México es uno de los países en los que el hábito del ahorro no es muy común entre sus pobladores, sin embargo, en este artículo abordaremos los perfiles y tipos de ahorradores, tal vez te puedas sentir identificado con uno.

¿Te interesa saber con cuál de estos tipos de ahorrador te identificas? Sigue leyendo que vamos a comenzar.

1. El tacaño o pirata

 

null

El ahorro es el principal motivo de sus vidas y no hay cosa más importante que el hecho de ahorrar la mayor cantidad de dinero posible en un solo día.

De esta forma, no se preocupan de gastos tan elementales como una caja de chicles después de comer, o tal vez un dulce de 5 pesos.

No se diga acerca de comprar comida en la calle, pues para los tacaños esto es un despilfarro que los desestabiliza y los hará sentirse en la ruina total.

Ellos siempre llevarán, sin falta, algo que comer desde casa, ya que lo hacen pensando en hacer la menor inversión posible y el máximo de rendimientos.

Pero no todo es malo en los tacaños, son muy metódicos y ordenados; este tipo de ahorradores lo hace tan exageradamente bien, que cuentan con un gran capital aunque no lo usen, ellos encuentran más gozo en guardar dinero que en gastarlo.

Por ello, se pueden parecer a un pirata colectando sus tesoros y guardándolos en baúles para la posteridad.

2. El mesurado o puritano

art-03-El-mesurado-o-puritano

Después se encuentran los mesurados, que tal como los piratas, tienen bastante bien cimentado el hábito del ahorro.

Este tipo de ahorradores se diferencian de los anteriores por el hecho de que se permiten, de vez en cuando, un pequeño gusto o invierten grandes cantidades de su dinero en artículos o servicios que les harán bien.

Este tipo de ahorradores suelen hacer gastos considerables cuando la ocasión lo amerita, como puede ser una cena especial o la inversión para comprar un bien como un auto o los preparativos para una fiesta grande.

Eso sí, la inversión debe volver y los estados bancarios no deben bajar, siempre buscan que su ahorro crezca.

Solicita tu crédito

Este es el tipo más sano de ahorrador y, como todo un puritano de hace 100 años, puede darse los lujos que quiera.

3. El ocasional o faro

art-04-El-ocasional-o-faro

Seguimos con los tipos de ahorradores y como es de esperarse, los ahorradores no han cultivado del todo este hábito, por lo general su filosofía es la de ahorrar cuando se tiene un propósito como el comprar un celular nuevo o una nueva computadora, entre otros gastos parecidos.

Los intermitentes, como un faro que se van prendiendo y apagando, lo cual a veces es indicador de sus estados financieros, ellos, por lo general, cuando resplandecen, es cuando cuentan con un gran capital y lo aprovechan consintiéndose.

Sin embargo, después de sus siete vacas gordas, vienen las flacas y es donde este tipo de ahorrador puede estar opaco o ya de plano sombrío, oscuro.

4. El que nunca ahorra o rockstar

art-05-El-que-nunca-ahorra-o-rockstar

Como es de esperarse cuando hablamos de los tipos de ahorradores, el rockstar es muy parecido a los que son faros, con la excepción de que sus periodos de vacas gordas son más cortos y sus vacas flacas más prolongadas.

Como las estrellas de rock, este tipo de "ahorrador” brilla por no hacer esto mismo y llevar una vida que gira en torno al dinero que gasta.

Se caracterizan por consentirse de una u otra manera a diario, ya sea comprando ropa cara o comiendo cosas fuera de casa, pero no cualquier cosa, sino comidas más elaboradas y con elevados precios.

De poco les dura el gusto, y como una rockstar, un día disfrutan del éxito y la abundancia, pero al otro se encuentran en crisis, decadencia y con deudas a tope.

Y tú, ¿qué tipo de ahorradores eres?

art-06-Y-tu-Que-tipo-de-ahorradores-eres

Somos muchos y nuestras personalidades, por ende, son diferentes, sin embargo, es muy curioso cómo en sólo 4 tipos de ahorradores se clasifica a una gran parte de las personas; tal vez no exactamente así, pero sí que podemos encajar con alguno.

¿Qué tipo de ahorradores somos?, ¿Piratas?, ¿Puritanos?, ¿Faros? o ¿Rockstars? si nos identificamos con el primero, tal vez debamos ser un poco más flexibles con nosotros mismos y darnos cuenta que vamos por muy buen camino, sólo no exageremos.

Si nos sentimos identificados con el segundo, vamos por el buen camino ¡Sigamos cultivando con éxito el hábito del ahorro!

Por el contrario, si nos identificamos con los dos últimos, tal vez necesitemos reconsiderar algunos aspectos de nuestra vida financiera, seguramente hallaremos un método de lograr lo mismo que los mesurados.

Si somos un tipo de ahorrador como los Rockstars, pensemos en un saneamiento financiero para poder saldar esas deudas, consideremos la opción de un asesoramiento o, si la situación lo amerita, un crédito.

Ahorra de manera inteligente

 

 

Los mejores tips en tu mail