Tips para alimentarte bien y ahorrar dinero

Alimentarse bien y ahorrar dinero es la suma de varios hábitos muy fáciles de implementar en tu vida cotidiana. Es tan fácil que no te darás cuenta que eres de las personas más inteligentes, sin preocupaciones financieras y perfectamente bien alimentada.

No realizarlo tiene dos consecuencias que, a la larga, pueden ser muy importantes:

  • Problemas de salud: 6 de cada 10 mexicanos no se preocupan por cuidar su salud ni por llevar una alimentación balanceada. No tener espacio en sus agendas y no sentirse motivados son las principales razones.

    Con el paso del tiempo, esto termina afectando irremediablemente su salud, lo que se traduce en enfermedades como hipertensión y obesidad, que a su vez podrían “desatar” otras como diabetes.
  • Problemas económicos: en nuestro país, el 40% de la gente come alimentos no preparados en casa al menos tres veces por semana.

    Esto, aunque viéndolo por semana no representa un gasto mayor, es un “gasto hormiga”, el cual, combinado con otros, puede desestabilizar tus finanzas o simplemente ser una carga a la cual terminas por adaptarte.

Con esto en mente, en nuestro artículo te compartiremos algunos tips para que sepas cómo alimentarte bien y así puedas ahorrar dinero; además, te diremos qué otros beneficios obtendrás al hacerlo.

1.- Prepara tus propios alimentos

Tal vez el hábito más difícil de adquirir, pues la preparación parte desde entrar al súper a buscar los ingredientes hasta que los cocinas; a mucha gente le molesta dedicar una parte de su fin de semana a esto.

Ahorrar y comer sano no son opuestos, puedes ser creativo, aprender a disfrutar más alimentos y sin gastar mucho. Además, tienes el beneficio de saber cómo está preparado cada platillo, lo que te evitará consumir las grasas saturadas con las que cocinan en los puestos callejeros.

Lo sabemos, las cocinas económicas o la famosa fast food son la opción más conveniente, pero haz números, esos gastos diarios o semanales resultan más caros que hacer tu lista del súper, comprar lo que necesites y prepararlo.

2.- Cuidado cuando vayas al súper

Si decidiste ayudarte y comenzarás a cocinar tus propios alimentos, toma en cuenta estos tips:

  • No vayas al súper que está en la esquina de tu casa solo porque es el más cercano. Date la oportunidad de ir a varios y comparar precios; ahorrarte 2 o 3 pesos por producto puede hacer la diferencia en un año.

  • Antes de salir de casa haz una lista solo con lo que necesitas, si no la llevas, además de poder olvidar algo, te das la oportunidad de caminar por pasillos que no debes, en los cuales podrías encontrar algún artículo que no necesitas y puedes terminar comprándolo.
  • Puede parecer broma, pero no. No vayas al súper si no has comido, esto puede hacer que hagas las famosas “compras por antojo” y adquieras productos que dañen tu salud y cartera.

3.- Ve a los mercados

Sabemos que hay varios productos que únicamente se pueden comprar en los supermercados, pero hay otros que conviene comprar en esos mercados que se ponen una vez por semana en casi todos lados.

Por ejemplo, el pollo, pescado o carne de un mercado tiene la misma calidad que en cualquier súper y te costaría mucho menos, lo mismo aplica para las frutas.

En este último caso, acostúmbrate a comprar frutas de temporada. ¿Por qué? Bueno, ¿has notado que hay fruta mucho más cara que otra? Eso es porque, al no estar cosechándose en ese momento, es más difícil de conseguir y por ende, más cara.

4.- Sustituye la comida chatarra

Si estás acostumbrado a diario comer algo antes de la hora de la comida, una buena opción es comprar una fruta o yogurt para cada día de la semana y así te evitas el “combo de papitas”, el cual, además de costoso a largo plazo, es dañino para la salud.

Es sorprendente cuánto se ahorra cambiando los bocadillos por fruta o verdura, estos los podrías preparar de forma distinta y ya tenerlos listos en el refrigerador.

Por otra parte, aunque un refresco no es caro, puedes evitarlo tomando agua y especialmente té; una sola bolsita de té puede ayudarte a darle sabor a tres litros de agua.

5.- No gastes en comidas en el trabajo

Otra forma de ahorrar mientras comes sano es llevar comida de casa a la oficina. En ocasiones se gasta mucho dinero comiendo fuera y muchas veces las opciones a elegir en la calle no son las más saludables.

Después de un día ajetreado de trabajo, lo último que se quiere es llegar a cocinar, por eso, un tip es que lo hagas en fin de semana, especialmente en domingo, para que tus alimentos se mantengan durante más tiempo.

Otro consejo es que, cuando cocines, prepares tres o cuatro veces más de la cantidad que te comerías, ese “sobrante” congélalo y ve usándolo con el correr de la semana, así te ahorrarás horas de trabajo.

6.- Sacrifica un día la carne roja

No todas las comidas deben tener carne, la cual, con frecuencia, resulta lo más caro al momento de hacer el súper. Anímate a eliminar cualquier carne (sobre todo res) una vez a la semana, no solo ahorrarás dinero sino también ganarás salud.

Hay muchas opciones más económicas para consumir proteínas sin necesidad de usar carne, como los frijoles, lentejas, arroz o garbanzos.

Al comer cereales y leguminosas consumes proteína de buena calidad, similar a la de la carne y a un bajo costo, las cuales te inyectan energía para que tu cuerpo rinda por igual.

¿Qué ganarás siguiendo estos tips?

Además del económico y de salud, hay muchos otros motivos para comer sano, los cuales influyen directamente en tu estilo de vida y en el de tu familia.

Aquí te mostramos algunos:

  • La alimentación sana puede prevenir la depresión y mejorar el estado de ánimo.

    Un estudio realizado por la University of Eastern (Finlandia), señaló que una dieta que incluya verduras, frutas, granos, pollo y pescado, se asocia con una menor prevalencia de síntomas depresivos.

  • Si comes bien estarás dando un buen ejemplo a tus hijos y los ayudarás a prevenir la obesidad infantil, que es un problema grave en nuestro país.

    Un niño que tenga un peso adecuado se sentirá más integrado a la sociedad, ya que los kilos de más pueden producir sentimientos de culpa tanto en pequeños como en adultos.

    Además, la obesidad en general está asociada con problemas de autoestima y de conducta, que a su vez está relacionada con bullying, por ejemplo.
  • Normalmente, las personas que llevan una dieta balanceada también incorporan el ejercicio físico en su rutina diaria o semanal.

    Hacer deporte, sobre todo si se realiza uno de equipo, te permitirá estar en contacto con otras personas, algo vital para sentirte bien y alejar problemas como el estrés.

    Por otra parte, la actividad física ayuda a pensar con mayor claridad, a tener más energía y a ser más productivo en el trabajo, en el hogar o durante el tiempo de ocio.
  • La calidad de la alimentación se relaciona directamente con la disminución de padecer enfermedades como cáncer o diabetes.

    La dieta rica en frutas y verduras, que son poderosos antioxidantes, retrasan el envejecimiento celular y fortalecen el sistema inmunológico.

Alimentarte sanamente trae muchas ventajas (económicas, emocionales, de salud, etc), así que es importante hacer conciencia para que cuanto antes pongas en práctica el estilo de vida que, sin exagerar, te convertirá en una mejor persona.

Salud Financiera

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario