Cómo gastar menos dinero cuando todo está cada vez más caro, es una interrogante que puede estar abrumándote pero no te preocupes más, te diremos los pasos para hacer rendir mejor tu sueldo. 

En este artículo te daremos una serie de pasos que no conocías para hacer tu gasto más eficiente. 

En esto del ahorro de dinero y finanzas del hogar saludables, todo se trata de hacer de la disciplina tu mejor aliada sin limitarte y sin dejar de hacer lo que más te gusta, para hacer de tu gasto algo que te mortifique menos.

Como gastar menos dinero

1. Registra tus gastos

Un primer paso a la hora de empezar a ahorrar y tener liquidez está en saber en qué gastas. ¿Te has preguntado a dónde se va el dinero que cobras cada quince días?  de por lo menos quince días a fin de saber en qué gastas tu salario.

Puede sonar muy extremo, pero es importante que registres desde el transporte hasta las propinas.

Un registro mensual que incluya cuánto te costó lavar el carro, comer fuera de casa, el cafecito,  los cigarros, la gasolina, el metro, las revistas, el súper y el pago de servicios como renta, luz, agua, teléfono, internet y tarjetas de crédito puede ayudarte a saber cuáles son los aspectos más caros de la vida que llevas.

Para lograrlo puedes hacer una bitácora de gastos en la que vayas registrando todas estas salidas de capital. Este documento puedes hacerlo en una hoja de cálculo en la computadora o si no te gusta tanto la tecnología, en un cuaderno en el que registrarás todos estos detalles.

Puede sonar como un rasgo obsesivo, pero con el tiempo sabrás también si los gastos que haces representan una inversión o algo inútil. Hacerlo con constancia es una de las claves para empezar.

2. Haz una evaluación de daños

Supongamos que ya hiciste el ejercicio que sugerimos arriba. ¿Cuánto gastaste en quince días o en un mes completo? que tienes una quincena de $5 mil pesos y gastaste $5 mil 500 ¿en qué gastaste esa diferencia?

Sólo tú lo sabes, pero  un ejemplo digamos que fue en cafés de un establecimiento que sirve muy buenos expressos. 

Se trata de $500 pesos que no tienes y que si los estás usando seguramente vienen de una tarjeta de crédito. Sé razonable ¿los cafés de ese establecimiento son indispensables para sobrevivir? Seguramente no.

De esta forma puedes establecer una solución a este gasto ¿acaso no puedes comprar un termo, preparar tu propio café y llevarlo contigo? Por supuesto que sí, y ese es tan sólo un primer paso para deshacerse de gastos innecesarios.  

Al hacer esta evaluación te darás cuenta que hay cientos de cosas que no necesitas para vivir como el café de tu marca favorita, los cigarros (que además de todo te hacen mal)  o las suscripciones a servicios que rara vez utilizas. ¡Pon en marcha un plan para eliminar estas salidas de tu ingreso!

3. Establece metas y reglas en el juego

Ahora que has identificado por qué gastas tanto seguramente la próxima meta es empezar a gastar menos. Para lograrlo debes preguntarte ¿cuánto menos quieres gastar? ¿Para qué y por cuánto tiempo?

Al responder estas preguntas puedes empezar a fijar reglas para este nuevo juego.

Establece metas a largo plazo para que logres tus objetivos. Por ejemplo, digamos que quieres juntar dinero para comprar un nuevo automóvil. En ese caso, deberás poner una meta que incluya pagar el enganche o el pago de contado.

Entonces, supongamos que necesitas ahorrar $500 pesos a la quincena. Puedes hacerlo siempre y cuando sepas cuánto costará lo que quieres comprar.

Si has seguido las sugerencias que hemos hecho al pie de la letra, entonces puedes empezar a ahorrar para alcanzar tu meta. Una vez que has eliminado las cosas que (realmente) no necesitas, te darás cuenta de que hay saldos a tu favor y podrás destinarlos al cumplimiento de tu objetivo.

4. Compra solo lo necesario  

Imagina que estás en el centro comercial un fin de semana en familia y de pronto aparece una de esas cosas que te encanta comprar pero que no necesitas, por ejemplo, un televisor, una colección de libros o películas o un kit de maquillaje (en gustos se rompen géneros). Todo lo que debes hacer es resistirte a la tentación.

Todos tenemos algo que nos encanta y que dispara nuestro deseo de comprar. Es importante que identifiques esas cosas que son tu debilidad cuando vas al centro comercial para poder poner en práctica el arte de “resistir la tentación”.

No se trata de que te frustres, se trata de que reconozcas que siempre tendrás tiempo para poder hacer esa compra y que no deseas hacerla por el momento. Cuando hay muchas tentaciones a tu alrededor lo mejor es resistir y estar consciente de qué es lo que necesitamos realmente.

Recuerda que la euforia de un día de compra se puede convertir en la condena de los próximos 18 meses así que es mejor pensarlo más de una vez antes de ir a la acción.

5.Debes estar consciente de lo que te mereces

También debes ser sensato contigo mismo. Hay mucha gente que piensa “trabajo muy duro y por lo tanto me merezco este gustito” y no se trata de eso. Merecer algo es sacar adelante las necesidades básicas del hogar y ver la satisfacción que esto puede producirte.

¿Acaso te mereces estar endeudado porque gastaste en una emergencia real cuando no tenías dinero? ¿O te mereces vivir de dinero prestado de otros?

Cuando te mereces algo lindo es así porque lo has planeado y porque has dejado tus pendientes resueltos: debes aprender a ser paciente y a esperar lo que deseas.

Si bien es cierto que puedes tener todo lo que deseas al mismo tiempo, las consecuencias de esto pueden ser muy negativas. Recuerda que hay gente alrededor de ti que depende de alguna u otra manera de tus decisiones financieras.

Ya sea que se trate de tus hijos o de tu matrimonio, estas personas no solo te necesitan, sino que tienen que saber que estás bien, y endeudarse puede ser todo lo contrario.

6. Planifica compras y pagos

Es muy posible que al momento de ir al supermercado compres más de lo que tenías pensado, si al carrito le cabe más y más entonces por qué no llenarlo. Pero piensa: ¿cuánto de lo que llevas no lo necesitas? Planifica tus compras o pagos.

Al apegarte a tu lista previenes cosas como tirar comida porque ya caducó o comprar cosas que estarán en el empaque por más de un año. Debes estar consciente de la medida de las cosas que tu familia utiliza y naturalmente aprender a economizar en el hogar.

No necesitas un kilo de pasta dental para lavar bien tus dientes o una botella completa de limpiador para trapear toda tu casa por lo que debes medirte en las porciones que utilizas de ciertos productos.

Asimismo, también debes planificar la compra de electrodomésticos o cosas más grandes como automóviles. ¿Necesitas esas cosas ahora o pueden esperar?

Por ejemplo, es muy común que la gente compre artículos como un extractor de jugo y jamás lo utilice, y eso también puede ser un horno eléctrico, un tostador o una wafflera.

Piénsalo dos veces antes de comprar este tipo de artefactos y no caigas en la publicidad por más atractiva que esta sea. No olvides planificar el pago de los servicios de tu casa como la renta, gas, luz y agua y distribuirlos a lo largo del mes. Eso puede hacer más eficiente la forma en la que gastas a lo largo de una semana.

7. Aprovecha descuentos

Cuando se trata de darle vuelo al ocio y a nuestro tiempo libre es fundamental tomar en cuenta lo que podemos gastar en esto. Pero hay cientos de lugares que ofrecen programas de descuentos: para viajar, ir a un restaurante, al teatro, al cine, o hasta un spa.

Comprar uno de estos servicios de forma impulsiva puede ser un gasto fuerte a diferencia de cuando se planea y se reserva con tiempo. Además, existen muchas plataformas y apps mediante las cuales se pueden encontrar ofertas interesantes y a precios con los que podemos ahorrar mucho.

Puedes buscar lo que te gusta y descargar un cupón de descuento. Además, las dependencias de gobierno tienen convenios con varios establecimientos para poder ofrecer descuentos a los empleados para favorecer a la economía familiar.

La otra opción y no menos importante es realizar compras en los momentos en que los grandes almacenes rebajan a veces hasta el 50% sus mercancías.

8. Conoce el "Hazlo tú mismo"

Hay cientos de cosas que se pueden hacer con la metodología conocida como “hágalo usted mismo”. Por ejemplo, supongamos que en alguna de esas emergencias que se suscitan en el hogar una de las llaves de agua del lavabo tiene una fuga porque se rompió.

Si eso pasa lo primero que se nos viene a la mente es llamar a un plomero, que lo arregle y pagarle mano de obra y materiales. ¿Por qué no ahorrarnos este paso y ese dinero?

En la actualidad internet ofrece cientos de herramientas para que desde casa podamos ver cómo arreglar distintos problemas como fugas, hacer tareas de limpieza, etcétera.

Claro que habrá actividades que supongan contar con alguien especializado para su realización por el grado de complejidad. Pero antes de contactar a alguien, intenta hacerlo tú mismo, te sorprenderá todo lo que puedes hacer.

Recuerda que siempre puedes gastar menos y considerar alternativas de financiamiento para proyectos que tengas en mente.

Por ejemplo, si desearas empezar un negocio puedes ahorrar y complementar esas acciones con una solicitud de un crédito. El objetivo es que tengas una marcha continua hacia el éxito.

Guía para conseguir un aumento de sueldo

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario