Si te has preguntado qué es un fondo de emergencia y cómo puede representar un gran alivio en momentos financieros claves para ti, aquí te diremos cómo crear uno de forma efectiva.

Existen una gran variedad de sucesos económicos que podrían desestabilizar nuestra economía, por ejemplo, enfermedades o accidentes en lo que tenemos que invertir de forma inmediata una cantidad de dinero que, quizá, no teníamos destinada para eso.

Por ello es importante considerar contar con un fondo de emergencia para los gastos imprevistos en los momentos menos oportunos.

¿Por qué crear un fondo de emergencia?

art-02-Por-que-crear-un-fondo-de-emergencia

Ya lo dice la frase “cuando te toca, ni que te quites” y uno nunca sabe cuando pueden surgir imprevistos financieros que pongan en jaque nuestra economía que, si no contamos con un fondo de ahorro podemos colapsar.

Si destinas una parte de tus ingresos a la creación de un fondo de emergencia podrás usar ese dinero sin preocupaciones, pues para eso estaba destinado.

Y podrás ahorrarte acciones como pedir prestado a familiares o tener que empeñar cosas de valor.

Consejos para crear un fondo de emergencia

Como ya sabemos que no podemos evitar que los momentos difíciles lleguen en algún punto de vida, lo mejor es estar preparados económicamente para cuando estos lleguen y aquí te diremos cómo lograrlo.

1. Destina el 10% de tus ingresos

art-03-Destina-el-10-porciento-de-tus-ingresos

Lo ideal es que siempre que pensemos en el ahorro lo calculemos con un 20% de nuestros ingresos salariales. Si pensamos de esta manera un 10% podríamos destinarlo a ahorros para nuestros gustos personales y el otro 10% al fondo de emergencia.

Esto también aplica cuando te llegan bonos, aguinaldos o algún ingreso extra. Ese 10% podría ahorrarte miles de pesos en el momento menos pensado.

2. Establece cuánto quieres ahorrar

art-04-Establece-cuanto-quieres-ahorrar

Como todo, una de las principales recomendaciones es que fijes un monto de ahorro, o lo hagas por metas mensuales.

Lo más viable es que este fondo de emergencia sea entre tres y seis meses de tu sueldo actual, esto te permitirá cumplir con cualquier emergencia, si no a su totalidad, si en un gran porcentaje.

Por ejemplo, si te llegaras a quedar sin trabajo, puedes sobrevivir durante los próximos seis meses en lo que encuentras uno nuevo pues cuentas con seis meses de tu sueldo ahorrado en un fondo de emergencia.

3. Fíjate metas y cantidades específicas

art-05-Fijate-metas-y-cantidades-especificas

Si bien te mencionamos que lo ideal es que puedas destinar el 10% de tu sueldo al fondo de emergencia, existe otra opción que también puede ser muy factible para ti y es el ahorro bajo metas.

Por ejemplo: en los primeros tres meses lograrás ahorrar 7 mil pesos.

4. Haz crecer tu ahorro

art-06-Haz-crecer-tu-ahorro

Existen programas de ahorro, principalmente en las aseguradoras y bancos, con los que puedes hacer crecer tu inversión, ¿cómo?

Imaginemos que ahorras de forma mensual 2 mil pesos, tu aseguradora puede aumentar tu ahorro por la misma cantidad a corto, mediana o largo plazo, además cubriría riesgos como robo o extravío en caso de que tengas este ahorro en una cuenta.

5. Considera la seguridad

art-07-Considera-la-seguridad

Al tratarse de dinero y con un fin muy especial, no se recomienda que lo tengas en una alcancía en algún lugar “seguro” de tu hogar, sino como te mencionábamos en el punto anterior en un sitio en el que puedas cerciorarte que en caso de robo o extravío ese fondo quedará intacto.

Lo ideal es crear una cuenta bancaria en la que deposites tu dinero y que garantice la preservación de tu capital. Tampoco se recomienda que este fondo lo tengas en cuentas compartidas, sino que sea una individual, para que seas tú la única persona que pueda disponer de ese dinero en caso de ser necesario.

6. Si lo vas a usar, repónlo lo más pronto posible

art-08-Si-lo-vas-a-usar-reponlo-lo-mas-pronto-posible

Es un hecho que en algún punto tendrás que usar ese dinero, ya que para eso estás ahorrando. Sin embargo, se recomienda que al hacerlo, inmediatamente después empieces a juntar de nuevo.

Ahora, si por alguna razón, usas ese dinero para otro tipo de destino, también es muy válido, pues a final de cuentas es tuyo, pero la premisa es la misma, tendrás que reponerlo lo más pronto posible, pues si dejas el fondo vacío por algún gusto personal, al momento de una emergencia, te verás envuelto en una crisis económica.

Plan B: Crédito personal

art-09-Credito-personal

Si bien contar con un fondo de emergencia es uno de los mejores hábitos que podemos adoptar, en ocasiones, no nos es posible por alguna razón. Por ello, siempre debemos considerar un Plan B, en este caso un crédito personal.

Un crédito personal, al igual que un fondo de emergencia, te permitirá salir de un apuro inmediato y devolver el dinero con la misma factibilidad con la que ahorras, pues una parte de tu nómina la destinarás a la devolución.

Pregunta por los créditos personales que en Credifiel tenemos para ti, para que cuando lo necesites tengas a la mano una opción más para emergencias.

El paso a paso para educar tu cartera

Los mejores tips en tu mail