Un préstamo para comenzar a ahorrar para el futuro de mis hijos

 Lourdes y sus dos hijos han decidido comenzar un camino de manera independiente. No todas las relaciones funcionan como se desearía y por tal razón, a veces es mejor terminar con ellas en el momento exacto. 

Así como este ejemplo, seguramente todos conocemos muchos más. Lourdes y sus hijos ahora viven en una casa rentada. Ella es una mujer de 40 años que desde hace ya varios años se ha dedicado a trabajar en una dependencia de gobierno. Esto le ha permitido contar con una solvencia económica media, con la que puede darle una buena vida a sus hijos, sin embargo, conforme ellos crecen, las necesidades aumentan y la universidad está cada vez más cerca.

Diego, el más grande de sus hijos, se encuentra actualmente estudiando la preparatoria. Aun no sabe qué es lo que va a estudiar, sin embargo, está decidido que sí desea continuar con sus estudios por lo que Lourdes se encuentra a un par de años de comenzar a tener gastos fuertes como la inscripción, las colegiaturas además de los materiales y libros que solicitan en cada una de las áreas.

Por el otro lado, Josué, su hijo pequeño, se encuentra actualmente estudiando la secundaria. Todavía hay tiempo para planear cuál será la forma adecuada de solventar estos gastos, sin embargo, mientras Diego estudia la universidad, Josué cada vez se acercará más a ella y entonces, el gasto tendrá que ser doble a manera de que serán aproximadamente 8 años seguidos en los que Lourdes tendrá que desembolsar una cantidad de dinero considerable.

Ella está consciente de esta situación y su mayor preocupación es que su sueldo de servidor público podría no alcanzarle para cubrir todos los gastos de la universidad y además, de la casa y de la familia. Dentro de sus sueños se encuentran las vacaciones familiares y también el adquirir una casa propia tan bonita como la que rentan actualmente. Pero quizá su mayor satisfacción en la vida seria poder ver como sus hijos se gradúan de la universidad y se convierten en unos profesionales dentro del área en donde se deseen desempeñar.

Lourdes ha pensado en la posibilidad de comenzar a trabajar más horas para tener ingresos extra y entonces, empezar a ahorrar aprovechando que todavía tiene un par de años para ganarle al tiempo y sobre todo, para crear un colchón económico. Aunque puede parecer una gran opción, Lourdes está preocupada por las afectaciones que puede tener su salud si comienza a trabajar más horas. Su segundo trabajo sería prácticamente de noche y esto implicaría estar todo el día fuera de casa, lejos de sus hijos y además, descuidando su salud.

También le preocupa no poder estar al pendiente de la educación y el progreso de sus hijos, pues aun cuando uno de ellos ya es un joven, todavía considera a Josué muy joven para poder dejarlo solo.

Esta es actualmente la gran problemática de Lourdes, por un lado quiere sacar adelante los estudios y la carrera de sus hijos pero por el otro lado no conocer cuál podría ser la mejor opción para hacerlo sin afectar todos los demás ámbitos de su vida. ¿Pedir un aumento en el trabajo? Ella sabe que al trabajar en una empresa de gobierno los aumentos no llegan tan fácil pues la orden siempre viene de puestos mucho más arriba, los cuales a veces ni siquiera se conocen. Esta es una posibilidad que aunque no descarta, también sabe que podría no llegar.

¿Cuál sería la mejor decisión que Lourdes podría tomar? Un día platicando con una de sus amigas, ella le aconsejó que solicitara un crédito ante una institución crediticia. Lourdes al principio sintió miedo pues aunque no tenía experiencia con préstamos en su vida, sabía que podían ser peligrosos, siempre había seguido el dicho de “Con el banco no se juega” y entonces, se mostraba un poco renuente a la idea de solicitar un préstamo y sobre todo, por una cantidad grande como para financiar los estudios de sus hijos.

Después de que Lourdes platicó por varias horas con su amiga, al final decidió que investigaría más sobre el tema. Lo que más emoción le causó fue que no tendría que poner en riesgo su salud y tampoco el objetivo de conseguir más dinero iba a interferir en el tiempo que pasa con sus hijos. Estas fueron las principales razones por las que Lourdes decidió ponerse en contacto con Credifiel, después de esto, todo el trámite fue muy sencillo y además, recibió asesoría exacta respecto a sus problemas financieros.

Así como Lourdes, sabemos que tú así como todas las madres y padres de familia se preocupan por el futuro de sus hijos. Muchas veces las familias tienen las posibilidades de ahorrar durante los primeros dieciocho años de vida de los hijos y entonces llegado el momento de la universidad o cuando son mayores de edad, ese dinero pasa a tener otro objetivo. Puede ser falta de información o simplemente, falta de oportunidades que a veces resulta complicado hacer este tipo de ahorros. Cuando en efecto las personas no pueden hacerlo, ¿No hay posibilidades de remediar este hecho? ¿Cómo hacer frente a un gasto tan grande en tan poco tiempo?

Dicen que en esta vida nada está escrito y tampoco hay nada definido, entonces, cualquier momento es bueno para ponerse las pilas y comenzar a financiar la universidad y el futuro de tus hijos. En Credifiel puedes solicitar créditos rápidos y confiables por ser trabajadora de gobierno, de esta manera, los descuentos serán vía nómina y tendrás la opción de reducir los intereses. Además, los trámites son muy sencillos y no hay que esperar ningún tipo de aprobación.

Ponte en contacto con nosotros lo antes posible y comienza a planear junto con ellos, su nuevo próximo futuro.  La universidad, las vacaciones, el regalo de graduación y los futuros negocios, esto y más puede ser posible cuando cuentas con un aliado financiero comoCredifiel. ¡Ponte en contacto con nosotros ahora mismo!

10 Razones para tener una salud financiera estable

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario