Aprende a gastar menos, desarrolla tu cultura financiera

Es muy común que el dinero que generamos no nos es suficiente, acabamos el mes arañando las paredes porque nos hemos quedado sin efectivo y tenemos que pagar la cuenta de luz, o simplemente no tenemos el recurso suficiente para salir al cine o a cenar a un restaurante con nuestra familia. 

Esto no debería de suceder, sin embargo, ocurre y seguirá ocurriendo si no le ponemos una solución y cambiamos nuestros hábitos financieros. Muchas veces a lo largo del mes compramos cosas que probablemente no necesitábamos o gastamos en una salida más de lo que debíamos. Tenemos que hacer un plan de gasto que esté sujeto a los ingresos que generamos mes con mes. Gastar dinero que no tenemos es la forma más fácil de endeudarnos y la deuda nos lleva a tener todavía menos dinero del que deberíamos, empeorando la situación.

El problema principal es que en México no contamos con una cultura financiera adecuada. No tenemos una cultura previsora que nos haga entrar en razón y nos salgamos de nuestro presupuesto sin discriminación, eso en el idílico caso de tener un presupuesto. Vemos dinero en nuestra cuenta y sentimos una necesidad extraña de gastarlo. Como si esos números en la pantalla nos hablarán y nos dijeran, “hey gástame en pequeñas cosas que no necesitas y al final de mes pregúntate a ti mismo que fue en lo que me gastaste”.

Hay que tener cuidado con nuestras finanzas, así como tenemos cuidado con las cosas que nos importan, después de todo, si nuestras finanzas están sanas, todos dentro de nuestra familia se verán beneficiados, las carencias no serían tan grandes y tendríamos la oportunidad de disfrutar la vida más tranquilos, sin las preocupaciones de la escasez monetaria. Claro esto se puede solucionar, pero requiere un esfuerzo y mucha disciplina, existen medidas que se pueden tomar para contrarrestar nuestros hábitos y prácticas financieras irresponsables.

En realidad no es tan difícil como podría parecer, por supuesto que las tentaciones no se van a ir, seguirán ahí observándote desde los aparadores de los supermercados, pero si cambiamos nuestros hábitos y la forma en que tratamos nuestras finanzas esto mejorará. Dejaremos de realizar compras o gastos que no tienen razón de ser, pensar en la familia y tratar de que estén todos mejor puede ser un gran motivador para cambiar. Imagínate que todo el dinero que gastas en cosas que no necesitas lo ahorras y de pronto tienes la oportunidad de irte de vacaciones con tu familia, eso suena mucho más tentador ¿no?.

En este artículo conocerás algunos tips que te pueden ser muy útiles para gastar menos y crear una mejor cultura financiera, son algunas recomendaciones sencillas que harán que tus ingresos sean más que suficientes para tus necesidades. Todo está en reconocer tus prioridades, cuáles son tus necesidades y las de tu familia, adaptarte a ellas a como de lugar para ver como esos momentos de desesperación a final de mes desaparecerán. Tu familia y tú tendrán una vida más tranquila y podrán darse los gustos que quieren, porque para eso trabajamos también, para poder divertirnos y disfrutar, brindar gusto a nuestra familia y a nosotros.

Los tips para gastar menos son:

1- Conoce tus prioridades Estos son los gastos que mes con mes no puedes dejar pasar, como por ejemplo; la renta, el pago de los servicios de luz, agua, internet, gas, despensa y la escuela de los hijos, entre otros. Todos estos se tienen que pagar porque son los que hacen que el hogar y la vida funcionen. Probablemente ahí es en donde se está yendo la mayoría de tus ingresos, pero es normal, son cosas que se tienen que pagar y no se les puede sacar la vuelta. Entrarías en serios problemas si alguno de estos no se solventa.

Tener en cuenta estos gastos mes con mes y contabilizarlos formalmente te ayudará a tener una idea más clara del dinero con el que cuentas ya cuando estas prioridades se pagan. Tener un panorama claro de los números es esencial para tener una cultura financiera óptima.

2- Realizar un presupuesto mensual te puede ayudar a alcanzar a tener ese panorama claro antes mencionado. Si pones el dinero total que generas y desglosas los gastos prioritarios, te quedarás con el dinero real del que dispones, claro, este estará sujeto directamente a qué tanto sea lo que ganes, entre más ganes tienes más espacio para maniobrar. Pero pues con la devaluación constante del peso y los incrementos en los precios de los productos es probable que incluso si tus ingresos sean altos, pueda llegar a haber problemas con tu poder adquisitivo.

Con el presupuesto puedes tener bien claro cuáles son tus gastos, dejando atrás la temida pregunta ¿En qué se fue el dinero?, la planeación es la mejor forma de organizar tus finanzas, aquí los gastos espontáneos no son lo ideal.

3- Divide tus gastos en prioritarios, de comodidad y de vanidad, de esta manera podrás determinar cuáles son las necesidades primordiales y las que no son tan necesarias, pero brindan satisfacción. Los gastos prioritarios son los que ya se explicaron en el primer punto, definirlos y tenerlos bien identificados ayudará a que no se te olvide pagarlos. De ahí vienen los de comodidad por ejemplo transportarte en taxis, salir a comer o pedir servicio a domicilio, estos son gastos que facilitan la vida, pero tienen un costo extra que se puede salir de tus manos si no tienes cuidado.

Por ultimo tenemos los de vanidad, estos son los del preciado entretenimiento, son las cosas que disfrutas hacer, por ejemplo llevar a tu familia al cine, la verdad es que estos gastos son importantes, la diversión y el esparcimiento son saludables, pero pueden resultar muy costos. La solución a esto es presupuestar cierto número de salidas al mes, después de todo también trabajas para poder divertirte con tu familia.

4- Ahorra una x cantidad al mes, la cultura del ahorro es algo difícil de adoptar, pero si te propones guardar una cantidad al mes que tu presupuesto te permita, después de un tiempo verás los frutos de tu disciplina, incluso podrías darte un lujo y llevar de paseo a tu familia, seguro lo disfrutarán, la satisfacción está en las sonrisas. Como ya lo viste gastar menos y desarrollar tu cultura financiera requiere trabajo y un cambio de hábitos, pero con paciencia y disciplina verás que tus ingresos rendirán para todas tus necesidades, también para divertirte con tu familia y por supuesto si ahorras tendrás un capital extra después de un tiempo.

Guía breve sobre cultura financiera

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario