Cómo remodelar una casa si tienes poco dinero

 A todos en algún momento nos gusta sentirnos “Mil usos” y creemos que sabemos y podemos arreglar las cosas pero, ¿Qué hacer cuando las soluciones caseras ya no funcionan? Muchas veces nos resulta muy sencillo comprar algunos accesorios y colocarlos por nuestra propia cuenta en la llave del agua para evitar las goteras o bien, únicamente hacer algunas adecuaciones que nos evitan hacer un gasto extra por el momento, sin embargo, este tipo de arreglos no funcionan para toda la vida y un buen día, el problema regresará.

Decirlo puede sonar a cosa de risa, sin embargo, a veces cuando el problema regresa viene peor y eso no es gracioso para nadie pues es significado de invertir dinero en algo que no tenías planeado. La gotera del fregadero ya se ha convertido en un chorro de agua o  bien, la humedad en alguna de las habitaciones ya está comenzando a levantar el yeso y toda la pintura. Estas son cosas que aunque parezcan muy pequeñas, requieren atención inmediata y puede ser que tu presupuesto se desajuste a lo que ya tenías planeado. Pero también es verdad que son cosas mucho más comunes de lo que podríamos pensar.

Cuando vivimos en un lugar que tiene varios años de existencia, es normal que las reparaciones y remodelaciones comiencen a surgir de un momento a otro pero también es verdad que al vivir en un lugar así nos mantiene conscientes de que tarde o temprano se tendrá que invertir para “Darle una manita de gato” a la casa, es normal. En muchas de estas ocasiones lo mejor es atenderlas cuando el problema comienza, podría salir mucho más barato que hacerlo cuando prácticamente la única solución es cambiar toda la pieza y hacer una mayor inversión.

También es verdad que las reparaciones en los inmuebles no surgen únicamente porque estén deteriorados. El uso de las cosas igualmente acaba con ellas y si queremos seguir disfrutando de ellas será mejor cuidarlas en la medida de lo posible o bien, mantenerlas en constante mantenimiento.

Pero, ¿Cómo afrontar las remodelaciones cuando el presupuesto no alcanza?

Crédito remodela tu casa

Muchas de estas remodelaciones no son necesariamente porque las cosas ya estén viejas o porque su funcionamiento ya no es el óptimo. A veces también se pueden hacer para realizar algún ajuste porque ya no nos gusta cómo se veía anteriormente o también porque contar con niños en la casa requiere de adecuaciones especiales que también, podrían ser por simple comodidad y porque de vez en cuando todos necesitamos realizar cambios en nuestra vida.

¿Cuál es el siguiente paso? Conocer el presupuesto que necesitas para lograr que tu casa se vea mucho más bonita.

Haz una lista de las cosas que necesitas cambiar y remodelar: Ya sea que los cambios debas realizarlos porque las cosas ya no sirven bien o porque ya no te gusta cómo lucen, no importa, a todas ellas inclúyelas en esta lista y después analiza cada una. Quizá sólo sea el color lo que ya no te agrada y eso pueda solucionarse más fácil sin ocupar tanto dinero como creíste. También puede ser que algunos de estos cambios sólo necesiten moverse de lugar, por ejemplo los cuadros o las macetas, a veces esto podría ser más simple de lo que parece y tú podrás estar más tranquilo de que la inversión no será tan grande como inicialmente parecía.

¿Cuáles de las cosas podrían seguir funcionando?: Si piensas que todas las cosas que ya no funcionan en tu casa en verdad ya no funcionarían en ningún otro lugar, será mejor que de ahora en adelante lo pienses dos veces. Recuerda la sala que en algún momento sacaste y que con un nuevo tapizado podría funcionar bastante bien. Esto no significa que tú debas conservarlas si ya no te gustan, pero seguramente habrá alguien que podría darles un nuevo uso y continuar con la vida del producto. Lo que queremos decir es que le saques el máximo provecho y si ya no deseas reutilizarlas, entonces véndelas. Nunca podríamos imaginarnos el resultado de intentarlo hasta que te animes a hacerlo. Recuerda que muchas personas no tienen los recursos para adquirir cosas nuevas y prefieren invertir en productos de segunda mano.

Realiza una planeación al 100%: ¿Deseas cambiar los muebles de la cocina? ¿El cuarto de tu hijo necesita algunas adecuaciones? Lo mejor es que cuando se van a realizar este tipo de cambios y movimientos se aproveche el tiempo y el espacio para hacer cosas más grandes. Lo que queremos decirte es que no nada más hagas cosas pequeñas que quizá, después de demanden hacer un trabajo doble. Por ejemplo, si vas a cambiar el piso de alguna habitación, aprovecha y también coloca un clóset que se adecúe a las nuevas necesidades de la familia.

renueva tu hogar

Todo esto puede ser muy sencillo si desde antes comienzas a pensar a futuro y un buen día te decides a hacer todos los cambios necesarios. Además, hacer este tipo de reparaciones y remodelaciones siempre es bastante trabajoso por lo cual será mejor invertir y aprovechar una sola vez en lugar de estarlo haciendo constantemente. Una buena opción para conseguir el capital necesario es solicitando un préstamo que te permita contar con todo el dinero en una sola exhibición para poderlo destinar a todos los gastos que se requieran.

Si nunca nadie te ha hablado de esta posibilidad, ahora nosotros te la contamos. Por trabajar en una dependencia gubernamental tendrás la posibilidad de solicitar un préstamo vía nómina con el cual no tendrás el problema de los trámites tardados y mucho de la aprobación de los créditos. Una vez que hayas hecho una buena planeación y además, hayas cotizado cada uno de los gastos o adquisiciones que necesitas hacer, asegúrate de acudir con una institución que te ayude a solucionar tus necesidades de la mejor manera, por ejemplo, prestándote el dinero que necesitas.

De ahora en adelante tu familia y tú podrán vivir para disfrutar de los espacios tal y como siempre lo planearon.10 Razones para tener una salud financiera estable

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario