¿Cómo superar la cuesta de enero con poco dinero?

Llega ese momento del año en el que sientes que todo se derrumbó, no literalmente, pero lo cierto es que el inicio de año siempre representa una serie de dificultades en el sentido económico. Es cuando llega la cuesta de enero y tienes poco dinero. El primer consejo es: no te preocupes y mantén la calma.

La época previa fue demandante en varios aspectos: cerrar el año en el trabajo, comprar regalos para tu mamá, tu papá, tus hermanos, tus hijos, los amigos y un largo etcétera; además, tuviste que preparar una cena sumamente especial. Navidad y el festejo del año nuevo son tan demandantes que apenas iniciar el año, se siente un respiro. ¡Ah! Pero sólo después del día de Reyes. Si te has sentido sin rumbo o angustiado aquí puedes saber cómo planificar la época previa a la cuesta de enero o saber qué hacer si ya has agotado todos tus recursos.

Lo esencial es estar consciente de que esta época del año no es tan mala como la pintan, pues a pesar del desbalance financiero, también inicia un año que seguramente estará lleno de nuevas experiencias, aventuras y más, así que anímate. Una de las cosas más importantes es la planificación, es más, probablemente es la parte más importante. Si planificas sabrás qué es lo que puedes hacer si algo inesperado pasa. Lo primero en esta planificación es saber cuánto dinero tienes ¿Dispones del dinero suficiente para todos los regalos? ¿Si no le das regalo a alguien, realmente se va a molestar? No si es tu amigo.

Así que, con esto, debes ser consciente de cuánto puedes gastar, no excedas tu presupuesto y no gastes el dinero que no tienes. Una vez hecha tu planificación, es aconsejable hacer una lista de los gastos variables y priorizar. Por ejemplo, no importa la época del año, el pago de tus servicios siempre está ahí, recuerda que, si no lo haces a tiempo, puede haber cortes en el servicio. Probablemente esto es lo más importante a priorizar, también el pago de la renta de tu vivienda o la despensa básica, la que siempre necesitas.

Priorizando estos gastos, puedes determinar cuánto tendrás para gastar en la época que se viene. Asimismo, habrá gastos de los cuales puedes prescindir. Si no necesitas algún producto o servicio durante este mes: limítalo, esto será esencial para lograr el equilibrio en tu presupuesto. 

Un consumo responsable también es esencial para superar la cuesta de enero. ¿Te ha pasado que sientes que algún producto se termina muy rápido? Raciona su uso. Lo mismo puedes hacer con el agua, el gas o la luz y evitar alzas en la factura que pueden ser muy molestas si llegan en enero. Siempre puedes utilizar focos ahorradores o apagar los electrodomésticos que no utilizas para ahorrar energía eléctrica.

Una buena noticia de esta época es que ha llegado el aguinaldo y otras prestaciones como los vales de despensa. Utilízalos bien. Procura pagar con tus vales en los establecimientos en que puedas hacerlo y haz uso de ellos para la compra de tus productos básicos. El efectivo utilízalo exclusivamente en lugares que no aceptan pagos con vales de despensa o tarjeta.

Con esto tendrás una mejor gestión de este activo y tendrás la impresión de que rinde más. Seguramente te has dado cuenta de que haciendo un balance entre estos dos medios de pago el dinero te alcanza perfectamente.

También debes hacer tus compras con cautela. Por la fiebre que produce esta época puedes recurrir a comprar objetos que no necesitas pero que de un momento a otro crees necesarios en tu vida. Esa no es una realidad. Anímate a tener sólo lo que sabes que utilizarás y que le sacarás provecho, las demás cosas pueden esperar. Lo mismo ocurre con los productos milagro. No los adquieras pues pueden representar ante todo una pérdida sin inversión.

Es muy probable que tengas algunas tarjetas de crédito a la mano y que estas se conviertan en un gran apoyo en este momento. Lo único que debes tener presente es saber utilizarlas de manera adecuada. ¿Conoces las fechas de corte y de límite de pago de tu tarjeta? Es muy importante que conozcas esta información pues con eso, los intereses no representarán un problema. También recuerda que hay muchos comercios que te permiten realizar compras a meses sin intereses, esa es una opción más para saber cuál es el monto que puedes gastar.

Recuerda que debes verificar los precios. Esta época es famosa porque en muchos servicios y productos aumentan los precios, pero muchas veces esto se debe a abusos de proveedores. Anímate a hacer una exploración detallada de los establecimientos cercanos a tu casa. Es una realidad que el dueño de la tienda a la que siempre vas intente abusar de esta época del año.

Por eso explora nuevos lugares pues al hacer esto, también promueves la competencia entre los negocios. Cuando de comparar precios se trata, internet es una gran herramienta para elegir la mejor opción antes de realizar una compra.

Los folletos publicitarios de diferentes tiendas también son una gran opción para averiguar en dónde está lo más barato. Siempre es importante que estés informado antes de realizar cualquier compra, además en este tipo de folletos puedes encontrar cupones o promociones como el 2x1 que siempre resulta en una buena gestión de gastos. Recuerda que las finanzas familiares dependen de todos los miembros. Enseña y educa a tus hijos y familiares en estas pautas para que tengan una educación financiera responsable, la cosa no está en limitarse, más bien está en saber qué necesitamos y qué no.

Por otra parte, nunca dejes de dejarle saber a tu familia si los tiempos están difíciles, ellos deberán entenderte y con esto, podrás calmar un poco ese estrés que la época navideña genera. Si no puedes comprar algunos regalos, intenta compensarlo pasando tiempo de calidad con ellos, especialmente con tus hijos y tu esposo o esposa, para que con esto puedas compensar la falta de lo material. Siempre puedes realizar actividades en casa como ver películas hasta realizar algún tipo de manualidad que involucre la utilización de cosas que son reciclables.

Por otra parte, recuerda pedir ayuda si la necesitas. Debes estar consciente de que en caso de no pedir ayuda y haber tenido un desfalco, este se puede volver más grande. Acude a instituciones financieras para que puedas solicitar un crédito de consumo con el que puedas pagar una parte de lo que has gastado, si te excediste. Y disfruta la época, cuida tu salud y relájate, lo mejor del próximo año está por venir.

Tips para no tomar malas decisiones financieras de las que te arrepentirás en un año

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario