Ahorrar algo más que dinero, también es importante

Las cuentas, los gastos, las deudas y el fin de año que rápidamente se acerca y con él todas las festividades más importantes para pasarla en familia. ¿Qué harás con todos los gastos que se aproximan? Muchas veces pensamos que ahorrar dinero es prácticamente imposible.

Pensar en el hecho de echar una moneda al cochinito todos los días es imposible: El transporte, la comida, el domingo de los hijos, entre otros gastos son a los que te enfrentas todos los días y por ello la idea de ahorrar así como entra sale de tu cabeza.

Si tú eres una de estas personas, a continuación te vamos a sugerir algunas ideas con las cuales puedes ahorrar algo más que dinero. Recuerda que el ahorro no sólo se ve definido por la cantidad que puedas separar a la semana sino también se ve en el resultado de los gastos que puedas reducir o bien, que puedas aplazar más.

Ahorro de energía: Quizá pueda parecer que ahorrar energía eléctrica es únicamente una de esas campañas que se realizan en pro del ambiente y aunque también tiene beneficios sobre el planeta, seguro nos interesa más ver aquellos beneficios que se ven reflejados en nuestros bolsillos. No es una novedad hablar acerca de los aparatos electrodomésticos que consumen energía mientras estén conectados aunque no los uses directamente. Además, cuando recibimos a otras personas en la casa que no conocen las reglas, podría ser que algunos aparatos como la televisión, el radio, la plancha e incluso, el tostador, comiencen a tener más uso.

Es importante recordar que hay algunos aparatos eléctricos que consumen más energía que otros, ya sea porque su uso así lo requiere o porque dentro de su anatomía cuentan con piezas que involucran mayor consumo. Sería importante investigar cuales son este tipo de aparatos que podrían reducir el pago de energía eléctrica.

Bañarse con agua fría de vez en cuando: ¿Sabías que esta práctica es buena para tu salud? Lo recomiendan para mantener el bienestar del cabello y también de la piel pero bueno, si lo vemos con fines financieros, también tu economía se verá directamente beneficiada de más de una forma. Es verdad que bañarte con agua fría significa que no utilizarás gas pero también significa que cuidarás de tu salud y que es probable que no tengas que ir al doctor por algún problema y comprar medicamentos para aliviar algo que probablemente sólo sea una cuestión de hábitos.

Claro, si es invierno a las 4 de la mañana y estás por ir a cubrir un turno en la Clínica o en el Hospital, es lógico que lo único que deseas es bañarte con agua calientita. Sin embargo si los fines de semana tienes la oportunidad de estar en casa, podrías aprovechar y tomar un baño con agua a temperatura ambiente, verás que el consumo de gas va a disminuir y también tu salud y tu energía van a mejorar considerablemente.

Utilizar recipientes con tapa al momento de cocinar: Yo no lo creía hasta que durante un mes completo me decidí a utilizar tapa cada vez que ponía algo a la estufa y entonces descubrí que el mismo tanque de gas que había utilizado siempre, esta vez duró más tiempo que en otras ocasiones. También llevé a la práctica el hecho de bañarme algunas veces con agua fría o sólo calentar un poco el agua, si lo piensas detenidamente, tampoco es necesario bañarse con agua hirviendo.

Pero regresando al tema de cocinar en recipientes con tapa, es real que el calor se guarda y es probable utilizar menos gas ya que el agua hierve más rápido o el tiempo de cocción se reduce. Recuerda que los beneficios de hacer ciertas prácticas no siempre resultan inmediatos y tampoco son siempre 100% visibles, sin embargo, si eres constante en ellos podrás visualizarlos en otras cosas como por ejemplo, en tu cartera.

Prepara comida en casa y evita los puestos callejeros: Aunque comer en la calle sea delicioso y además, afuera del hospital siempre haya una gran cantidad de puestos con variedad en el menú, es preferible que prepares suficiente comida en casa y la lleves contigo durante tu turno. Para muchas personas cargar comida se vuelve un martirio, sin embargo, siempre es más saludable y barato hacer de comer en casa que aventurarte a conocer lugares que podrían enfermarte o bien, que podrían ser muy caros.

Tal vez de vez en cuando lo puedas hacer, pero si haces cuentas de todo el dinero que inviertes en comer en la calle todos los días, seguramente tus números se podrían quedar en rojo por esta razón. Es mejor que no te arriesgues también a enfermar a tu cuerpo y que con ello, tus finanzas se vean desfavorecidas.

¿Ya pusiste en práctica estas opciones y aún sigues gastando mucho dinero por lo que tu sueldo no te alcanza? Entonces es momento de que solicites un crédito para aliviar tus finanzas. A través de la institución de salud en donde trabajas puedes solicitar un préstamo financiero que te ayudará a solventar los gastos más importantes de tu cartera.

En Credifiel otorgamos créditos para trabajadores de gobierno, de esta forma ayudamos a quienes muchas veces no puedes tener acceso a herramientas financieras dentro de las instituciones bancarias. Haz realidad tus sueños, en Credifiel trabajamos contigo.

10 Cosas que no pueden faltar en casa cuando tienes visitas por períodos extensos

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario