Credifiel te ayuda a vivir bien sin efectos secundarios

La decisión de solicitar un crédito a alguna de las instituciones que lo pueden otorgar no es algo necesariamente fácil, aunque sí termina siendo muy satisfactorio. Ese proceso de investigación puede ser largo y tú puedes no tener el tiempo suficiente para hacerlo de manera detenida.

Por esa y más razones es que conocer instituciones a las que puedas recurrir “De emergencia” se vuelve una necesidad a lo largo de la vida, sin importar el momento.

Veamos un caso práctico:

Pedro es un empleado de una institución gubernamental de gran importancia dentro del país. Aunque la institución tiene un gran flujo de dinero mensualmente y obtiene un sueldo bastante bueno, le gusta comprar muchas cosas con su dinero y gastarlo en salidas los fines de semana con su familia.

Pedro es padre de 2 hijas, Brenda de 10 años y Lucía de 14. Su hija más grande está a punto de cumplir 15 años y tener una gran fiesta en donde pueda lucir un vestido a lado de sus chambelanes es su gran sueño. Pedro conoce desde hace varios años el deseo de su hija y aunque ha tratado de ahorrar para tener algunos ingresos extra, es complicado por el número de horas que trabaja, además por las labores fatigantes que realiza.

En alguna ocasión decidió asociarse con algunos amigos para iniciar un pequeño negocio y tener ingresos extra. El problema fue que dentro de la sociedad comenzaron a haber algunos problemas y entonces, él decidió retirarse. Por tal razón comenzó a pensar ¿Cuál podría ser la mejor opción para conseguir el dinero y cumplir el sueño de su hija?

Platicando con sus amigos, compañeros de trabajo, conocidos de la zona y familiares, no logró obtener soluciones contundentes. Ante tal situación comenzó a pensar en la posibilidad de solicitar un crédito. Él por su casi nulo historial crediticio y además por su baja capacidad de ahorro, necesitaba una opción en la cual la tasa de interés fuera muy baja ya que no podría pagar tantos intereses y mucho menos si el préstamo casi se duplicaba. Además, necesitaba buscar una opción en donde los trámites no fueran tan laboriosos y donde tampoco le pidieran muchas garantías, como en una institución bancaria.

Así fue como comenzó a descartar opciones. Pedro sabía que los bancos son un hueso difícil de roer y además “Meterte con ellos no es cualquier cosa”. En algunas otras tiendas departamentales las tasas de interés le resultaban altísimas, prácticamente impagables. Un buen día recordó que uno de sus compañeros de trabajo en alguna ocasión le platicó que él había solicitado un crédito con ayuda de la institución donde ambos trabajan.

Así fue como conoció a Credifiel y al ingresar a su página web encontró que su empresa tiene un convenio con dicha institución crediticia, lo que le daba la posibilidad de obtener un crédito vía nómina, forma con la cual los intereses se reducían bastante ya que el descuento mensual se hacía prácticamente solo y no era necesario un aval ni una garantía. Además, pudo observar que el trámite era sencillo y podías hacer uso del dinero algunas horas después de realizar la solicitud.

Así fue como gracias a un sitio web y después de mucho leer las recomendaciones y tips que Credifiel aportaba mediante su blog, Pedro comenzó a planear la próxima fiesta en compañía de su esposa y su hija Lucía. Los mejores amigos de la familia y todos los compañeros de la escuela fueron invitados a la fiesta. Lucía disfruto de un momento muy ameno y lleno de emoción en compañía de sus seres queridos y gracias al esfuerzo de su papá.La guía ideal para apoyar a tu familia sin afectar tu liquidez

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario