Apoyo financiero a trabajadores del SNTE

Pedir un préstamo no es simple, pero tampoco es sencillo ser profesor y educar a las futuras generaciones de nuestro país.

Un maestro no sólo necesita capacitación continua con la finalidad de mejorar su nivel de enseñanza, sino que también, necesita que sean garantizados sus derechos laborales e ir teniendo mejores condiciones de vida.

Atrás han quedado los tiempos en los que los profesores eran considerados una suerte de sensei o incluso un “jedi” como en la Guerra de las Galaxias.

La realidad es que maestros y maestras son humanos demasiado humanos plagados de emociones, sentimientos, necesidades y formas en las que desean mejorar su trabajo.

Desmitificar a los profesores es idealmente, el primer paso que podemos dar hacia la consolidación de sus derechos. La idea recurrente de que un maestro es más como un mártir porque tiene una gran carga de trabajo debe quedarse atrás, el buen profesor se dedica a hacer todo lo mejor por seguir transmitiendo el conocimiento.

¿Cómo puede un profesor mejorar su calidad de vida? Existen muchas formas con las cuales, un maestro puede proyectar la seguridad del conocimiento y la paz de unas sanas finanzas en el aula. Los docentes tienen también anhelos y sueños que desean cumplir y que no necesariamente están dentro del aula.

Si eres profesor ¿te has preguntado todas las oportunidades que podrías estar perdiendo por no solicitar apoyo financiero como un crédito o un préstamo? Seguramente has hecho mucha investigación al respecto con la finalidad de conocer los beneficios de un crédito y todo lo que puedes hacer.

Ya conoces las mejores prácticas para tener unas finanzas más sanas, ya sabes cómo gestionar un gasto y cómo hacer que tu dinero rinda mucho más pero simplemente, aún no te decides completamente a solicitar un financiamiento de esta naturaleza. Una gran forma de elegir tomar un crédito o no, es evaluar las oportunidades que representa.

¿Qué te parece si analizamos las oportunidades personales, familiares y profesionales de las que te estarías perdiendo al no solicitar un crédito? Recuerda que siempre puedes mejorar tus oportunidades mientras cuentes con la liquidez suficiente para hacerlo. Debes asumir tu papel como generador del cambio y, por si fuera poco, hacer posible esa evolución.

Si la vida es eso que pasa mientras tú no te atreves a tomar decisiones entonces, tu destino será incierto.

Vivirás atado a una vida en la cual trabajas para pagar en vez de disfrutar del salario que recibes por tu trabajo. Sólo tú conoces tus sueños y tus planes, pero tienes que saber, y tener presente que en Credifiel podemos ayudarte a cumplirlos.

Aquí algunos motivos por los cuales podrías contratar un crédito de Credifiel, la institución líder en otorgamiento de financiamiento a trabajadores del sector educativo, de la salud y energético de nuestro país: 

¿Hace cuánto que no ha aumentado tu sueldo?

En muchas ocasiones, dejamos de hacer lo que queremos por falta de presupuesto. Ya sea que quieras hacer remodelaciones a tu casa o planear un cambio de muebles, a veces tu salario no te permite poner en marcha todas esas acciones.

Puedes hacer distintas cosas como buscar formas de aumentar tus ingresos o pedir un aumento de sueldo.

La realidad es que tampoco se trata de que empieces a malpasarte porque además de tus clases tienes que empezar un negocio, y tampoco se trata de que empieces, por ejemplo, a tener más de un grupo o turnos en distintas escuelas.

¿Qué puedes hacer en ese caso? No puedes esperar la vida entera un aumento de sueldo por el trabajo que haces.

 Cuando solicitas un crédito puedes empezar a realizar los planes que tienes en mente sin presiones porque tu liquidez se esté agotando. A diferencia de una tarjeta de crédito, un préstamo personal se cobra directamente a tu nómina por lo que no tendrías retrasos en los pagos y estarías tranquilo y sin presión de tener que ir al banco a pagar.

Sigues pagando rentas

Muchas personas pagan renta toda su vida, y no es que esté mal, esas personas han logrado reconocer que la renta es uno de esos gastos básicos y que, de no hacerlo, podrían tener que vivir en la casa paterna toda la vida en una situación que resultaría incómoda para muchas personas. 

No obstante, si tu idea es más bien adquirir una casa o un departamento y de esta manera, asegurar el patrimonio de tus hijos, lo último que debes hacer es quedarte sentado a esperar que el dinero llegue a ti. Cuando quieres hacerte de un patrimonio, las oportunidades debes buscarlas tú.

Te preguntarás cómo podrías adquirir un compromiso tan grande. Quizás te hayan dado un gran crédito hipotecario, pero aún no te alcanza para factores como la escrituración o simplemente para realizar las adecuaciones necesarias a tu casa.

En ese caso, puedes solventar estos gastos con Credifiel y sus créditos a maestros, pues somos una forma segura y rápida para mantener tu liquidez.

Además, aunque no es común existen los remates inmobiliarios y de esta manera, podrías hacerte de una casa incluso en una zona que te encante. A veces sólo vemos las cosas de manera superficial y no podemos ver más allá de lo evidente. Abre bien los ojos y analiza todas las posibilidades que tienes de comprar una casa, bien dicen que el que busca encuentra.

¿Estás esperando para abrir un negocio? 

Anteriormente decíamos que no deberías presionarte por tener un negocio o una responsabilidad más. No obstante, es un hecho que, así como hay personas que no quieren más obligaciones, otras tantas desean hacer un negocio con el que siempre han soñado. Ya sea que se trate de poner una florería o un restaurante, tú puedes lograrlo. 

Generalmente, las personas buscan abrir un negocio con la finalidad de mejorar sus ingresos actuales y, además, desean empezar a brindar empleo a otros o un patrimonio para los descendientes. No obstante, muchas veces la falta de dinero provoca que dejemos atrás esos planes de crecimiento.

Solicitar un crédito puede ayudarnos a iniciar nuestro negocio sin importar el giro. En todo caso, estarías adquiriendo una “deuda buena” pues se trata de una inversión. Al empezar tu negocio puedes iniciar la liquidación del crédito que acabas de contratar.

No puedes ascender en el trabajo

Es una realidad que todas las personas desean ascender en su trabajo y particularmente, el sector educativo se mueve por los distintos puestos que puede haber al interior de una escuela.

No obstante, mejores puestos requieren de mucha más especialización académica que, como todo en esta vida, cuesta no sólo dinero sino mucho esfuerzo.

¿Qué es lo que esperas para buscar el crecimiento profesional? Supongamos que tienes una licenciatura que te permite dar tus clases, pero que en algún momento del camino te gustaría ser subdirector y al final director de la escuela. En tanto te esfuerces podrías realizar este sueño que te llevaría no sólo al crecimiento laboral sino al personal.

Pedir un crédito puede ayudarte a solventar los pagos de tu especialidad o maestría y, además, estarías aprendiendo de eso que amas hacer: la educación.

Ir al fondo de las cosas puede llevarte a ver los grandes beneficios de emprender planes a futuro y, en ese sentido, contratar un crédito puede ser la gran oportunidad para realizar esos planes. Un crédito para maestros como los que otorga Credifiel puede ser una gran oportunidad para tu desarrollo.

Con Credifiel el futuro es tuyo.

Guía para tener unas finanzas sanas siendo maestro

Los mejores tips en tu mail

Deja un comentario