Si tus deudas han tomado gran parte de tus finanzas personales y no sabes cómo salir de ellas, has llegado al lugar correcto para encontrar soluciones.

La primera regla es dejar la desesperación atrás; la segunda es poner inmediatamente manos a la obra.

Te presentamos cinco formas o consejos para que comiences a pagar tus deudas y te desahogues lo más pronto posible de esa preocupación.

Pero antes, la tercera regla: sigue exactamente las instrucciones.

1. Crea un presupuesto y ajústate al mismo

art-02-Crea-un-presupuesto-y-ajustate-al-mismo

La creación de un presupuesto es una de las formas que más se utilizan para salir de deudas cualquiera que sea el monto de las mismas.

Un presupuesto no se trata solamente de estipular en qué y cómo vas a gastar tu sueldo mes a mes.

También incluye un análisis concienzudo de tu ingreso mensual neto, para que puedes estipular en qué, cómo y cuánto vas a gastar.

No olvides incluir las fechas en las que recibes el sueldo (quincenal, mensual) y si existe algún otro ingreso con el que puedas contar (renta, pensión).

Una vez que tengas esto claro, escribe en otro apartado los gastos mensuales (servicios de casa, hipoteca, colegiaturas) que debes afrontar.

Y por último, añade un listado con todas las deudas a las que te enfrentas.

Te recomendamos que las enlistes de la menor a la mayor, incluyendo a qué fuente pertenecen (tarjeta de crédito, préstamo personal).

Ahora es tiempo de que sumes la totalidad de tus ingresos y a esa cantidad, le restes tus gastos mensuales y las deudas.

De esta manera, sabrás con cuánto cuentas al final del mes para comenzar a cubrir tus deudas y no solo tus gastos mensuales.

2. Consolida tus deudas

Si las deudas que acumulaste fueron a través de varias tarjetas de crédito, lo mejor que puedes hacer es consolidar tus deudas en un solo plástico.

La razón es que, si continúas haciendo pagos mínimos, jamás saldrás del problema, ya que esto se va al pago de intereses y no la deuda real.

Cuando consolidas tu deuda en una sola institución, te es más fácil controlar los pagos y que estos ocurran en tiempo y forma, en vez de estar al pendiente de diferentes estados de cuenta y fechas de corte y pago.

También te ahorras el pago de varias comisiones anuales.

Otra ventaja es que la tasa de interés suele ser más baja una vez que las reúnes en un solo plástico y la cuota de pago se reduce, aunque el plazo para liquidarla sea mayor.

Infórmate con tu banco si eres o no candidato para consolidar deudas y cuáles son los requisitos para llevarlo a cabo.

3. Paga las deudas de la mayor a la menor

art-04-Paga-las-deudas-de-la-mayor-a-la-menor

Se trata de que priorices cuáles son las deudas más importantes y de las que te urge salir sí o sí lo más pronto posible.

Es común que se opte por empezar con la deuda menor, pero esto solo te da una falsa sensación de estar haciendo algo para salir del bache.

La acción más efectiva en este caso es atacar a la deuda que te está generando más intereses y seguir ese orden, hasta llegar a la menor de ellas.

Es clave que elimines lo antes posible las deudas que tienen intereses altos, ya que entre más tardes en hacerlo, más aumentan.

Siguiendo esta norma, elige las tres deudas principales y piensa en un tiempo determinado para liquidarlas.

4. Establece un plazo para pagar

art-05-Establece-un-plazo-para-pagar

Es preciso que no pienses en que tienes toda la vida para pagar tus deudas: es más, no quieres pasar el resto de tu existencia enfocado solo en eso.

Aquí es donde entra el seguimiento preciso y disciplinado de tu presupuesto.

Vuelve a echar un vistazo al monto total de tus deudas, ingreso mensual y gastos mensuales; de acuerdo a eso, establece un tiempo, con fecha determinada, para terminar de pagar.

Piensa el tiempo en número de meses. Dependiendo del tamaño de tu deuda, aumenta los meses para pagarla.

Una manera sencilla es irte de 6, 12, 18, 24, 30 hasta 48 meses.

5. Solicita un crédito personal

art-06-Solicita-un-credito-personal

Seguramente este consejo te suena totalmente contraproducente.

¿Cómo que solicitar un crédito personal? ¡Si lo que se trata es salir de deudas, no aumentarlas!

Sin embargo, bien utilizado, el crédito personal a través de una institución financiera, es una vía efectiva para reducir o liquidar las deudas que tengas con alguna institución bancaria convencional.

Te liberas de las condiciones rígidas y convencionales que tienen los bancos.

Si eres trabajador en alguna institución del sector público, en Credifiel contamos con créditos diseñados especialmente para ti.

Estamos catalogados como la mejor empresa en México de préstamos personales vía nómina o domiciliación y miles de clientes satisfechos nos respaldan.

Por qué solicitar un crédito en Credifiel

null

Contamos con créditos que van desde los 2 mil pesos hasta los 250 mil pesos, dependiendo de la dependencia pública en la que labores.

Los trámites para llevar a cabo tu solicitud de crédito son completamente gratuitos y tenemos asesores preparados para solucionar todas tus dudas.

Los plazos para liquidar los créditos con nosotros van desde 1 a 4 años para créditos vía nómina, dependiendo la dependencia en la que trabajes.

Si el crédito es solicitado vía domiciliación, el tiempo es de 1 año mínimo y máximo 2 años.

El tiempo de respuesta para saber si tu solicitud fue aprobada es de máximo 48 horas, para tu mayor comodidad.

Qué necesito para acceder al crédito

art-08-Que-necesito-para-acceder-al-credito

Los requisitos y documentos que necesitas para acceder a un crédito personal con Credifiel pueden variar un poco dependiendo la dependencia gubernamental en la que trabajes.

Sin embargo, los que se consideran como principales son:

Requisitos:

  • Edad para crédito de nómina: 18 a 60 años y 11 meses al término del contrato.
  • Edad para crédito vía domiciliación: 18 a 70 años 11 meses al término del contrato.
  • Antigüedad laboral: mínimo 1 año.
  • Tipo de persona que accede a los créditos: personas físicas que trabajen en dependencias de sector público que tienen convenio con nosotros.
  • Solicitud de crédito llenada.

Documentos:

  • Identificación oficial vigente: credencial INE, pasaporte, cédula profesional (láser).
  • Comprobante de domicilio actual con vigencia de dos a tres meses: recibo de agua, luz, gas o teléfono.
  • Comprobante de ingresos: 2 últimos recibos de nómina.
  • Estado de cuenta bancario.

Vuelve a poner en forma tus finanzas personales: permítenos apoyarte para pagar tus deudas y recuperar la tranquilidad.

Goza de los beneficios que ser un empleado en gobierno te ofrece y solicita tu crédito con nosotros: no esperes más y cambia tu vida.

New Call-to-action

 

Los mejores tips en tu mail