Las finanzas en pareja no deben ser un motivo para acarrear problemas dentro del hogar. Si tienes esta situación, te recomendamos seguir leyendo este artículo con los mejores consejos. 

Cuando los corazones se juntan y una pareja por fin se decide a pasar su vida bajo el mismo techo, implica adquirir una serie de nuevos compromisos. No sólo se trata de pasar tiempo juntos, dormir en la misma cama y compartir el baño.  

Con la mudanza vienen nuevos gastos que una pareja compartirá pero, ¿cómo hacerlo de manera sana? Cuando dos personas viven en la misma casa hay gastos comunes: el uso de la luz, gas, agua, renta o la comida; ambos disfrutan de bienes materiales que además han adquirido en conjunto pero:

¿Cómo manejar las finanzas en el matrimonio cuando los dos trabajan? 

Se trata de un ejercicio conjunto que describiremos en el siguiente artículo. En las finanzas de pareja se pueden establecer distintos acuerdos para llevar a cabo una sana gestión de gastos en el hogar.

Los especialistas, por ejemplo, recomiendan la creación de fondos comunes, donde cada quien pone una parte de sus ingresos para el hogar que cada mes o cada cierto tiempo uno sea quien absorba los gastos o bien, establecer un régimen de bienes compartidos.

Una vez definido el eje de acción, se puede avanzar en la construcción de un hogar en el que se comparten derechos y obligaciones, y en el que las relaciones están “emparejadas”.

Definir los esquemas con los cuales organizaremos las finanzas del hogar puede ser muy sencillo, pero puede representar un problema al ir más allá del dinero. Se trata de respeto y confianza.

Cuando se entabla un diálogo los resultados pueden ser sanos, productivos y mejorar a largo plazo el tipo de relación que tienes con tu pareja, no sólo en los aspectos financieros, sino en los planes familiares, profesionales y de proyectos en conjunto. Puedes tomar en cuenta algunos de estos consejos para poder lograrlo.

La honestidad ante todo

Aunque podamos hablar de la privacidad como una parte fundamental de toda buena pareja, la honestidad también es muy importante. No está de más saber cuánto dinero gasta cada uno o saber cuánto gana cada quién. Ese dinero es esencial para una vida juntos y poder mantenerse en pie.

Cuánto gastan en el arreglo personal, en alimentos, en hobbies y estudios es información básica para saber el uno del otro. Con eso pueden definir en qué quieren gastar como pareja. Pero, en ese mismo sentido deben saber a cuánto ascienden sus ingresos.

Aquí también aplica el ejercicio de confianza pues no se oculta información y se pueden establecer las responsabilidades financieras. Por ejemplo, puede que tu pareja tenga un ingreso mayor al tuyo, entonces pueden determinar la forma en la que se distribuyen las actividades del hogar.

Quizá no aportes para el pago de algunos servicios, pero puedes ayudar en labores domésticas que van desde cocinar hasta limpiar el baños. No se trata de una cuestión de género, en la actualidad hombres y mujeres se integran a la vida laboral al mismo tiempo que contribuyen en las tareas del hogar.

En ese sentido, lo ideal es que se repartan los gastos sin que estos sean en partes iguales. Cada persona tiene distintas capacidades, gustos e intereses. Respetarlos es esencial a la hora de fijar la contribución a las finanzas de la pareja.

Por ejemplo, el novio no puede pasarsela de fiesta con sus amigos mientras la novia hace las labores domésticas y viceversa; es necesario hacer las cosas de manera conjunta y justa.

Tras concluir este ejercicio, cada persona debe obtener una cantidad similar de aportación, así como de actividades a realizar para preservar una sana convivencia.

Estén preparados para los imprevistos

Al ser dos personas adultas y responsables viviendo juntas, los compromisos económicos y los imprevistos aumentan. Se trata de una pareja en la cual el apoyo debe ser, de alguna manera, incondicional y mutuo.

Por ejemplo, piensa en el despido de tu pareja ¿qué harías cuando por esta situación todo podría derrumbarse? Para resolverlo, ambos tienen que estar preparados para afrontar las nuevas reglas del juego.

Contar con un fondo de emergencia para atender este tipo de situaciones es ideal para vivir con tranquilidad. Los imprevistos pueden llegar cuando menos se lo esperen y, si no están listos, podrían traer graves consecuencias.

El dinero que se destine a este fondo depende de las necesidades de cada uno. Los especialistas recomiendan tener un ahorro suficiente para poder cubrir cuando menos 3 a 6 meses de los gastos recurrentes de la casa.

Para conseguirlo, es esencial ponerse metas como el ahorro (que veremos más adelante), pero por lo pronto piensa que si realmente quieres estar con esa persona y hacer una vida juntos, deben apoyarse en los momentos más felices y también en los más complicados. Ese, sin lugar a dudas, puede ser el inicio de una gran historia.

Hagan planes a futuro

Puedes pensar que una pareja no es para siempre, no es como que se vayan a casar y formar una familia, pero más allá de eso, piensa en que estás a punto de compartir muchos días y noches junto a esa persona sin importar lo que les depare el futuro.

Como a las parejas les encanta pasar tiempo juntos hacer planes no es imposible y menos realizarlos. ¿Se han preguntado cuánto están destinando a esos planes? Ya sea que se trate de abrir un negocio, irse de vacaciones, salir a bailar todos los fines de semana o comprar una propiedad: todas las parejas tienen sueños.

No se trata de pensar en las cosas malas que pueden pasar; para conseguir sus metas, deben establecer objetivos que cumplan con condiciones como ser específicos, medibles, alcanzables, con un tiempo establecido y de relevancia.

El hecho de ser una pareja feliz implica que han logrado identificar los intereses de cada quien. Puede que las vacaciones de ensueño de uno sean de aventura mientras que de la otra parte sean de relajación. Busquen un destino ideal para que ambos puedan pasarla bien y sin problemas de lado.

A veces los problemas surgen por falta de comunicación y por no explorar lo que le gusta al otro, así que es ideal preguntar antes de hacer planes.

Balance: no derrochar... pero tampoco ser tacaños

Muchas parejas se ven gravemente afectadas porque él o ella resultan ser derrochadores mientras que la otra persona es más bien tacaña. Ambas condiciones llegan a los extremos y es donde surge inicialmente el problema.

¿No pueden encontrar el punto medio? En ese caso, lo ideal es volver a platicar sobre lo que el dinero representa para cada quien.

Puede que para tu pareja la finalidad sea cobrar por su trabajo para divertirse, pasarla bien y vivir el aquí y el ahora, pero también puede ser que, a ti, más bien, te interese hacer planes a futuro como formar una familia o adquirir una casa.

Ambas cosas son válidas y no eres mejor tú o la otra persona por las cosas que quieren hacer. Una sana relación de pareja y sus implicaciones financieras están determinadas por un acuerdo mutuo que los dos se han comprometido a seguir.

Bien dicen que “la unión hace la fuerza” y si median sus intereses pueden tener una relación extraordinaria. No se trata de que tú, ahorrador, le impidas a tu pareja salir y divertirse ni viceversa.

Se trata de aprender a hacer esas cosas juntos y compartir consejos para que adquieran consciencia de lo que está bien hacer y lo que no al utilizar el dinero. Nunca está de más hablar del dinero tantas veces como sea necesario.

Si dialogan es posible que puedan reajustar y reformular los planes de ahorro o la forma en la que pagan las cuentas. Cada día de la vida en pareja cambia las circunstancias del juego por lo que si tuvieran el mismo plan de ahorro durante años, simplemente el dinero no se multiplicaría.

Sí, si mporta la forma en que gastas

Suponiendo que tu pareja y tu aún no hayan tomado la decisión de vivir juntos, entonces las decisiones financieras del otro no deberían afectar a nadie. Lo cierto es que no sólo se comparten responsabilidades al vivir bajo el mismo techo.

Imagina esta situación: decides planear un viaje e invitar a tu pareja, todo marcha en orden y el viaje es perfecto hasta que descubres que se ha endeudado por intentar pasar ese tiempo contigo.

No se trata de que te sientas mal, pero antes de comprometer a la otra persona a hacer algo que podría representar una inversión fuerte, pregunta cuáles son sus posibilidades, si quiere hacerlo o no, o si prefiere que lo hagan después.

Ser sincero es la mejor forma para no sentirse mal porque uno de los dos se endeudó. Cuando no dejamos las cosas en claro, puede haber confusión y las circunstancias obligan a pensar que el amor se acabó. Entender a tu pareja consiste en desarrollar empatía al saber las posibilidades y preocupaciones del otro. 

Arreglen la situación financiera

Al adquirir compromisos de acuerdo a sus planes, tengan en cuenta que deben liquidarlos. Aunque los especialistas recomiendan no realizar compras a meses o contratar créditos, la realidad es que estos son necesarios en muchas ocasiones para lograr los objetivos que persiguen.

Para mantener una sana relación con este tipo de servicios asegúrense de que están pagando la cantidad adecuada y que conocen las fechas de corte y límite de pago de tarjetas de crédito.

Sean honestos con lo que han pagado y lo que no, y hagan presión mutua cuando noten que uno de esos compromisos financieros se ha pasado por alto. Si la deuda los come, pueden contratar un crédito que les permita liquidar la totalidad de la misma y que seguramente está ligada a varias tarjetas de crédito.

Esto les permitirá pagar una sola deuda y de forma conjunta. Además, pueden acudir a una Sofome cuyos intereses sean más bajos que los de la banca comercial.

No olviden que en la aventura de vivir en pareja, lo más importante es preservar el enamoramiento que los hizo acercarse; el amor que los unió y la confianza que los mantiene juntos sin importar los problemas que puedan presentarse.

Una pareja puede ser para siempre en la medida que uno se comprometa, se sienta respetado, amado y dé lo mismo a la otra persona.

En Credifiel, contamos con información útil sobre finanzas personales en nuestro blog. Te invitamos a consultarlo cuando creas necesario y también puedes descargar nuestros contenidos premium sin costo alguno. 

En esta ocasión te dejamos la Guía para ganar dinero extra desde tu hogar en donde encontrarás valiosos consejos para generar un ingreso extra. 

Guía para ganar dinero extra desde tu hogar

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario