Formas de cumplir tus sueños

Sin importar nuestra edad, género, lugar de residencia, ni muchos otros factores de nuestra vida, algo tenemos en común todas las personas: sueños y anhelos que buscamos alcanzar algún día.

La realidad es que algunos de ellos necesitan de cantidades importantes de dinero para ser realizados.

Ya sean viajes, estudios, remodelaciones, compra de auto o casa y demás, cada quien sabe lo que quiere y cuánto cuesta adquirirlo.

Conseguir el dinero para ello es algo que debe tomarse en cuenta al momento de hacer planes para llegar a las metas que tenemos de manera personal o familiar.

Existen varias formas de hacerlo:

Ahorro

El método más sencillo, pero más tardado para juntar el dinero necesario es a través del ahorro. La fórmula es básica: gastar menos de lo que se obtiene cada mes y guardar el excedente.

De hecho, lo ideal es destinar una parte fija de los ingresos a los ahorros y no sólo quedarse con “lo que sobra”.

Ahorrar debe ser parte de una disciplina de toda la vida y no sólo cuando haya emergencias o deseos específicos.

Según Forbes es conveniente reducir gastos en lo no indispensable cuando se busca aumentar el monto ahorrado.

Algunos ejemplos incluyen usar más bicicleta, cancelar suscripciones de servicios que no se utilizan o se usan poco y vivir con otras personas para compartir gastos, ya sean amigos o familiares.

Crédito

Solicitar un préstamo es una de las formas más ágiles y sólidas para conseguir dinero. Lo ideal es saber cuánto dinero se necesita y qué tipo de crédito se ajusta mejor a lo que necesitamos para cumplir la meta que tenemos.

Muchas veces habrá un crédito diseñado de manera ideal para lo que queremos, por ejemplo los financiamientos de autos, casas y viajes.

Empeño

Suele ser una manera de adquirir dinero de manera inmediata a cambio de una garantía física, como pueden ser aparatos de valor y joyas. No es lo más recomendable y la mayoría de las veces es una opción de emergencia.

Lo mejor al empeñar algún bien personal es evaluar la posibilidad de perderlo y siempre tener presentes las condiciones, así como las fechas de pago.

Venta

A diferencia del empeño, vender algo que ya no se use es una práctica muy provechosa y es recomendable hacerlo de manera habitual cada 6 o 12 meses para recuperar espacio de la casa y ayudar a las finanzas personales.

Es bueno ser realista con respecto a aquello que ya no tiene ningún propósito.

Claro, siempre hay objetos con valor emocional que nunca echaremos fuera, pero en ocasiones guardamos otras cosas que no nos representan beneficio alguno: ésas son las que debemos vender.

Hoy en día existen muchas herramientas que facilitan esta tarea como Mercado libre, eBay o Amazon.

Incluso es posible ofrecer algunos artículos a través de las redes sociales.

Ya lo sabes: siempre evalúa tu presupuesto, necesidades y posibilidades antes de pedir préstamos, empeñar o vender algo y no dejes que la falta de dinero se interponga entre tú y tus sueños y la felicidad tuya y de tus familiares.

Solicita tu crédito ahora.

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario