¿Cómo enseñar a ahorrar a tus hijos desde pequeños?

Tags: ahorro, dinero

 La cultura del ahorro es una de las más importantes en la actualidad, pues con los últimos cambios en cuestión financiera esta acción será de gran ayuda para el futuro.

Hace algunos ayeres el dinero rendía en el hogar, prueba de ello son las numerosas familias con más de 10 hijos en las que la comida y sustentos básicos nunca faltaban, pero los tiempos cambian.

En la era millennial la situación económica se ha vuelto más complicada y el panorama para las generaciones siguientes no es nada favorecedor; por ejemplo, hasta hace unos años sabías que si trabajabas determinado número de años, te jubilabas y tu empresa te seguía pagando por los años de servicio, pero actualmente eso ya no existe.

Las nuevas generaciones ya no alcanzarán el beneficio de la jubilación con un monto mensual por los años trabajados, por lo que depende de los ahorros o los afores para tener una vejez digna después de una larga vida laboral.

Para una cultura del ahorro efectiva es importante que inicie desde una edad temprana, por lo que si eres padre o madre de familia debes considerar esta opción dentro del desarrollo de tus pequeños.

Si educas a tus hijos en el cuidado del dinero desde la niñez, su economía durante su vida adulta estará mucho mejor encaminada, por lo que aquí te daremos unos tips para que enseñes la cultura del ahorro de una forma divertida y efectiva.

La edad indicada

Lo primero que debes tomar en cuenta es que existe una edad ideal para empezar a fomentar en los niños la cultura del ahorro, pues no es lo mismo que intentes instruir a un niño de 4 años que a uno de 10.

Lo ideal es inculcar el hábito del ahorro en cuanto el niño toma conciencia de la existencia y uso del dinero. Aunque cada núcleo familiar es distinto, se estima la edad de 6 años para empezar con estas enseñanzas.

La mesada o el domingo

Aunque para algunas familias el pago de los domingos o las mesadas lo vean como un capricho de los infantes, la realidad es que un pago mensual o semanal los ayuda a organizar su economía al igual que lo hacen los adultos con el sueldo.

La cantidad que decidas dar a tus hijos no es lo importante, sino que le expliques que si lo que tú le das lo ahorran, tendrán la oportunidad de comprarse algo que realmente les guste o mostrarles una oportunidad de negocio que se ajuste a su edad.

Por ejemplo, si le das 20 pesos cada domingo, en cinco domingos ya tendrá 100 pesos y puedes sugerirle que con ese dinero compre algunos dulces que puede vender entre sus compañeros de clase y así generar ganancias.

De esta manera no solo les enseñarás el hábito de ahorrar, sino las ventajas de duplicación que puede tener una buena inversión del ahorro.

El dinero no dura para siempre

Es importante que desde pequeños, tus hijos entiendan que el dinero es limitado y que si eligen invertir sus ahorros en dulces están renunciando a emplearlo para otra cosa como juguetes.

Con este simple comparativo, tus hijos aprenderán a tomar conciencia de que el dinero no dura para siempre y los enseñarás a distinguir en qué quieren gastarlo.

El dinero no cae del cielo

Muchas veces subestimamos la capacidad de entendimiento de los pequeños y la realidad es que los niños tienen una habilidad para comprender las cosas mejor de la que nos imaginamos, por ello explicarles de dónde sale el dinero y lo que cuesta obtenerlo no será tan complejo.

Es importante que los infantes conozcan que el domingo o la mesada que sus padres le dan, la comida y ropa que visten o los juguetes que tienen provienen del esfuerzo diario de sus padres en su trabajo.

La intención es que los niños entiendan que el dinero no cae del cielo, sino que cuesta ganarlo y por lo tanto la decisión de en qué gastarlo debe pensarse muy bien, pues de lo contrario no sabrán administrar en un futuro sus finanzas personales.

El cochinito

Aunque suene trillado tener un cochinito o una alcancía ayuda a los pequeños a tomar conciencia de que si guardas los pesos que te sobran diariamente cuando llegue el fin de semana tendrás mucho más de las moneditas que metiste un día.

Las alcancías resultan muy atractivas para los niños, sobre todo cuando llega el momento de romperlas y ver lo que lograron juntar.

También ayuda a que los niños se administren con base a objetivos, por ejemplo: si ahorro 10 pesos diarios durante dos meses podré comprarme un juguete nuevo.

No dudes que un día te llevarás una gran sorpresa cuando tu hijo te pida cooperar con algo de la casa con sus ahorros y cuando eso suceda permite que lo haga, pues de esta manera entenderá la utilidad del dinero en los gastos diarios del hogar.

Predica con el ejemplo

No es un secreto que los niños aprenden por imitación, es decir, copian las conductas de sus seres cercanos y sus padres o hermanos son su principal referente.

Debes tener presente que aunque expliques cada uno de los detalles anteriores si tú no tienes una cultura del ahorro, tu hijo se dará cuenta y pensará que entonces no es importante, por ello es importante que prediques con el ejemplo.

Será mucho más sencillo que tus pequeños aprendan a ahorrar si ven en sus padres los beneficios que esta dinámica genera en sus padres.

Si tú tienes un buen manejo de tus finanzas, tus hijos aprenderán por imitación y su futuro económico tendrá un mejor camino si aprenden la importancia de cuidar el dinero desde la niñez.

New call-to-action

 

Los mejores tips en tu mail