Cómo lograr que un crédito te ahorre dinero

No nos dejarás mentir… en la mayoría de las ocasiones las instituciones crediticias y financieras cuentan con mala reputación, así como también, los usuarios que han pedido créditos.

Muchos de ellos piensan que no podrán vivir peor experiencia que esa, porque al final, el préstamo en vez de ser una ayuda para liquidar algún imprevisto, termina siendo una deuda infinita que les quita el sueño y hasta puede romper relaciones.

Pero ¿Qué pensarías si te digo que un crédito te puede ahorrar dinero?

Quizá pienses que te estamos jugando una broma porque los intereses terminan quitándote más dinero del que pediste, y entonces, al final la cuenta se hace más grande.

Ahora imagínate un escenario en donde nunca pidieras un préstamo y se te presenta la oportunidad de hacer un viaje, o tienes una situación en donde un familiar fue hospitalizado y la cuenta es grande.

Quizá hay algunos gastos que los puedes aplazar, pero existen otros que no debes ni siquiera de pensarlo, un ejemplo de ello son las oportunidades de comprar un terreno, una casa o bien, un local para comercio, a precio de ganga.

Muchos de estos gastos a meses, te pueden generar una cantidad de intereses enormes, imagínate si toda tu vida te la pasas haciendo pagos de esa manera… Ahora hagamos la comparación con el escenario opuesto, ahí te encuentras tú pidiendo un crédito, imagina la cantidad de 500 mil pesos con una tasa de interés muy baja y además fija.

¿Mucho dinero, cierto? Quizá ese total no lo uses en una sola causa y puedas invertirlo en distintos proyectos, según sea tu necesidad. Al final, claro, tendrás que pagar un poco más, pero por mientras, ya saliste de muchos imprevistos.

Ahora, veamos algunos otros ejemplos en los que un crédito te puede ayudar a ahorrar dinero:

Forma de pago: ¿Sabías que existen instituciones crediticias que ofrecen pago vía nómina? Esta es una buena manera de reducir los intereses ya que también aumenta la garantía de cobro. Recuerda que en la mayoría de los créditos necesitas una garantía, como la domiciliación por ejemplo.

Ofertas especiales y descuentos: Imagina que además de pagar productos a precios completos, debes solventar el pago de los intereses de tu crédito… ¡Que locura! Muchos créditos pueden salvarte de esto ya que los descuentos y las promociones son únicas y duran poco tiempo, entonces, ¿Qué esperas para pedir uno?

Transferencia de saldos: Los malos hábitos crean deudas y más deudas. Pero no te preocupes, esto no es nada que no se pueda solucionar. Si necesitas pagarlas todas lo antes posible, entonces, existe la forma de transferencia de saldos y además, te ofrecen tasas más bajas.

En lugar de ir acabando con las deudas de una por una, mientras que nunca dejan de crecer, hazlas una misma y termina con ellas lo antes posible.

Ahora ya lo sabes, si crees que los créditos no te ayudan a ahorrar y por el contrario, sólo incrementan más tus deudas, ¡Estás en un error! Ese pensamiento te puede estar quitando más dinero del que crees.

Recuerda que uno de los beneficios de los préstamos es la practicidad, así que no tengas temor y mejor asesórate con expertos. Conócenos y comprueba que lo que te decimos es cierto.New Call-to-action

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario