Los 3 pasos para corregir las malas decisiones económicas del pasado

El otro día leía en un libro acerca de las finanzas personales una frase que decía más o menos así “Nunca sé es demasiado joven para pensar en su futuro financiero”. ¡Que frase tan encantadora y tan cierta! Todos nos confiamos de que el futuro es lejano y entonces, nunca tomamos precauciones al respecto.

 

¿Cuántos de nosotros tenemos amigos que desde jóvenes piensan en su jubilación? Seguramente casi nadie, siendo realistas, de joven nadie piensa en eso pues pensamos que a los 20 años tenemos la vida resuelta. El problema viene después, cuando cumples 30 o 40 y comienzas a ver que debes ocuparte de otras cosas. Quisieras regresar el tiempo.

 

En cambio, ¿Quiénes tienen amigos que en su juventud se dedican a despilfarrar el dinero y el tiempo? ¡Todos! No me dejarán mentir, todos tenemos a esos amigos y amigas que durante los primeros años de juventud, en donde la energía nunca se consume y la productividad es mayor, no lo aprovechan en cosas buenas. Lo más seguro es que muchos de nosotros también hayamos sido así.

 

Y claro, esto no tiene nada de malo, siempre es bueno y necesario divertirse. Lo malo es cuando esas decisiones incorrectas del presente afectarán en gran medida nuestro futuro, como el momento de la jubilación, por ejemplo.

 

Por experiencias muy cercanas a mi puedo decir con amplia seguridad, que la gente se arrepiente de no haber tenido conciencia financiera durante su juventud. Ni siquiera es necesario llegar a una edad mayor para hacerlo, sé de casos en los que a los 35 o 40 años ya están padeciendo los estragos de las malas decisiones financieras.

 

Muchos dicen “Si hubiera ahorrado un poco” o “Si no hubiera gastado tanto en fiestas”, entre otras muchas quejas. Y si tú, que estás leyendo esto, te sentiste identificada con los ejemplos anteriores, no te preocupes, siempre se puede encontrar una buena solución que nos ayude a enfrentar los días del pasado.

 

Veamos 3 pasos que pondrán en orden tus finanzas del presente:

 

1.- Analiza tu situación actual: Para poder poner una solución a tu situación financiera actual, es necesario primeramente hacer un análisis de qué es lo que está pasando. No sólo basta con decir “No tengo dinero” o “No me alcanza para comprar el carro de mis sueños” porque eso no te dice nada respecto a la situación.

Lo importante de hacer este análisis es que puedas tener los suficientes datos para elaborar un plan de acción que te lleve a la mejor solución. Recuerda que no únicamente se trata de mejorar tu economía presente, sino de hacerlo para tener y disfrutar de un mejor futuro.

 

2.- Define en dónde deseas estar en un tiempo específico: Seguramente este es el punto más fácil de realizar pues todos sabemos o nos imaginamos en dónde queremos estar algún día. Lo más importante es poner cosas y tiempos específicos, por ejemplo, en un año deseo estar viajando por Europa durante un mes.

Puedes poner diversas metas, lo importante es que todas sean realistas y alcanzables de acuerdo al análisis que hiciste en el punto anterior, aunque tampoco debes abusar en el número, lo mejor es que hagas una lista pequeña y conforme las vayas cumpliendo, actualices ese listado.

 

3.- Elabora un presupuesto: Una vez que realizaste los pasos anteriores, que sabes en dónde te encuentras financieramente y también en dónde deseas estar, es momento de definir el camino que debes comenzar a recorrer para lograr todas las metas que pusiste.

Para ello lo más recomendable es que trabajes en hacer un presupuesto lo más específico posible. Haz columnas en donde lleves el control de tus ingresos mensuales, de tus gastos necesarios mensuales, de los gastos extra que pueden aparecer, así como de tus ahorros. No importa si gastaste un solo peso, debes registrar cualquier movimiento que tu dinero tenga, sólo así tendrás un control total de tu dinero.

 

Recuerda que los errores del pasado no siempre se pueden corregir, sin embargo, la economía y las finanzas personales suelen dar giros radicales que benefician a nuestros bolsillos. Lo mejor es guardar los bellos y divertidos momentos del pasado y armar un buen plan de acción que nos permita resurgir en el futuro cercano.Las mejores prácticas para tener dinero disponible

 

 

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario