, se eliminan después de un año.
  • Deudas mayores a 25 UDIS y hasta 500 UDIS, se eliminan después de dos años.
  • Deudas mayores a 500 UDIS y hasta 1000 UDIS, se eliminan después de cuatro años.
  • Deudas mayores a 1000 UDIS, se eliminan después de seis años siempre y cuando sean menores a 400 mil UDIS, el crédito no se encuentre en proceso judicial o la no persona haya cometido algún fraude en sus créditos.

¡Lo sé! ¿Qué significa UDIS? Se trata de las Unidades de Inversión. Su valor en pesos mexicanos es establecido cada mes por el Banco de México a través del Diario Oficial de la Federación.

Debe quedar claro que cuando sales del buró de crédito, no necesariamente significa que tengas una buena reputación, eso solo se consigue atendiendo correctamente las deudas.

7.-El buró de crédito no cobra tus deudas

El buró de crédito no tiene facultad para cobrar deudas, solamente se dedica a hacer un diagnóstico del comportamiento crediticio de las personas, así que rechaza a cualquier tipo de organización o personas que te digan que vienen de parte del buró de crédito a cobrar lo que debes. ¡Mienten!

Tampoco aceptes servicios de ninguna persona u organización que te ofrezca sacarte del buró de crédito. Te están mintiendo y es probable que solo quieran estafarte. Denúncialos ante la Condusef.

Asimismo, cualquier sitio que hable a nombre del buró de crédito y no sea burodecredito.com.mx, es un engaño.

Si adquieres una deuda y te quedas sin solvencia, acércate a quien te la prestó y trata de llegar a un acuerdo para que puedas liquidarla.

Pero no aceptes ayuda de quien prometa que te va a sacar del buró pagando tus deudas.

Caer en este tipo de trampas solo te puede perjudicar en vez de ayudarte.

8.-Puedes revisar tu historial

Aunque no lo creas, es posible que puedas tener acceso a ese famoso buró de crédito que tanta angustia te causa y revisar tu comportamiento.

De hecho , es importante que de vez en cuando revises tu historial , no solo para saber cómo andas calificado, sino también para saber si hay algo irregular , como algún préstamo que no solicitaste o consultas que no autorizaste.

Todos tenemos el derecho de pedir al buró nuestro historial una vez cada 12 meses sin costo alguno. Puedes aprovechar y hacerlo.

9.-No te boletina

Si alguna vez te han dicho que si no pagas lo que debes el buró te va a boletinar para que nunca te vuelvan a dar un crédito, no lo creas.

Esta idea de que el buró lanza una alerta para que nadie te preste, también es errónea.

El buró no boletina a ningún individuo, simplemente refleja la conducta crediticia de las personas físicas y morales.

10.-El buró no niega créditos, sólo es un requisito

Finalmente, debes saber que el buró no puede negar créditos, pues su labor es únicamente la de recabar información de la conducta que tienen las personas con sus créditos.

El historial del buró de crédito únicamente es un requisito, que las empresas otorgadoras consultan con tu autorización previa para evaluar tu comportamiento de pagos con otros créditos.

Sin embargo la decisión de prestarte también dependerá de otros factores, como tu capacidad de pago, comprobantes de ingresos, edad y antigüedad laboral, entre otros.

La institución financiera evaluará el conjunto de todos estos elementos para tomar una decisión.

Si te niegan el crédito no fue porque el buró se los pidió, sino porque quizás tu perfil no les resulta lo suficientemente atractivo.

Pero no dejes que esto desanime, porque tu historial puede ser bueno para alguna otra empresa.

Como ves, el buró no es la lista negativa que todo el mundo se imagina, sino una herramienta muy útil que puede ser usada a tu favor siempre y cuando así lo quieras tu.

¡Ya lo sabes! No te dejes llevar por lo que te cuentan y mejor dale un buen uso a los créditos para que se vea reflejado en tu historial y las instituciones financieras sigan confiando en ti.

Guía para cuidar tu Score en Buró de Crédito

Los mejores tips en tu mail