Préstamo inmediato para maestros del gobierno

Los préstamos inmediatos son una de las mejores soluciones para todos aquellos problemas financieros que tienes que enfrentar.

Si eres maestro, sabes muy bien a qué nos referimos cuando vemos que los gastos se acumulan hasta formar una bola de nieve que se va haciendo más grande, comiéndose nuestros gastos de fin de mes hasta que no queda nada.

Además de tu experiencia como docente, conoces bien las dolencias económicas que padecen los padres de familia ante la llegada del inicio de clases: compras de pánico, búsqueda de ofertas desesperadas y muchos trucos para hacer rendir el dinero durante esta temporada.

Y la experiencia se vuelve más difícil si además de docente, eres padre o madre de familia, porque conoces ambas experiencias y sabes que es muy difícil mantenerse a flote en esta temporada de regreso a clases.

¿Cómo tomar ese receso económico que tanto necesitas?

Ser maestro implica estar al pendiente de tus alumnos, darles todo tu empeño y lo bueno de ti para que puedan llevarse consigo los aprendizajes que le serán de gran utilidad fuera del aula.

Y eso implica que tu concentración esté al 100%, porque no solo le estás hablando a un niño: probablemente le estés hablando a 20 o 40 alumnos con necesidades y problemas distintos.

Cada uno de ellos es un universo por descubrir y modelar, más si se trata de alumnos de corta edad, éstos últimos son como diamantes en bruto que necesitan atención, paciencia, responsabilidad, disciplina y entendimiento.

Seguramente tú escogiste ser docente porque es algo que llevas en la sangre. Te apasiona la educación como forma de mejorar las condiciones de vida del país y para ello, hay que tener estudiantes felices y con aprendizajes bien reafirmados.

Pero no todo queda en llevar la enseñanza en la sangre. Un maestro inolvidable para sus alumnos debe tener las siguientes características:

Altas metas para sus alumnos

Tú, como maestro, esperas que todos los estudiantes puedan y logren ser exitosos tanto dentro como fuera del aula, y no se dan por vencidos con los estudiantes que pueden estar un poco más atrasados, al contrario, con ellos hay que tener el doble de paciencia y amor por su educación.

Planificación de las lecciones que darán

Si planificas tus clases, darás una idea a tus estudiantes de lo que van a aprender, cuáles serán las tareas y qué será lo que vas a calificar. Las tareas están diseñadas con metas de aprendizaje y les dan a los estudiantes amplia oportunidad de practicar lo que han aprendido.

El maestro es consistente en su forma de calificar y regresa las tareas corregidas a tiempo.

Siempre prepara y organiza tus clases

Debes llegar a tu salón desde temprano listo para enseñar. Procura presentar tus temas del día de una forma clara y estructurada. Así evitarás que tus alumnos se distraigan e influirás en los estudiantes para que aumenten sus ganas de aprender más allá de la escuela.

Demuestra con hechos tus lecciones

Debes ver todas las perspectivas de un asunto y motivar a los estudiantes a predecir qué pasará, además de formular preguntas a tus alumnos para verificar que efectivamente estén aprendiendo.

Si los motivas ellos no dominarán la clase y así es como los puedes mantener interesados en aprender con tácticas variadas e interesantes.

Es agradable y entusiasta con su alumnado

Los buenos maestros son agradables, accesibles, entusiastas y cariñosos. Si tienes estas cualidades y estás siempre disponible para los estudiantes y los padres que te necesiten, seguramente ellos demostrarán un mayor compromiso con las materias y la escuela.

Siempre se mantiene comunicación con los padres

Esto significa que siempre debes buscar un contacto con los padres de distintas formas, ya sea a través de conferencias y notas que envías a casa. Nunca dudas en buscar a los padres cuando hay problemas con algún estudiante.

Está estable y feliz para sus alumnos

El reflejo de ti es lo que mostrarás a tus alumnos: todo lo que tú eres y cómo te encuentras en ese momento, será lo que darás en cada clase. Por ello, mantener tu estabilidad personal y familiar es muy importante para que las clases que impartes no tengan igual.

Y este último punto el más importante: contar con la seguridad de un aliado te dará la sensación de bienestar que necesitas en tu vida para estar al 100% comprometido con tus alumnos y su enseñanza.

Y qué mejor aliado para ti, maestro o maestra, que un crédito a tu medida, que recompense todo el esfuerzo que haces por cuidar de tu familia y de tus alumnos, tu segunda casa.

En Credifiel tenemos el préstamo ideal para ti, maestro de gobierno perteneciente al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Nuestro préstamo inmediato para profesores es una de las mejores opciones que hay para esa pequeña emergencia que no te deja dormir tranquilo o para ese proyecto familiar que todavía no llevas a cabo.

Tu estabilidad económica es parte de mantenerte en óptimas condiciones para dar lo mejor de ti a tus alumnos y Credifiel puede ser el aliado perfecto para salir de ese bache en el que te encuentras.

Solo necesitas:

  • Tener entre 18 y 80 años.
  • Contar con una antigüedad de 1 año en tu actual escuela.
  • Que tu institución educativa tenga convenio con Credifiel.
  • Recibir tu sueldo en una cuenta de nómina o con una tarjeta bancaria.
  • Contar con una identificación vigente.
  • Comprobante de domicilio actualizado.
  • Los últimos recibos de nómina como comprobante de ingresos.
  • Y tu último estado de cuenta.

¡No lo pienses más!

En este regreso a clases, tú sabes bien que puedes necesitar de un dinerito extra para estabilizar tu economía. En Credifiel queremos verte como un maestro completo y como un padre de familia feliz. 

Complementa tu día a día con el descargable "Plan de ahorro para la segunda mitad de año" que te ayudará a comenzar el año escolar con una actitud ganadora.

Solicita tu crédito ahora.

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario